El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se ha referido este miércoles a la situación política de Venezuela para llamar «falso presidente» a Guaidó, criticar al Ejecutivo socialista por su reconocimiento como presidente encargado y respaldar que el chavista Nicolás Maduro continúe en el poder.

En una entrevista con La Sexta concedida en el marco del Día del Trabajador, Iglesias ha dicho condenar «sin matices» lo que ha calificado como «un golpe de Estado en un país hermano». Según el líder de Podemos, además, la embajada española en Caracas no debería «priorizar» el posible asilo del opositor Leopoldo López, liberado ayer tras cinco años encarcelado por el régimen chavista, sobre otras peticiones. López se encuentra en la embajada de España tras abandonar la de Chile en la noche de ayer.

Iglesias ha dicho que su opción preferida es un «diálogo» entre Maduro y la oposición que permita la convocatoria de elecciones pero ha dicho que eso es «imposible» mientras siga en escena Juan Guaidó, al que ha llamado «falso presidente» y ha acusado de querer forzar una intervención militar de los Estados Unidos.

La Constitución de Venezuela, sin embargo, reconoce la legitimidad de Juan Guaidó, tal y como reconoció el gobierno de España junto a la Unión Europea, Estados Unidos o Canadá. Guaidó es el presidente de la Asamblea Nacional democráticamente elegida en el año 2015, con mayoría opositora. Para puentearla, Nicolás Maduro creó ad hoc una Asamblea Constituyente sólo con miembros del oficialismo, que convocó unas elecciones fraudulentas y no reconocidas por la comunidad internacional.

El mandato de Nicolás Maduro finalizaba en el mes de enero de 2019, pero el dirigente chavista decidió perpetuarse en el poder en base a unas elecciones convocadas por una Asamblea paralela, al margen de la oficial. «El golpe de Estado lo dio Maduro», dijo este mismo martes Juan Guaidó en Caracas.

La Constitución de Venezuela deja por escrito que, tras finalizar el mandato legítimo de un presidente, y en caso de que nadie lo asuma y se produzca un vacío de poder, corresponde al presidente de la Asamblea Nacional -Juan Guaidó- asumir el rol de presidente interino.