Política

Interior y Exteriores sabían desde por la tarde que la 'número 2' de Maduro iba en el avión

El Gobierno llegó a temer que Delcy Rodríguez viajaba a España para acudir a Fitur, que abría sus puertas días después

logo
Interior y Exteriores sabían desde por la tarde que la 'número 2' de Maduro iba en el avión

Delcy Rodríguez y Nicolás Maudro. EFE

Resumen:

Los ministerios del Interior y Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación conocían desde la tarde del pasado domingo que la vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, viajaba en el avión que se dirigía a Madrid para hacer una escala antes de continuar rumbo a Estambul (Turquía) a primera hora de la tarde del lunes.

Según ha podido conocer El Independiente en fuentes policiales, horas antes de que el ministro José Luis Ábalos se desplazara al aeropuerto madrileño de Barajas en la noche del pasado domingo a recibir al ministro venezolano Félix Plasencia (Turismo), el Gobierno de Pedro Sánchez conoció por fuentes diplomáticas de que en la aeronave de la compañía privada Sky Valet también ocupaba plaza la número dos de Nicolás Maduro.

El temor que se extendió inicialmente entre miembros del gabinete de Pedro Sánchez es que la pretensión de Delcy Rodríguez fuera de la de acudir a la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que se celebra desde el pasado miércoles y hasta este domingo en el parque Ifema de Madrid. Éste era el motivo que traía a España a Félix Plasencia, ministro del Poder Popular para el Turismo y Comercio Exterior de Venezuela.

La presencia de la vicepresidenta en España hubiera provocado una grave crisis internacional, toda vez que Rodríguez tiene prohibida su entrada en cualquiera de los países que integran el espacio Schengen debido a las sanciones que le impuso la Unión Europea al Ejecutivo venezolano por torturas y graves violaciones de los derechos humanos.

El hecho de que al menos dos ministros de Sánchez conocieran que la número dos de Nicolás Maduro viajaba a España antes de que éste aterrizara es de gran relevancia, por cuanto desmorona la primera versión ofrecida por el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Después de negar que se hubiera producido el encuentro con Delcy Rodríguez cuando Vózpopuli trató de contrastar la información, el entorno de Ábalos difundió que fue «fortuito» y que se limitó a un saludo «forzado por las circunstancias».

Sucesión de versiones

A remolque de las revelaciones periodísticas, la última versión es que el titular de Transportes y secretario de Organización del PSOE subió al avión privado que traía a los ministros chavistas para hacerle ver que no podía pisar territorio español por la prohibición que pesa sobre ella y que la saludó porque se lo pidió el ministro Plasencia.

Ábalos ha asegurado que la vicepresidenta venezolana «no pisó territorio español» y que estuvo «en zona de frontera» antes de continuar viaje el lunes en dirección a Estambul, donde se entrevistó el miércoles con el vicepresidente del Gobierno turco (Fuat Oktay) y con el presidente del Parlamento, Mustafa Sentop.

«La vicepresidente de Venezuela no entró en la Unión Europea a través de España porque no puede hacerlo», ha defendido este viernes la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, María Aránzazu González Laya. La polémica por la presencia de Delcy Rodríguez en el aeropuerto de Madrid cogió a González Laya de viaje oficial en Rabat (Marruecos), donde inauguró la nueva sede consular.

Por la noche, en la Cadena SER, la ministra González agregó: «Nos comunican formalmente la llegada del ministro de Turismo de Venezuela y damos autorización. Luego tenemos conocimiento de que quizás llegue un vuelo, que quizás viene de Venezuela, que quizás haya una persona que quizás sea la vicepresidenta. Y nosotros decimos claramente que esa persona no puede entrar».

La controversia ha estallado en víspera de que Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, llegue a España. Finalmente será González Laya la representante del Gobierno que lo recibirá, después de que Pedro Sánchez haya evitado el encuentro.

Comentar ()