Política INVESTIDURA

Sánchez acusa a Iglesias de "mascarada" con la consulta y da por rotas las negociaciones

"O se hace lo que él dice o vota en contra". "No soy persona de vetos, pero tampoco acepto imposiciones", advierte

logo
Sánchez acusa a Iglesias de "mascarada" con la consulta y da por rotas las negociaciones
Pedro Sánchez, en la Cadena Ser.

Pedro Sánchez durante la entrevista esta mañana con la cadena Ser. CADENA SER

Resumen:

El candidato a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha cargado este lunes con dureza contra el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras su decisión de convocar una consulta a las bases de su partido que ha calificado de «mascarada» para justificar el voto negativo a su investidura. El candidato socialista ha afirmado esta mañana en el programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser que se trata de una «consulta trucada para justificar una votación contraria» a la investidura con un ‘no’ a Pedro Sánchez que coincidirá con el voto de «la ultraderecha».

«Hay muchas cosas que decir respecto a la consulta: la propuesta del PSOE no está recogida en la consulta; la pregunta es falsa, es mentira», ha asegurado Sánchez, que ha reprochado que se pregunte a los militantes de Podemos sin haber siquiera iniciado una negociación sobre los contenidos de un posible acuerdo. «Es una mascarada bien grande del señor Iglesias para justificar su ‘no’ por segunda vez a mi investidura. Para justificar que dentro de una semana veamos lo mismo que ocurrió en 2016, que es el señor Iglesias poniéndose de pie para decir ‘no’ a mi investidura», ha criticado.

Sánchez también se ha mostrado ofendido por que Iglesias considerara en una entrevista la semana pasada en TVE que la propuesta de Gobierno de cooperación con Unidas Podemos es una «idiotez». «O se hace lo que él dice o vota en contra». «No soy persona de vetos, pero tampoco acepto imposiciones». «Un presidente del Gobierno debe tener la potestad de hacer su equipo. Debo tener la capacidad de poder decidir sobre las personas que van a incorporarse a mi consejo de ministros», ha asegurado Sánchez. «A mí me pueden proponer nombres, pero no me pueden imponer nombres», ha añadido, «porque yo soy el primer y último responsable del Consejo de Ministros».

El presidente en funciones ha dado por rotas las negociaciones con Unidas Podemos y ha culpado a Iglesias de haber forzado un «cierre de puertas» de forma unilateral. «Siempre he tenido muchas dudas sobre la posibilidad de que Iglesias se incorporara al Gobierno porque somos dos líderes de dos fuerzas con enormes discrepancias y enormes diferencias sobre sobre temas de vigencia como la cuestión catalana», ha reconocido, para seguir defendiendo su rechazo a una coalición de gobierno. «Yo no quiero aplicar un nuevo 155 en Cataluña, pero mi deber es contemplarlo. Es un artículo de la Constitución legítimo siempre que se ponga en cuestión la convivencia y el orden constitucional en un determinado territorio», ha señalado.

«Ojalá no tenga que aplicarlo», ha deseado, antes de cosiderar «curioso, contradictorio y paradójico» que PP y Cs voten que ‘no’ a su investidura mientras que los partidos independentistas catalanen voten a favor.

Sánchez ha anunciado que llamará a Pablo Casado (PP) y Albert Rivera para que suscriban un primer pacto de estado, como han ofrecido en sus anteriores reuniones, precisamente para poner en marcha su investidura con una doble abstención en la votación y que la gobernabilidad «no dependa de los  independentistas. No obstante, se ha mostrado pesimista sobre esa posibilidad y ha advertido de que, si fracasa el jueves que viene, su candidatura a la investidura decae y el país se ve abocado a elecciones el 10 de noviembre.

Moncloa se prepara para el escenario de septiembre. La convocatoria este viernes por sorpresa de una consulta a las bases de Podemos sobre la investidura de Pedro Sánchez ha roto la partida abierta entre Sánchez y Pablo Iglesias sobre la votación el próximo 23 de julio. Hasta ahora, el presidente, sus ministras y los dirigentes del PSOE habían advertido de que “no habrá segunda vuelta”para presionar a Unidas Podemos con la necesidad de alcanzar un acuerdo que permita la formación de Gobierno este mismo mes. Los términos de la consulta a los inscritos, que viene a preguntar si quieren que Podemos entre en el Gobierno o se quede fuera, “hace imposible” el acuerdo, según fuentes de Moncloa.

La maniobra de Pablo Iglesias ha causado una gran decepción en el entorno del presidente y ha elevado aún más si cabía la desconfianza entre ambos. En Moncloa consideran que la consulta está “manipulada” para torpedear las negociaciones con el objetivo de impedir cualquier acuerdo que no pase por la entrada del líder de Podemos en el Ejecutivo.

El malestar en el Gobierno se acrecienta porque Pablo Iglesias no informó ayer a Pedro Sánchez de este movimiento durante la hora que estuvieron hablando por teléfono para intentar desencallar las negociaciones tras su última reunión el pasado martes, que se saldó con un sonoro fracaso tras un diálogo sordo: Sánchez instaba a Iglesias a renunciar al Gobierno y el líder de Podemos sólo quería negociar su entrada. El encuentro acabó con duras acusaciones mutuas y filtraciones sobre el ofrecimiento de ministerios a militantes de Podemos que no pertenezcan a su dirección y sobre la reclamación de la vicepresidencia del Gobierno por parte de Iglesias.