Política

Los escuetos informes de Villarejo sobre corrupción y delincuencia para BBVA por los que cobró millones

El comisario jubilado, en prisión preventiva desde 2017, reflejó los "riesgos" de los países en los que el banco estaba presente

logo
Los escuetos informes de Villarejo sobre corrupción y delincuencia para BBVA por los que cobró millones

Resumen:

El comisario en prisión provisional José Manuel Villarejo realizó informes mensuales para BBVA durante al menos un año y medio en los que valoró los riesgos relacionados con la delincuencia, la corrupción y la inestabilidad económica de los países donde el banco estaba presente.

El próximo lunes, el ex presidente del BBVA Francisco González declarará como investigado en la pieza 9 del caso Tándem o caso Villarejo, en la que se abordan los trabajos que el policía ya jubilado realizó para la entidad entre 2004 y 2017. La Audiencia Nacional investiga a Villarejo como presunto líder de una «red policial mafiosa» que habría accedido a datos reservados de la Policía sin orden judicial y los habría utilizado para enriquecerse con trabajos realizados desde sus empresas privadas de espionaje (Grupo Cenyt).

Precisamente BBVA, investigado como persona jurídica en el caso, fue uno de los clientes preferentes del espía al que la entidad habría confiado hacer un seguimiento al presidente de Sacyr, Luis del Rivero, y a su círculo más cercano ante la sospecha de que trataba de hacerse con el control del consejo de administración del banco y sacar de la presidencia a Francisco González, investigado por cohecho y revelación de secretos.

Los fiscales anticorrupción, que solicitaron la declaración del ex presidente del BBVA acordada por el juez, quieren saber si fue él quien encargó al comisario entonces en activo dicho trabajo de espionaje que salió a la luz en las cintas encontradas por la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional durante el registro del domicilio de Villarejo cuando fue detenido a principios de noviembre de 2017.

Informes de inteligencia y seguridad

Pero ésa no fue la única ni la última misión de Villarejo para el BBVA, que tuvo una relación contractual con el banco de 13 años. Como adelantó El Independiente, sólo entre los años 2012 y 2017 habría cobrado más de cinco millones de euros por sus trabajos para el banco.

Después de jubilarse en junio de 2016, Villarejo continuó ligado a BBVA, según los documentos a los que ha tenido acceso este diario. El antiguo agente encubierto realizó informes mensuales en los que recogía los problemas de corrupción, delincuencia, inestabilidad política o amenaza de terrorismo de los países en los que el banco estaba presente. Es decir, en Estados Unidos, Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Uruguay, Perú, Venezuela, México, Turquía y España.

Lo llamativo de los informes, igual que de otros trabajos del espía para el banco, es la escasa base fiable que tenían a pesar de que cobró cientos de miles de euros por ellos. Eran muy breves, de dos páginas como máximo por cada país, y apenas remitían a datos oficiales, sino a noticias de prensa o incluso publicaciones en la red social Twitter de ciudadanos anónimos.

Por ejemplo, en el informe que Villarejo hizo para el banco desde su empresa privada el mes que se jubiló de la Policía, hacía afirmaciones como «las principales bandas enfrentadas del narcotráfico son ‘Los Monos’ y ‘Los Cambichos» o «El Gobierno de la familia Kirschner está altamente vinculado a procesos de corrupción y lavado de dinero», aunque no remitía a la fuente de donde había sacado tales conclusiones.

En el informe sobre España del mismo mes, recogía como asuntos equiparables noticias sobre la investigación por corrupción al alcalde de Majadahonda (Madrid) y una pelea con armas blancas.

Villarejo evaluó con la misma rapidez los riesgos, incluidos los de atentado terrorista, de Turquía, donde BBVA está presente a través de su filial Garanti. En este se refería a que el país estaba siendo «duramente atacado» por ISIS y el Partido de Rebeldes Kurdos (PKK). También hacía alusión de forma escueta a la falta de libertad de prensa, la explotación infantil o el abuso de menores.

Como desveló El Independiente, BBVA también encargó a una de las empresas del comisario ya retirado -concretamente Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt)- que identificara y evaluara la amenaza que el terrorismo yihadista representaba para directivos de esta entidad financiera, cobrando por este encargo 175.000 euros (IVA excluido).

El banco reconoció el servicio prestado por una compañía de Villarejo y dijo que querían tener información acerca de los riesgos a los que se enfrentaba el personal de alta dirección que viajaba a Estambul por la presencia del grupo español en el mercado financiero turco, después de que el BBVA hubiera tomado una participación del 25,01 % en el banco turco Garanti en el año 2011.