Política

El PP no apoyará el decreto que restringe la actividad económica y acusa al Gobierno de dar "información falsa"

Casado ha abandonado la posición de apoyo incondicional al Gobierno y ha supeditado la convalidación de los últimos reales decretos en el Congreso a que Sánchez acepte "modificaciones" de los mismos

Minuto de silencio de Pablo Casado en la sede del PP. EFE

Ruptura sin precedentes de la unidad política desde el inicio de la crisis del coronavirus. En una comparecencia telemática, el presidente del PP, Pablo Casado, ha anunciado que no apoyará la convalidación en el Congreso de los últimos reales decretos económicos aprobados por el Gobierno, sobre el cierre de toda actividad económica no esencial, sobre el permiso retribuido recuperable o la prohibición de los despidos, porque «el coste no puede recaer en las empresas», sino que debería hacerlo «sobre el Estado».

El PP se ha plantado ante el Gobierno, al que ha reclamado «cambios» para seguir tendiéndole la mano, dibujando una nueva posición de apoyo condicionado a las medidas que impulse el Ejecutivo de coalición ante la crisis. Ha recordado Casado que «sus socios no le apoyan» -en referencia a la abstención de las formaciones nacionalistas en el último pleno parlamentario- y, por tanto, Sánchez depende del respaldo del PP para sacar adelante las iniciativas con las que el Ejecutivo quiere paliar los efectos del Covid-19.

En concreto, Casado ha instado a Moncloa a «modificar» los dos últimos reales decretos económicos aprobados para que la economía productiva de España «no se resienta» ya que, a su juicio, el Gobierno ha asumido «una deriva» hacia las «tesis» de Unidas Podemos, que «alardea» en redes de que la propiedad privada «puede ser expropiada».

Ha censurado que Sánchez quiera hacer recaer el peso de la crisis sanitaria en las empresas, en su mayoría pymes o micropymes, «que están haciendo uso de sus pocos recursos para pagar los costes fijos y las nóminas», lo que hace «imposible» evitar que, en muchos casos, «las empresas puedan cerrar» en la crisis económica venidera.

Para contar con el ‘sí’ del PP, Sánchez deberá enmendar las últimas normativas en connivencia con Casado, así como incorporar medidas del plan de choque económico que propusieron los populares el pasado 9 de marzo o estudiar algunas de las más de 200 iniciativas parlamentarias registradas por el PP en el Congreso y que «no han recibido respuesta».

Vincula además su apoyo al Gobierno a otra máxima: que estos reales decretos se aprueben contando con el consenso de las comunidades autónomas, «viendo el tejido productivo» de cada una de ellas y atendiendo a «qué sectores o áreas pueden ser más sensibles por el cierre económico total», sin dinamitar la lealtad y la «mano tendida» del PP, al que se le está «ocultando información».

«Nos comprometemos a remar en la misma dirección, pero no nos pueden pedir que rememos en dirección al abismo», ha subrayado, negándose a continuar con la «trágala» de seguir aprobando reales decretos «de los que desconozco su contenido» y «con mentiras encima de la mesa».

En una rueda de prensa, Casado ha lamentado que Sánchez esté mintiendo a oposición y a los presidentes de las comunidades autónomas, y ha revelado que el jefe del Ejecutivo negó el pasado viernes al líder del PP que fuese a decretar el confinamiento total para, un día después, anunciarlo en «un mitin desde Moncloa», una medida de la que tampoco se había informado a los líderes autonómicos.

Se ha quejado Casado de que esta actitud viene reproduciéndose desde el decreto de prórroga del estado de alarma, en que Sánchez tampoco informó al líder de la oposición de esta decisión.

Te puede interesar

Comentar ()