Política

Parte de bajas: 7.400 policías y guardias civiles aislados y 700 contagiados ya

La Policía achaca las bajas que sufre a su exceso de celo en la observación de las medidas de precaución, más estrictas de lo que aconsejan las autoridades sanitarias / La capacidad operativa no se está resintiendo pese a la merma de efectivos, aseguran

logo
Parte de bajas: 7.400 policías y guardias civiles aislados y 700 contagiados ya
El comisario principal José Ángel González, DAO de la Policía Nacional, en una comparecencia del comité técnico de gestión de la crisis.

El comisario principal José Ángel González, DAO de la Policía Nacional, en una comparecencia del comité técnico de gestión de la crisis. EP

Resumen:

Unos 700 policías nacionales y guardias civiles han resultado ya contagiados por el coronavirus y al menos otros 7.400 agentes se encuentran actualmente aislados en sus domicilios al presentar síntomas compatibles con el covid-19, lo que da una idea de la exposición a la que están sometidas ambas plantillas. Con todo, la autoridades siguen sin considerarles personal de alto riesgo.

Éstas son las cifras que se manejan en el Ministerio del Interior, que dio órdenes a los responsables de todos los cuerpos policiales cuando se declaró el estado de alarma para que informen «periódicamente» a la Secretaría de Estado de Seguridad sobre los casos de infección que iban registrando y los del personal sometido a cuarentena.

Según ha podido conocer El Independiente, los casos positivos que se contabilizaban esta mañana ascendían a 487, concretamente 248 en la Policía y 239 en la Guardia Civil. En su comparecencia vespertina, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha elevado la cifra a 700.

En cuanto al número de aislamientos, el número que se registraba por la mañana en la Guardia Civil era algo mayor. El Instituto Armado contabiliza las defunciones de tres agentes que servían en Valdemoro, Aranjuez y Ciudad Real.

El ‘número dos’ de la Policía achaca el elevado número de bajas que acumulan al exceso de celo en la observación de las medidas preventivas

Entre los guardias civiles que se encuentran actualmente en aislamiento se encuentran los cuatro tenientes generales, de los que tres han dado positivo: el DAO, Laurentino Ceña, y los jefes de los mandos de Operaciones y Apoyo (Madrid), Fernando Santiago y Rafael Galán, respectivamente. También con síntomas se encuentra Francisco Díaz Alcantud, al frente del Mando de Personal.

Ni el Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, José Ángel González, ni el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general de brigada José Manuel Santiago, han querido precisar este jueves la cifra de agentes que han causado ya baja durante su comparecencia informativa tras la reunión diaria del comité de gestión técnica de la crisis. Con todo, ambos mandos han asegurado que el «potencial de servicio» no se está resintiendo pese a la merma de efectivos.

En su intervención, González ha achacado el elevado número de policías que se encuentran en cuarentena a un exceso de celo en la observación de las medidas de precaución. «Tenemos muchos aislados porque quizá seamos todavía más preventivos de lo que las autoridades sanitarias nos aconsejan», ha asegurado.

Plan de actuación

El Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional ha recordado que el plan de actuación que han elaborado obliga a cualquier funcionario que haya tenido contacto con un positivo a guardar la cuarentena, en un intento de evitar que se conviertan en transmisores del virus y contribuyan a expandir la pandemia.

En una carta enviada este martes al presidente del Gobierno para reclamarle que se les considere personal de alto riesgo, Comisiones Obreras, el Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) cifraban en unos 9.000 los profesionales de la seguridad afectados ya por la pandemia y advertían de que «podría ponerse en apuros» la capacidad de respuesta. Con posterioridad, ya elevaban esa cifra a unos 15.000.

Los representantes de los policías nacionales y guardias civiles siguen denunciando que las direcciones de ambos Cuerpos no han proporcionado aún equipos de protección «suficientes» a todos los funcionarios, lo que supondría una vulneración de la orden que impartió el propio ministro del Interior tras declararse el estado de alarma.

La Policía Nacional y la Guardia Civil dicen que la merma de efectivos no está haciendo que se resienta la respuesta operativa a la crisis

Ello ha motivado que diversos sindicatos policiales y asociaciones profesionales de la Guardia Civil hayan puesto los hechos en conocimiento de la Justicia -la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJM)- y de la Inspección de Trabajo para que obliguen a la Administración a facilitar los medios que garanticen la seguridad y salud de los agentes en el desempeño de sus cometidos profesionales.

En algunas unidades policiales, los propios funcionarios se han presentado a trabajar con sus propios equipos, bien por falta de unidades o por entender que el criterio de uso aplicado por los mandos es restrictivo y va en contra de las propias instrucciones acordadas por el ministro del Interior.

En la Guardia Civil se ha instado a los agentes que hagan un «uso responsable» del material, de modo que si la pareja se encuentra con un caso sintomático sólo debe usar el material de protección el funcionario que «interactúe directamente» con el ciudadano. La instrucción busca evitar la «innecesaria alarma social por su uso incorrecto, como agotamiento de las reservas y la imposibilidad de atender las necesidades reales de otros miembros del Cuerpo que ajustan su intervención a los procedimientos establecidos».

«Colectivo de riesgo»

Frente a las reiteradas demandas de sindicatos policiales y asociaciones de la Guardia Civil, el ministro mantiene que los agentes disponen de los medios «adecuados y necesarios» para prestar el servicio que se les ha encomendado: verificar el cumplimiento de las medidas restrictivas de circulación de personas y vehículos para tratar de contener la propagación del virus, entre otras labores.

Junto a la demanda de equipos de protección (mascarillas, guantes de nitrilo y geles desinfectantes, principalmente), los representantes de los agentes también urgen que se les otorgue la consideración de personal de riesgo, lo que permitiría a los funcionarios que tengan sospechas someterse a las pruebas para determinar si están contagiados o no.

Preguntados sobre si el Gobierno se está planteando otorgarles tal consideración, el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil ha mostrado su preocupación por la «salud» de los agentes «sin olvidar cuál es el cumplimiento» de la misión que les han encomendado. «Cuando alguien pueda resultar afectado o tenemos dudas se siguen los protocolos establecidos», ha indicado el general Santiago.

Comentar ()