Era previsible y ha comenzado a suceder. El sí del PNV a la moción de censura que ha convertido en presidente a Pedro Sánchez, y ha derrocado al Gobierno del PP, tiene ya sus primeras consecuencias para los nacionalistas vascos. El hasta ahora apoyo que los populares prestaban a la formación de Urkullu en Getxo, el cuarto municipio en importancia en Euskadi, se ha esfumado. El PP ha decidido no dar su apoyo para la aprobación de los presupuestos en esta importante localidad vasca. La presidenta de la formación en Vizcaya, Raquel González ha arremetido con dureza contra el PNV y su comportamiento. Ha asegurado que la decisión se ha adoptado por la actitud “desleal y mercenaria” demostrada por la formación nacionalistas.

La negativa a seguir respaldando al equipo de Gobierno, en manos de los nacionalistas, se extiende además a una de las medidas más relevantes de esta legislatura municipal, la aprobación de la reforma del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en esta localidad.

En mayo pasado el Gobierno de coalición de Getxo, conformado por PNV y PSE había alcanzado un acuerdo por el que el PP respaldaría las cuentas que deben ser aprobada en el Pleno que se celebrará mañana. La presidenta de los populares vizcaínos ha justificado el cambio de posición por el viraje dado en los últimos días por los nacionalistas, “se firmó con un PNV que nada tiene que ver con el PNV que acude mañana al Pleno de Getxo”, ha asegurado. González ha señalado que han perdido la confianza en la formación de Andoni Ortuzar por haber preferido “apostar por la incertidumbre y la inestabilidad” al respaldar la moción de censura que terminó con el Gobierno de Mariano Rajoy. Se ha adelantado a quienes puedan tildar la decisión de “venganza” para recordarles que la medida responde a la “desconfianza que ellos mismos han introducido en la relación PP-PNV que tan bien funcionaba y que tan pronto han traicionado”.

“Venderse al mejor postor”

En la nota emitida por el PP, se apunta que las decisiones tiene sus consecuencias y que al PNV corresponderá ahora enfrentarse a ellas, “asumirlas y enmendarlas, si es que aún puede”. “Sus acciones son propias de un cobarde. Primero destruye a sus socios y después les culpa del mal que ellos han creado”. Para el PP el primer “cachetazo”, como se refirió Ortuzar a la posibilidad de modificar los Presupuestos Generales del Estado, por ahora lo recibirán los vecinos de Getxo por la actitud “traidora y chulesca de la que hacen alarde y que demuestra que, sin ideario ninguno, se venden al mejor postor”. El PP da por rota la “relación de concordia” que mantenía con los nacionalistas en este municipio, decisión de la que les culpa por su “cambio de chaqueta”.

González ha intentado argumentar también su no a las cuentas de la localidad señalando que a partir de ahora el presupuesto acordado hace un mes  carecía de garantías ante posibles modificaciones para ser desatinado “a otras intenciones y obras no acordadas, con algún nuevo socio”. El PP vizcaíno insinúa incluso que la nueva alianza en la que pueda apoyarse el PNV sea en EH Bildu, “con el que han firmado hace unos días incluir en la modificación del Estatuto la nacionalidad vasca, que otorgarán ellos a los que crean cumplen sus cánones de raza aria”: “Se trata de una deriva que para el Partido Popular es inaceptable y que es un motivo más para separarnos de este nuevo PNV sin caretas, sumergido en el inicio de un proceso independentista, cegados por la prepotencia que les hace creerse intocables”, ha manifestado González.

González ha insistido en que la confianza entre ambas formaciones ha quedado “quebrada, exclusivamente por el PNV” y que la actitud del PNV es vista como “una gran traición por los vascos por mucho que ahora se empeñen en lavar su imagen”.