Política

"Ni yo ni el 95% de los españoles dormiría tranquilo con Podemos en el Gobierno"

El presidente en funciones reconoce que es "evidente" que se está produciendo una "desaceleración económica"

«Si hubiera aceptado las exigencias de Pablo Iglesias hoy sería presidente del Gobierno. Pero sería un presidente que no dormiría por las noches, como el 95% de los españoles, incluidos votantes de Unidas Podemos». Con estas palabras ha cerrado las puertas Pedro Sánchez a una nueva negociación sobre un gobierno de coalición con Podemos tras el 10-N.

En una entrevista este jueves por la noche en la Sexta, el candidato socialista ha explicado que él podría haber sido investido presidente pero no estaba dispuesto a pagar el alto precio que ponía Unidas Podemos. «¿Merece la pena tener un gobierno condenado a fracasar y vernos abocados a otras elecciones en unos meses?», se ha preguntado, para explicar el fracaso de sus negociaciones con Unidas Podemos, que reclamaba una «bicefalia», un «cogobierno», «dos gobiernos en uno».

«Hoy sería presidente, pero el problemas sería que habría tenido que aceptar que la Hacienda pública, la política energética o las de Trabajo estuvieran en manos de una persona del círculo cercano de Iglesias sin experiencia y sería un presidente que no dormiría tranquilo», ha explicado, antes de poner un ejemplo: «Esta noche habríamos tenido una crisis de gobierno», ha asegurado, para censurar las declaraciones de la alcaldesa de Barcelona gracias a los votos del PSC, Ada Colau, que ha llamado a la movilización ciudadana tras la sentencia del procès y a reconocer que los independentistas enjuiciados son «presos políticos», según una moción aprobada en el Ayuntamiento.

«Yo podría haber sido presidente, pero ése no es el Gobierno que necesita España», ha sentenciado, antes de abogar por uno «estable, compacto, que no se paralice por sus contradicciones internas».

Pedro Sánchez se ha quejado de que Iglesias defienda que «poco menos que gracias a Unidas Podemos hoy soy presidente del Gobierno», en referencia a su papel para que saliera adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy. «Reconozco su aportación, pero no es justo que no se reconozca el liderazgo del PSOE como líder de la oposición en la presentación de esa moción de censura», se ha reivindicado.

Por segunda vez en una entrevista con Antonio García Ferreras, Sánchez ha descartado que se produzca una desmovilización del electorado de izquierdas que pueda abrir las puertas a un Gobierno formado por PP, Cs y Vox. «El 10 noviembre los ciudadanos tienen mucha más información que en abril. Sobre Unidas Podemos ya saben que ha impedido la constitución de un Gobierno socialista en cuatro ocasiones, votando junto a las derechas», ha reprochado, antes de arremeter también contra Cs.

«Antes hablaban de rojos y azules, y ahora ellos son azul oscuro casi negro. Han vuelto a pactar con la derecha sin importarles la corrupción ni el tiempo que llevaba en el gobierno», ha criticado en referencia a la Comunidad de Madrid. Tras denostar al partido de Albert Rivera, Sánchez ha negado que prefiera pactar con Cs que con Podemos, como asegura Iglesias. «¿Por qué vamos a elecciones entonces si entre los dos sumamos 180 escaños?», se ha preguntado.

El presidente en funciones no ha dudado a la hora de saludar una eventual entrada de Íñigo Errejón en la contienda electoral nacional. Ha asegurado que, aunque nunca ha tenido la posibilidad de tener una conversación con el ex dirigente de Podemos, sus palabras y actuaciones políticas le parecen «esperanzadoras».

«Errejón ha dicho que habría aceptado la propuesta que le hice a Iglesias de una vicepresidencia social y tres ministerios para formar una coalición. En la Comunidad de Madrid hizo algo que habría sido ciencia ficción en el caso de Iglesias: ofrecer sus votos gratis para que Ángel Gabilondo fuera presidente, aunque contara con los votos de Cs, para evitar el avance de la ultraderecha. Hay diferencias entre cómo entiende la política Íñigo Errejón y cómo lo hace Iglesias», ha sentenciado.

Desaceleración económica

El presidente del Gobierno en funciones ha admitido que se está produciendo una desaceleración y un enfriamiento de la economía, pero ha prometido subir el salario mínimo interprofesional hasta el 60 por ciento del salario medio, las pensiones con el IPC y también el sueldo de los funcionarios, como pactaron con los sindicatos de la función pública.

Sánchez ha considerado «evidente» que se está produciendo una desaceleración, un «enfriamiento de la economía». Según ha explicado, es «fruto de la maduración del ciclo económico» debido al crecimiento continuado que se ha producido en los últimos años.

No obstante, ha insistido en que España seguirá creciendo por encima de la media de la zona euro y empleo «a buen ritmo» ya que las previsiones de crecimiento «siguen siendo muy positivas». Además, ha anunciado que dará una respuesta «progresista» a ese enfriamiento económico y ha criticado los recortes que hizo la derecha en los últimos siete años, que han provocado «injusticia social», precariedad y una devaluación de los salarios y de las condiciones laborales de los trabajadores.

Sánchez contra todos

Durante la entrevista, Sánchez ha reiterado los argumentos que ofreció el miércoles en el Parlamento. «Aquí lo que ha pasado es que hay tres fuerzas políticas que no han asumido los resultados electorales: ustedes, ustedes y ustedes, y que se han dedicado a bloquear el único gobierno posible», acusó el miércoles desde la tribuna del Congreso, en el último pleno de esta legislatura.

Frente a la «estabilidad, moderación y gobierno progresista» que el PSOE dice asegura ofrecer, Sánchez acusó a todos los demás de actuar de forma irresponsable «en un momento crítico» por la desaceleración económica y las amenazas del Brexit y el independentismo.

Sánchez reprochó a Casado su «falta de sentido de Estado», a Albert Rivera su «irresponsabilidad» y a Pablo Iglesias su «dogmatismo». «No reconocen la legitimidad del PSOE para gobernar este país», aseguró el presidente en funciones antes de pedir una «mayoría más rotunda si cabe para el PSOE para que Casado, Iglesias y Rivera no tengan capacidad de bloquear».

Comentar ()