Política

El nuevo jefe antiterrorista de la Policía tiene el grado por la URJC que investiga un juez

Eugenio Pereiro, al que Grande-Marlaska ha puesto al frente de la Comisaría de Información, obtuvo el grado 'exprés' en Criminología en 2014 / Un sindicato cree que esa titulación fue un portillo para que mandos ocuparan puestos en la cúpula policial

logo
El nuevo jefe antiterrorista de la Policía tiene el grado por la URJC que investiga un juez
El comisario principal Eugenio Pereiro, nuevo comisario general de Información de la Policía Nacional.

El comisario principal Eugenio Pereiro, nuevo comisario general de Información de la Policía Nacional. EL INDEPENDIENTE

Resumen:

El comisario principal Eugenio Pereiro, nombrado por el ministro del Interior como nuevo comisario general de Información, es uno de los mandos que obtuvieron el máster ‘exprés’ en Criminología por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) investigado ahora por un juzgado de Madrid tras la denuncia de un sindicato policial.

Enrolado en el Cuerpo Nacional de Policía desde 1982 y con tres medallas pensionadas en su haber, Pereiro estaba desde diciembre de 2017 al frente de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, cargo al que lo aupó Juan Ignacio Zoido -entonces titular de Interior- desde la jefatura de la Unidad Central de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO). El grado universitario por la URJC le permitió optar a este puesto de responsabilidad en la estructura de la Policía.

En el comunicado oficial difundido este martes por el gabinete de Comunicación del Ministerio del Interior para dar a conocer el nombramiento de Eugenio Pereiro se detalla que el comisario principal es “graduado en Criminología”, si bien no precisa en qué universidad cursó los citados estudios.

Eugenio Pereiro, al que Grande-Marlaska ha puesto al frente de la Comisaría General de Información, obtuvo el grado ‘exprés’ en Criminología en 2014

Sí lo especificó el Gobierno del PP en una respuesta parlamentaria por escrito -fechada el 27 de febrero de 2018- después de que el diputado del PSOE David Serrada hubiera preguntado si algunos de los mandos elegidos por Zoido para integrar la cúpula policial reunían los requisitos de titulación que exige la Ley Orgánica de Régimen de Personal de la Policía Nacional, vigente desde 2015.

El nombre de Eugenio Pereiro figura junto a los de otros nueve mandos policiales que también ostentaban una titulación universitaria, requisito exigido para acceder al subgrupo de clasificación A1, en el que se integra la escala superior. Grado en Criminología por la Universidad Rey Juan Carlos en 2014, detalla el Ejecutivo en la citada respuesta en alusión a los méritos académicos atesorados por el entonces comisario general de Extranjería y Fronteras y hoy flamante responsable de la lucha antiterrorista en sustitución Germán Rodríguez Castiñeira.

La URJC ofertó el grado en Criminología para inspectores y comisarios en los cursos académicos 2013/2014 y 2014/2015 tras el convenio que la Dirección General de la Policía firmó con esta universidad pública madrileña en 2013 -en la etapa de Ignacio Cosidó como director general- para la creación de un grado on line de 60 créditos. La formación tenía una duración de nueve meses.

Como informó El Independiente el pasado 9 de octubre, el Juzgado de Instrucción 45 de Madrid abrió diligencias el pasado 5 de septiembre tras la denuncia presentada por Alternativa Sindical de Policía (ASP), que consideraba que el grado en Criminología impartido por laURJC para los agentes fue un portillo por el que integrantes de las escalas ejecutiva y superior de Policía obtuvieron -“posiblemente de manera fraudulenta”, sostienen- una titulación “suficiente y necesaria para ascender a los más altos cargos de la Administración Policial”. El sindicato tipificaba los hechos denunciados propios de un delito de cohecho.

El sindicato ASP sostiene que esa titulación académica fue un portillo para que mandos pudieran ocupara puestos en la cúpula policial

Fuentes jurídicas han informado a este diario de que el procedimiento, cuyos hechos son idénticos a los denunciados en 2016, se mantiene en una fase “muy incipiente” y “sin una sola persona a la que investigar” todavía. “Se encuentra  igual que el primer día”, han resumido.

La causa permanece en punto muerto por avatares procesales. En el mismo auto por el que el Juzgado de Instrucción 45 de Madrid acordó investigar el caso planteó su inhibición ante el decanato para que remitiera la denuncia al Juzgado de Instrucción 51 de Madrid -el órgano que investiga las irregularidades en el máster cursado por Cristina Cifuentes en el Instituto de Derecho Público (IDP) de la URJC- al entender que los hechos a esclarecer eran análogos o anexos.

La instructora del caso Máster, sin embargo, ha rechazado la inhibición y ha devuelto la causa al órgano judicial que lo planteó por considerar que los hechos que ella investiga desde finales del pasado mes de abril y los descritos en la denuncia que ha dado pie al otro procedimiento “no guardan relación entre sí”.

La Universidad Rey Juan Carlos recuerda que la misma denuncia del sindicato ASP ya fue archivada por la Fiscalía

La URJC sostiene que la impartición del grado en Criminología fue aprobada por el Ministerio de Educación y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), al tiempo que ha llamado la atención sobre el hecho de que la denuncia presentada ante la Fiscalía de Móstoles por los mismos hechos “fue archivada tres días antes” de poner los hechos en conocimiento del juzgado.

Las preguntas que sobre estos estudios ha venido formulando en los últimos años el diputado del PSOE David Serrada tienen como desencadenante la sentencia emitida por la Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional el 15 de mayo de 2015, según la cual el grado en Criminología de la Universidad Rey Juan Carlos no puede asimilarse a una diplomatura ni por estructura, ni por carga lectiva, ni por contenido.