Política

Rivera se niega a ver a Abascal y le emplaza a que negocien los equipos autonómicos

Pablo Casado, en cambio, ha expresado al líder de Vox su disponibilidad a una reunión a tres

logo
Rivera se niega a ver a Abascal y le emplaza a que negocien los equipos autonómicos
Santiago Abascal.

Santiago Abascal. EP

Resumen:

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha respondido al ofrecimiento de Santiago Abascal con una negativa a participar en una reunión a tres, según han señalado fuentes de la formación «naranja» a El Independiente. Rivera ha indicado al líder de Vox que «si van a rectificar el sentido de su voto» tanto en Murcia como en Madrid al objeto de investir a sendos presidentes del PP en gobiernos de coalición con Ciudadanos, «lo trasladen a los equipos autonómicos».

Rivera ha recibido un mensaje de Abascal poco después de que este hiciera público en rueda de prensa celebrada en Murcia su ofrecimiento de un encuentro de ellos dos con el líder popular, Pablo Casado, para desatascar la situación creada en las comunidades necesitadas de un acuerdo tripartito para posibilitar gobiernos de centro-derecha. Si bien la respuesta de Casado ha sido rápida y en positivo, según ha explicado el propio Abascal a través de Twitter, Rivera le ha insistido en que «esos temas los llevan los equipos autonómicos de Murcia y de Madrid, tal y como ha explicado la portavoz del partido», Inés Arrimadas, apuntan en Ciudadanos.

Poco después de las tres de la tarde Abascal ha agradecido a Casado vía tuit «su rápida respuesta positiva para mantener mañana una reunión en el Congreso que pueda iniciar el desbloqueo de la situación». Desde el cuartel general de los populares señalan que el PP «ha demostrado desde el principio un talante de diálogo con todas  las fuerzas políticas implicadas en estos procesos». Casado y su partido no tienen «ningún problema en sentarnos con nadie como ya hemos hecho durante todos estos meses de negociación». Con el «sí» de Casado, Abascal decía en su tuit confiar «en que el presidente de Ciudadanos acepte también nuestra mano tendida».

No parece, sin embargo, que esa sea la intención del Rivera. Si ya le costaba que las comisiones negociadoras de su partido en cada territorio se reunieran con las de Vox, parece que se resiste aún más a ser él el que pose al lado de Abascal. En todo caso, no sería la primera vez. En febrero compartieron escenario y lema en una manifestación en la madrileña Plaza de Colón en la que se exigió al entonces presidente del Gobierno, hoy en funciones, Pedro Sánchez que convocara elecciones.

Aquella fotografía fue duramente criticada por el candidato a la alcaldía de Barcelona apoyado por Ciudadanos, Manuel Valls, y también internamente por su cabeza de lista europeo, Luis Garicano. De hecho, los juicios que vertió Garicano sobre esa imagen, que consideró un error, supuso que Rivera dejara de hablarle durante una larga temporada con unas relaciones aún muy deterioradas.