Política

Iglesias pide a Sánchez una reunión de inmediato para intentar evitar las elecciones

El líder de Podemos pide al candidato socialista que siga la negociación para formar "Un Gobierno decente"

logo
Iglesias pide a Sánchez una reunión de inmediato para intentar evitar las elecciones

Pablo Iglesias este miércoles en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Pablo Iglesias ha reclamado este miércoles a Pedro Sánchez una reunión de inmediato para intentar evitar la celebración de elecciones el 10 de noviembre. «Sentémonos y pongámonos a trabajar, y si no logramos un acuerdo, al menos la gente no se sentirá ofendida», ha advertido el líder de Podemos durante el pleno del Congreso. A pesar de sus llamadas a la negociación para intentar conformar un «Gobierno decente» de coalición entre PSOE y Podemos, Iglesias no ha podido evitar el tono duro en momentos de su intervención. «Usted me vetó y yo me retiré. Dijo que era el único escollo para un acuerdo. Le pido que respete al menos su palabra», ha reprochado a Sánchez, al que también ha afeado que proponga reunirse con Albert Rivera mientras que a él no lo ha llamado por teléfono desde julio.

«¿Cree que es serio que no me haya llamado ni una vez? Tendré que llamarle yo», ha criticado Iglesias. “Esto no es una cuestión de machos alfa reuniéndose. Somos dos organizaciones políticas”, ha respondido la portavoz socialista, Adriana Lastra. «Si tiene que plantear algo más allá del gobierno de coalición convoque a los equipos negociadores». «La pregunta que habrá que hacerse es si va a volver a impedir que haya un Gobierno del PSOE y si va a llevar de nuevo a elecciones el 10 de noviembre», ha zanjado el presidente.

«Florero», la «caseta del perro» de Moncloa… Pedro Sánchez ha recordado los comenretarios despectivos de los dirigentes de Unidas Podemos en julio a su oferta de un Gobierno de coalición entregándoles una vicepresidencia de contenido social y los ministerios de Vivienda y Economía Social, junto a Igualdad y Sanidad. «No me parecen asuntos menores que se puedan despreciar como despreciaron en julio», ha reprochado el líder socialista que, no obstante, ha recogido el guante lanzado por Pablo Iglesias para anirmarle a negociar «otra forma de entenderse» distinta de la coalición de gobierno.

El presidente en funciones ha criticado también el discurso de Unidas Podemos, consistente en que si no entran en el Consejo de Ministros, el Gobierno no será progresista. «Si Podemos no está dentro no hay un Gobierno progresista porque somos de derechas, nos tiramos al monte, pactamos con PP y Cs…», ha ironizado Sánchez, que luego ha asegurado que ese mensaje no casa con la realidad y con la gestión de un Ejecutivo que ha recuperado la universalidad de la sanidad pública, que ha aumentado el salario mínimo interprofesional y que ha apuntalado el sitema de dependencia.

«Con toda la humildad, antes que ustedes llegaran a la política hubo otros gobiernos socialistas que ampliaron derechos y libertades», le ha recordado, para insisitir en que una alianza parlamentaria del PSOE y Podemos suman 165 diputados que podrían «hacer muchas cosas» en una nueva legislatura. «Si vimos que fue inviable la coalición en julio, ¿por qué al menos no sopesa y valora la propuesta intermedia? Si tienen propuestas que hacer háganlas, estamos dispuestos a escuchar, pero no hay una única forma de entenderse. Den el voto afirmativo a la investidura y que eche a andar la legislatura con un Gobierno progresista, que es lo que votaron los españoles», ha pedido Sánchez.

Petición de Iglesias

«Si conseguimos un acuerdo a partir de su propuesta de julio, aunque no sea satisfactorio para ustedes ni para nosotros, saldría ganando la ciudadanía y se podría recuperar las esperanzas de que este país tuviera un Gobierno decente», ha asegurado Iglesias en su primera intervención en el pleno durante el debate sobre el Brexit y la UE.

Iglesias ha apelado al otro Pedro Sánchez, al previo a la moción de censura, al que ganó las primarias del PSOE con un discurso izquierdista, para pedirle que no «destruya» el «valiosísimo patrimonio político» conseguido el 28 de abril con la victoria electoral sobre las derechas con una nueva convocatoria el 10 de noviembre. Eso sí, el líder de Podemos no se ha bajado de su postura de exigir un gobierno de coalición como el que rechazó en julio, consistente en una vicepresidencia y tres ministerios, y ha insinuado que sin Podemos dentro, el Ejecutivo socialista no sería decente.

«Usted fue la gran esperanza de la social democracia en el mundo», le ha recordado a Sánchez, para insistir en que «si sigue mirando a la derecha» para alcanzar pactos en vez de a Unidas Podemos, perderá su «valiosísimo» crédito político.

Iglesias también ha recomendado al líder socialista que esté atento a la experiencia italiana, en la que ve «paralelismos» con la situación española, ya que la sociedad italiana no vio bien la intención de Matteo Salvini de adelantar las elecciones por ventajas electorales.

Tras las comparecencias de los grupos parlamentarios, que se desarrollan ahora en el Congreso, el presidente en funciones dará la réplica a Iglesias y al resto de intervenciones. Hasta entonces ha sido la portavoz socialista, Adriana Lastra, la que ha invitado a Iglesias a sumarse a los apoyos recabados por el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez en grupos como el PNV, ERC o el PRC. «Le estamos esperando», ha dicho la dirigente socialista, que ha recordado que Podemos aseguró que le gustaba «la música»de la propuesta programática socialista. «Pongamos la letra», ha instado.

En su comparecencia, el presidente en funciones ha pedido este miércoles a los principales partidos de la oposición que «abandonen el bloqueo» y «permitan que se constituya un gobierno progresista». Sin citar a ninguno, Sánchez les ha pedido que «abandonen el bloqueo» y permitan un «gobierno progresista» para atender el resultado de las urnas del 28 de abril.

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, ha denunciado que España “no merece nuevas elecciones” generales, pero tampoco un presidente del Gobierno como el actual jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, al que ha comparado con el primer ministro británico, Boris Johnson. “Usted empieza a recordar al señor Johnson. Él retuerce la ley para cerrar el Parlamento. Usted retuerce el reglamento para no rendir cuentas ante él”, ha afirmado Casado en su intervención en el Congreso.

Como era de esperar, Cataluña ha copado la mayor parte de la intervención del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, en la sesión de control que se ha celebrado este miércoles en el Congreso de los Diputados para debatir sobre el Brexit y los últimos consejos europeos. En ella, el presidente naranja ha censurado duramente la actitud tomada por Pedro Sánchez en relación al desafío independentista.

“Hoy debería ser un día de todos los catalanes pero, en lugar de ello, se ha convertido en una fiesta independentista sufragada por todos”, aseveraba Rivera, al tiempo que instaba al Ejecutivo en funciones a “dejar atrás sus diferencias conmigo y las mías con usted” para “estar juntos” y aplicar el artículo 155 en Cataluña.

Negociaciones rotas

El PSOE se plantó este martes y anunció que sólo seguirá negociando con Unidas Podemos si admite un Gobierno en solitario y renuncia a formar parte de una coalición. Ése fue el resultado de cuatro horas de reunión en la que los socialistas se afanaron por convencer a los negociadores de Podemos de que no volverán a aceptar la posibilidad de gobernar juntos. “Nos causa una gran preocupación y pensamos que es un error y una irresponsabilidad”, reprochó Pablo Echenique.

“Constatamos que no hay una vía para alcanzar un acuerdo. Unidos Podemos se niega a alcanzar un acuerdo programático y de gobernanza para este país”. “Hoy por hoy no vemos una salida para esta situación”, explicó la portavoz socialista, Adriana Lastra, que instó a Podemos a pensar si va a impedir que haya un Gobierno socialista.

El sábado pasado, durante un encuentro con concejales y alcaldes socialistas, Pedro Sánchez mostró el músculo electoral de su partido mientras barones como el manchego Emiliano García-Page resaltaban que el PSOE “siempre está preparado cuando hay que pedir la confianza a los ciudadanos”.

Desde la reunión del pasado jueves, el mensaje trasladado por la cúpula socialista es unánime. No habrá más movimientos ni desde Ferraz ni desde Moncloa y es únicamente Podemos quien debe decidir ahora si la acepta o no.

“Tienen que pensarlo”, insisten desde Ferraz, incidiendo en que el mensaje trasladado a Podemos fue muy claro y coincidente con el mantenido en público por Carmen Calvo: “No habrá coalición pero podemos construir una tercera vía juntos. Les hemos presentado nuestra propuesta abierta”.