Política

Ciudadanos acepta la reunión con Vox y no descarta el cara a cara entre Rivera y Abascal

La portavoz nacional, Inés Arrimadas, ha asegurado que "es mejor" una reunión entre los comités negociadores para desencallar las investiduras de Madrid y Murcia, aunque no ha cerrado la puerta a que el líder de Ciudadanos acuda a la cita

logo
Ciudadanos acepta la reunión con Vox y no descarta el cara a cara entre Rivera y Abascal
La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas. EFE

Resumen:

Habrá nueva reunión entre Ciudadanos y Vox. Después del «bochornoso» espectáculo que se vivió en Murcia el pasado jueves -en el que Vox cumplió su promesa y votó ‘no’ a la investidura de López Miras por la negativa de Cs a ceder a sus exigencias- las cartas comienzan a ponerse encima de la mesa para que en Madrid se evite seguir el mismo camino.

Los ultraconservadores siguen enrocados en la postura de no dar nada gratis a la coalición de PP-Cs en ninguna de las autonomías -en Murcia y Madrid los votos de Vox son necesarios para formar gobierno-, si bien han rebajado sus exigencias a que los naranjas realicen algún «gesto» público de acercamiento. Y ese guiño lo ha escenificado este lunes Santiago Abascal, quien ha pedido públicamente a Albert Rivera una reunión para desencallar las investiduras de Díaz Ayuso y de López Miras apelando a la «vieja amistad» entre ambos para convencerle.

Y ante el silencio de Rivera han resonado las palabras de su portavoz nacional, Inés Arrimadas, quien en rueda de prensa en la sede del partido tras la reunión de la Ejecutiva ha respondido al pulso de Abascal y ha delegado en los comités negociadores autonómicos la responsabilidad de reunirse con Vox para desbloquear los acuerdos autonómicos .

«Es mejor» que se reúnan los equipos negociadores porque «al final son los diputados autonómicos los que participan en el proceso de votación», algo que harán únicamente para conseguir «que Vox rectifique» y que «se les pase la pataleta». «La pelota está en su tejado. Que nos dejen trabajar, que no nos hagan perder el tiempo», ha subrayado.

Insistida -hasta en cuatro ocasiones- sobre si Albert Rivera aceptará la reunión «de máximo nivel» con Santiago Abascal, la portavoz nacional ha evitado rechazar rotundamente que vaya a producirse dicha cita, evadiendo las preguntas de los periodistas. Ni sí ni no. Arrimadas ha delegado en todo momento la responsabilidad a nivel territorial, aunque no ha querido cerrar la puerta a que se produzca una hipotética fotografía entre los líderes de ambos partidos, el gesto que ahora espera Vox para avanzar en las negociaciones.

Bastante más segura se ha mostrado al defender que, pase lo que pase, «el criterio en Ciudadanos no ha cambiado» pese al órdago murciano, y ha ratificado que no existirá ningún acuerdo «a tres» con la rúbrica de Vox porque «nuestros documentos están ya firmados y cerrados con nuestro socio, que es el PP».

La política catalana ha enviado un mensaje directo a Santiago Abascal, al que ha pedido que «deje gobernar a PP y Ciudadanos» y a dejarse de «vetos y de bloqueos». «Estamos a tiempo en Madrid» para ahorrar «otro bochorno como el que vimos en Murcia».

Este lunes, Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso han firmado un acuerdo programático y estructural para gobernar en la Comunidad de Madrid con la ausencia de Vox, a su vez necesario para que la popular sea investida el próximo jueves.

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, ha tildado el acuerdo de «vergonzoso» y de «falta de respeto brutal» por parte de PP y Cs hacia Vox. Más tarde, en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press, Monasterio ha cargado contra Rivera y le ha pedido que aclare su posición y diga «dónde quiere estar». «Eso lo quieren saber todos los españoles, que no saben dónde está, ni lo que quiere. No lo sabe ni Malú», ha añadido.

Pide a Sánchez el cese de Marlaska

Inés Arrimadas ha continuado este lunes con su discurso intransigente contra Fernando Grande Marlaska por el hostigamiento al que fueron sometidos los dirigentes de Ciudadanos el pasado sábado durante la manifestación del Orgullo, cuyos insultos y agresiones fueron justificadas poco después por el titular de Interior acusando a los naranjas de “pactar de forma obscena con quien limita derechos LGTBI”.

A las voces del partido que exigen la dimisión de Marlaska por «calentar las calles» para que «nos apunten» y «justificar después las agresiones», la portavoz nacional ha echado más leña al fuego instando a la «responsabilidad» de Pedro Sánchez para cesarle «inmediatamente».

«Nadie ha salido del armario por su orientación sexual para que se vuelva a meter en otro por su ideología política», ha aseverado una exaltada Inés Arrimadas que ha recordado otros incidentes en los que se ha tratado de vetar la presencia de los naranjas, como el 8M o más recientemente el «escrache» sufrido por el nuevo alcalde de Pamplona -de Navarra Suma- durante los festejos de San Fermín. «No vamos a permitir que nos digan dónde podemos y dónde no podemos ir» ni que «el sanchismo se dedique a coartar la libertad de nuestros votantes», ha concluido.