Política

Villarejo acusa al CNI de despreciar pistas “fundamentales” sobre la autoría del 11-M

El comisario jubilado pide al juez y al Gobierno la desclasificación de documentos secretos sobre sus actividades con el CNI / El hoy preso dice que ni los responsables del PP ni el Gobierno de Zapatero tuvieron interés en saber "cómo se orquestó el atentado"

logo
Villarejo acusa al CNI de despreciar pistas “fundamentales” sobre la autoría del 11-M
El comisario Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención. GIULIO M. PIANTADOSI

Resumen:

El comisario ya jubilado José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017, asegura que está en condiciones de “probar” que los servicios secretos “dejaron de seguir pistas fundamentales” que hubieran permitido descubrir a los autores de la matanza del 11-M.

En un comunicado difundido este lunes por su defensa, Villarejo da a conocer que ha pedido al juez que investiga el caso Tándem y al Gobierno la desclasificación de documentos secretos relativos a su investigación sobre el atentado terrorista de 2004 en su calidad de agente encubierto.

En concreto, el policía ya retirado reclama que se alce el velo sobre los “objetivos, preparación, aprobación, aprobación, ejecución, supervisión y control operativo, identidades de personas participantes y sus últimos responsables (con expresión de sus tareas y responsabilidades) documentación generada u obtenida (tal como oficios, informes, notas de servicios, gastos y otra, en cualquier soporte)” y que se pida  al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y a la Policía Nacional los informes y oficios elaborados por él y otros funcionarios policiales relacionados con el intento de control del BBVA por parte del promotor Luis del Rivero, como el tráfico de llamadas y las interceptaciones telefónicas que se investigan en la pieza separada sobre la operación para frustar el asalto al citado banco.

Como desveló El Independiente, Villarejo sostiene que fueron agentes del CNI los que le proporcionaron el barrido de las llamadas que él incluyó en los informes elaborados para el BBVA -por los que cobró más de medio millón de euros- dentro de la estrategia con la que el banco buscaba frenar la operación hostil con la que hace 14 años se intentó descabalgar a Francisco González de la presidencia y que Sacyr se convirtiera en accionista de referencia.

“No hubo voluntad política de que se conociera la autoría intelectual de aquella infame atrocidad. Lamentablemente, nadie quiso adentrarse en toda la documentación que conseguí obtener, y que sin duda, a mayor abundamiento, estará en el Ministerio de Interior y con toda seguridad, en los archivos secretos del CNI”, sostiene el hoy preso.

El comisario ya jubilado dice que ni los responsables del PP ni el Gobierno de Zapatero tuvieron interés en conocer “cómo se orquestó el atentado”

En la nota, José Manuel Villarejo lamenta que ni los responsables del último gobierno de José María Aznar ni el primer gabinete del socialista José Luis Rodríguez Zapatero estuvieran “realmente interesados” en conocer “cómo se orquestó el atentado” que cambió el curso de las elecciones celebradas días después de la matanza en Madrid. “Fueran o no conocedores de la grave acción que se iba a perpetrar esos días de luto, lo cierto es que, a posteriori, otorgaron concesiones inexplicables en distintos frentes que perjudicaron a los intereses de España, como demostraré ante el juez”, expone.

El controvertido policía indica que, en los documentos que le intervinieron, se detalla “qué Estado diseñó el protocolo de actuación del atentado del 11 de marzo de 2004” para, mediante una “muy bien estudiada operación de inteligencia”, “condicionar las maleables actitudes y el volátil comportamiento del votante español”. “Parte de esta documentación que manejé sobre el 11-M, con ayuda de miembros honestos del CNI, se encuentra ahora está en sede judicial, no siendo yo quien la ha aportado”, añade.

Villarejo señala que la desclasificación de los documentos solicitados no sólo le posibilitaría ejercer “plenamente” su derecho de defensa sino que permitiría a la ciudadana “desvelar ante los ciudadanos la verdadera trama detrás del atentado y aún no señalada (ni siquiera mediante sentencia judicial) la autoría intelectual”.

“Ingentes cantidades de dinero”

“Sean desclasificados o no los documentos solicitados, se cuente o no autorización para poder revelar la identidad de los miembros del CNI con los que mantuve relación profesional y/o de sus colaboradores, así como todo lo concerniente a su estructura económica, y a la desaparición de ingentes cantidades de dinero, estoy dispuesto a declarar sobre ello para señalar la inmensa diferencia que hay (cuando no la total oposición) entre la campaña dirigida contra mi persona y los hechos y circunstancias reales de mis actuaciones profesionales como ‘agente encubierto”, agrega.

Villarejo considera que sería “incongruente” que se le tache de “elemento de riesgo para la seguridad del Estado” y al mismo tiempo se le impida declarar sobre las actividades que, como agente encubierto, que mantuvo con miembros del CNI.