Política

Abascal llena en Valencia: “O continuidad de la patria o frente popular”

Más de 5.000 personas se reúnen en el Museo Príncipe Felipe de Valencia para seguir el penúltimo acto de campaña de Vox

Santiago Abascal, en Valencia, rodeado de seguidores.

Santiago Abascal, en Valencia, rodeado de seguidores. EFE

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha tendido la mano a los votantes socialistas a los que «los progres han traicionado», que tienen «sentido común y patriótico», que «aman España, ven con perplejidad lo que ocurre en Cataluña», cazan y van a los toros y a la Semana Santa. Y ha ofrecido a los votantes una disyuntiva:  «O continuidad de la patria (Con Vox) o frente popular».

«Les tendemos la mano, hemos venido a llamar a todos los españoles sin distinción», ha sostenido en un mitin en el Museo Príncipe Felipe de Valencia, ante un aforo de 5.500 personas, según los organizadores y que le ha interrumpido en varias ocasiones al grito de «¡Abascal, presidente!».

El líder de VOX ha entrado con retraso a la sala porque, como en otras ciudades, ha salido a los aledaños para dirigirse a las cientos de personas que se habían quedado fuera.

Casi una hora antes del inicio de mitin, cientos de personas ya trataban de acceder al acto mientras vendedores ambulantes ofrecían banderas, paraguas, llaveros y pulseras con la bandera de España.

En la sala, una pantalla gigante ofrecía imágenes del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que los asistentes recibían con pitos y, para amenizar la espera, «Libre» de Nino Bravo, «Novio de la Muerte» de la Legión y «Que viva España» de Manolo Escobar invitaba a agitar cientos de banderolas con los colores de España.

Ha criticado que «los partidos del sistema han fracasado», que el PSOE «no quiere a España solo el poder» y Pedro Sánchez es un «personaje sin escrúpulos que ha mentido y traicionado» y el PP, más que un valor seguro, como dice su eslogan, es «un seguro para que nada cambie», mientras que a Ciudadanos le ha instado a aclararse porque igual pactan con la derecha que con la izquierda.

A su juicio, «solo hay una elección: la supervivencia de España o el caos de un frente que une a nacionalista, separatistas, proetarras, buguesitos de Barcelona y progresistas de la hoz y el martillo».

«La gran ventaja para derrotar a la dictadura progre es que han perdido la cabeza definitivamente», ha apuntado, a la par que ha defendido que VOX «no es un partido», sino «la movilización de los mejores sentimientos de un pueblo, que ha despertado el alma dormida de España asentada en los mejores valores de nuestros padres».

Para Abascal, VOX «no tiene eslogan; tiene un lema de vida» y se pone «al servicio de España para buscar el interés general por encima del partidista y por eso es clave para la supervivencia nacional».

 

En su discurso, el líder de Vox –recibido al grito de ‘¡Presidente!’ por los asistentes al mitin, a quienes ha definido como «valencianos siempre del Reino de Valencia y nunca del País Valencià»–, ha sostenido que el próximo domingo no están en juego «tres o cuatro cositas irrelevantes», sino «la pervivencia de la libertad y de España». «Solo hay dos opciones: la continuidad histórica de nuestra patria o el caos de un frente popular que une a comunistas, separatistas, señoritos de Barcelona», ha expuesto.

Asimismo, ha asegurado que los españoles están «hartos de ver a una España postrada y acomplejada» y que digan que «la unidad nacional se puede negociar». Frente a ello, ha sentenciado que «es innegociable y se defiende con todas las consecuencias».

Abascal ha puesto en valor que los seguidores de la formación que lidera no van a sus actos «llamados por unas siglas verdes, sino por un sentimiento rojigualdo y patriótico» y se ha dirigido al público para decirles: «Estáis aquí como siempre habéis estado los valencianos, para ofrecer nuevas glorias a España». Además, ha afirmado que Vox no quiere «ganar España», sino que España gane con ello.

El fin de la ‘dictadura progre’

En su discurso, ha reiterado en varias ocasiones que «la dictadura ‘progre’ agoniza» y ha señalado que «se piensan que el obrero está preocupado con el heteropatriarcado, el agricultor por el lenguaje inclusivo o el estudiante por la custodia compartida de las mascotas». Frente a ello, ha asegurado que Vox va a «ganar» porque «tienen un empeño enfermizo en decirnos cómo tenemos que vivir y sentir».

En este punto, ha apelado a los «votantes socialistas» para «tenderles la mano» porque «los ‘progres’ han traicionado todo: a sus votantes, a los votantes socialistas que aman a España y ven con perplejidad lo que está pasando en Cataluña, o que cazan, o que son hombres y se ven señalados». «Ya han prohibido Caperucita por machista y acabarán prohibiendo El Quijote por islamófobo», ha dicho en tono jocoso.

También se ha referido el candidato de Vox al «cuarteto del debate», a quienes ha definido como el «cuarteto del consenso» debido a que, ha continuado, «están de acuerdo en mantener las autonomías, la dictadura totalitaria de la memoria histórica y la ideología de género» y «solo se diferencian en los eslóganes».

Así, en primer lugar ha asegurado que el presidente del Gobierno y candidato socialista, Pedro Sánchez, «no quiere a España», sino que «es un individuo que solo busca el poder sin pararse, como los psicópatas, a ver los sentimientos básicos de los españoles».

Sobre el PP, ha comentado su lema de campaña, ‘Valor seguro’, para decir que «lo que es seguro es que no tienen valor». «Seguro para que nada cambie y para comprar toda la mercancía averiada de la izquierda». Además, ha insistido en llamar a los ‘populares’ «derechita cobarde», ya que «van al rincón a lloriquear en cuanto les llaman fachas».

En cuanto a Ciudadanos, también ha recordado el lema de campaña del partido que lidera Albert Rivera. «‘Vamos’. ¿A dónde? Hay viento sur, hay viento norte, hoy pactamos con la derecha, hoy con la izquierda», ha ironizado.

Frente a todos ellos, Abascal ha resaltado que la intención de Vox es «ponerse al servicio de España muy por encima del interés de un partido político».

Por otro lado, ha criticado «el fallido estado de las autonomías» que «nos empobrece y nos hace mirar con sospecha al vecino de la provincia de al lado». «El estado de las autonomías es la garantía para acabar con la pluralidad de España», ha agregado. En cuanto a la inmigración, ha defendido que solo quieren «preguntar al que toca en nuestra puerta qué pretende y qué quiere aportar».

También ha apostado por «la libertad frente a la totalitaria ideología de género que secuestra la voluntad de las mujeres y no las protege», sino que «solo busca la lucha de sexos, una vez que la izquierda ha visto caída la lucha de clases».

Ha insistido en «defender la propiedad privada» frente a los ‘okupas’ y ha argumentado que «tiene que llegar la Policía con un registro de propiedades y sacarlos de las orejas en un momento».

La ‘desmemoria histórica’

Por su parte, el presidente provincial del partido y candidato a la Generalitat ha destacado que «Valencia merece compartir y capitanear este proyecto» de Vox. «Desde nuestro histórico Reino de Valencia vamos a recuperar nuestras señas de identidad, esa riqueza que aportamos a España», ha subrayado.

Igualmente, Llanos ha apuntado que van a «luchar contra el adoctrinamiento en los colegios» y no van a «consentir la desmemoria histórica». En este punto se ha referido al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para asegurar que desde Vox no van a «consentir» que se «rinda homenaje a republicanos en el cementerio de Paterna, dando la espalda a otros caídos» como a su juicio hizo el ministro.

Asimismo, ha explicado que «lo primero» que harán si gobiernan en la Comunitat Valenciana será una «drástica reducción de impuestos» y en primer lugar, el de sucesiones, que ha definido como «injusto y confiscatorio». También ha prometido que abordarán una «auditoría de todas las consellerias», ha propuesto un cheque escolar y distrito único en Educación y ha apostado por defender el «campo valenciano y español, perseguido y maltratado».

El ex del PP y actual candidato al Congreso por Vox, Ignacio Gil Lázaro, ha advertido de que «España y la libertad están en peligro porque Pedro Sánchez pagará el precio que le impongan los enemigos de España y de la libertad» y ha puesto énfasis en que «eso hará si este pueblo valenciano y este pueblo español no se alzan». «Vamos a impedirlo democráticamente con el apoyo de miles de españoles hartos de tanta traición», ha concluido.

Comentar ()