Política

Un manifestante pierde un ojo y otro un testículo en las cargas policiales de El Prat

El Parlament prohibió la utilización de las pelotas de goma en Cataluña, una medida que solo afecta a los Mossos d'Esquadra pero no a la Policía Nacional

Concentración contra la sentencia del procés EFE

Un hombre herido durante las protestas de este lunes en el aeropuerto de Barcelona por la sentencia del ‘procés’ sufre un estallido de un globo ocular y múltiples heridas faciales, de las que será operado hoy en el Hospital de Bellvitge, de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Fuentes de este centro sanitario han indicado este martes a Efe que las lesiones de este paciente de 22 años «son compatibles» con el impacto de una pelota, que no concretan si es de ‘foam’, las utilizadas por los Mossos, o de goma, usadas por la Policía Nacional.

El caso ya cuenta con un precedente similar: el de Roger Español, el activista independentista que perdió también un ojo por el impacto de una pelota de goma en la escula Ramón Llull de Barcelona, durante las protestas del 1-O de 2017.

Además, los organizadores de la protesta han informado de que otro hombre habría perdido el 40% de la masa testicular tras las cargas policiales en la Terminal 1 del aeropuerto de este lunes.

Por su parte, los abogados del servicio de asistencia jurídica de la entidad pro-derechos humanos Iridia han informado hoy de que al menos seis de los 131 heridos en las intervenciones policiales de ayer lo fueron por impacto de proyectiles de precisión de ‘foam’ o de pelotas de goma.

Además del lesionado en el ojo, Iridia ha contabilizado cinco heridos por disparos de ‘foam’, uno de ellos muy cerca de la zona ocular, que al parecer es el que se encuentra ingresado en el centro sanitario.

La Policía Nacional utilizó 14 pelotas de goma en los momentos de más tensión durante la ocupación de los accesos al aeropuerto de El Prat por los manifestantes independentistas, sobre todo a última hora de la tarde-noche en el parking de la T1.

El aeropuerto de Barcelona se convirtió este lunes en el epicentro de las protestas en Cataluña tras conocerse la sentencia del ‘procés’, donde se vivieron momentos de tensión entre manifestantes y Mossos d’Esquadra y Policía Nacional, que acabó con varias cargas policiales.

Según ha explicado a Efe la Policía Nacional, los agentes utilizaron todas las herramientas disuasorias para contener a los manifestantes con un uso «proporcional de la fuerza», hasta que se produjeron momentos de acciones «más violentas» y de «agresiones» a los policías, cuando los manifestantes lanzaron extintores, vallas y otros objetos contra las fuerzas de seguridad.

En este contexto, los mandos al frente del operativo decidieron utilizar pelotas de goma, ya que «no había otra solución», siempre disparadas a una «distancia prudente» y nunca a «bocajarro» contra los manifestantes.

Fuentes del Ministerio del Interior han indicado que se arrojaron 14 pelotas cuando la situación era «muy complicada», siempre al suelo y siguiendo estrictamente el protocolo policial.

En cambio, en otras de las protestas donde también hubo momentos de tensión, frente a la comisaría de la Policía Nacional en Via Layetana, los agentes dispararon salvas, pero no pelotas de goma.

El Parlament prohibió la utilización de las pelotas de goma en Cataluña, una medida que solo afecta a los Mossos d’Esquadra pero no a la Policía Nacional.

Mientras, abogados del servicio de asistencia jurídica de la entidad pro-derechos humanos Iridia han indicado que al menos seis de los 131 heridos en las protestas de ayer lo fueron por impacto de proyectiles de precisión de «foam» que usan los Mossos (cinco de ellos) y pelotas de goma (uno), que utiliza la Policía.

De todos modos, fuentes del Ministerio del Interior han precisado a Efe que el lesionado que se ha atribuido en algunos medios a pelotas de goma no pudo recibir un impacto de ese material porque la herida que sufre es incisa.

Comentar ()