Podemos considera que el acto de Alsasua en defensa de la Guardia Civil organizado por la fundación de Ciudadanos es una forma de “echar gasolina a los conflictos”, al mismo tiempo que presume de haber invitado a las familias de los agresores de los guardias civiles al Congreso de los Diputados; un gesto que consideran un ejemplo de “diálogo” y de “solución de conflictos”. El líder de Cs, Albert Rivera, acudió este fin de semana a la localidad navarra de Alsasua, donde hace dos años se produjo una agresión hacia dos guardias civiles y sus parejas, y donde defendió el constitucionalismo y la unidad de España.

Siete personas fueron condenadas por la Audiencia Nacional por las agresiones con penas de hasta 13 años de prisión. La formación de Pablo Iglesias salió entonces en defensa de los condenados, a quien llegó a tildar de “víctimas” de lo que consideraron un “juicio injusto y desproporcionado”. El propio Iglesias recibió a los familiares de los agresores en el Congreso de los Diputados mantuvo un encuentro con ellos en marzo del año pasado.

“Ahí se ve la diferencia entre el tipo de política que representamos y la de Albert Rivera”, ha defendido el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, preguntado sobre su reunión en el Congreso, y después de haber cargado duramente contra Ciudadanos por haber estado “creando problemas”. “Es tremendamente irresponsable que alguien que se llena la boca con la palabra España y la bandera de nuestro país se dedique e confrontar unos españoles contra otros como estrategia”, ha criticado Echenique, que ha contrapuesto las los dos encuentros, el de Ciudadanos y el de Podemos.

“Nosotros intentamos solucionar los conflictos, rebajar la tensión, llevar los problemas al Congreso, y Rivera se va cada semana a Cataluña o a Navarra a echar gasolina al fuego”, ha zanjado el dirigente de Podemos, para el que estas dos fórmulas son muestras de “cómo abordan las fuerzas políticas los problemas”. “Esa dicotomía entre solucionar problemas con diálogo y sosiego, o echar gasolina a los conflictos demuestra muy bien qué tipo de política hacemos nosotros y qué tipo hace Ciudadanos”, ha presumido Echenique, que se ha referido al País Vasco, aunque el polémico acto se celebrara en la localidad navarra de Alsasua: “Ha costado mucho alcanzar la convivencia en Cataluña y en Euskadi, sus pueblos han trabajando muchísimo para poder vivir en paz y entendemos cualquier partido tiene que contribuir siempre a rebajar la tensión”, reflexionaba Echenique.