Política

El 'gurú' económico de Casado, sobre el plan de Sánchez: "Es como si te cortasen las piernas y te diesen una aspirina"

Pablo Casado, desde su tribuna, se dirige a Pedro Sánchez en un hemiciclo casi vacío. EFE

Aunque con reproches velados, la batería de medidas económicas aprobada por el Consejo de Ministros este martes para paliar el impacto de la crisis del coronavirus recibió el respaldo del principal partido de la oposición.

Pidió algunas más, sobre todo de cara a extender la moratoria de las hipotecas a los alquileres o poner el foco en los autónomos, pero Pablo Casado terminó aceptando el miércoles el plan de choque que Sánchez tiene preparado para tratar de frenar la recesión económica. «Señor Sánchez, no está solo», comenzaba el líder del PP, llenando su discurso de apelaciones continuas a la unidad, porque «esta batalla la afrontaremos juntos» y «debemos remar en la misma dirección».

Pero de puertas para adentro la opinión dista mucho de la oficial, al menos de la posición defendida durante el Pleno de la jornada de ayer. Uno de los gurús de Pablo Casado, el economista jefe de Tressis Daniel Lacalle, desmonta en unos minutos el plan económico de Pedro Sánchez y avisa: son «parches» de «una altísima irresponsabilidad» y «no son medidas suficientes para parar una crisis económica, más bien para empeorarla».

Así se ha pronunciado el también secretario de Economía del PP en conversación con El Independiente, después de que Sánchez anunciase una movilización de nada menos que 200.000 millones de euros, el 20% del PIB español para mitigar la crisis, de los que 117.000 millones procederán íntegramente del sector público y los 83.000 restantes con recursos privados.

Con el paquete de medidas del Gobierno, «la inmensa mayoría de pymes y autónomos van hacia la quiebra»

Es uno de los problemas que observa Lacalle: el hecho de que el Gobierno quiera afrontar la emergencia sanitaria utilizando «medidas de mitigación, asumiendo que habrá una recuperación en ‘V’ muy rápida», pero «es un error». Muy rotundo, el experto da por hecho que «la letra pequeña» del plan de choque de Sánchez conlleva una consecuencia devastadora: que «la inmensa mayoría de pequeñas empresas y autónomos van hacia una quiebra generalizada».

Aunque «no todo es un desastre» y sí tilda algunas iniciativas como «acertadas», como la relacionada con eximir el pago de cotizaciones a las empresas que hagan ERTEs, el gurú económico del PP apunta a que, lejos de ser suficientes, el paquete de medidas «está orientado a algo completamente diferente del problema que estamos sufriendo» porque «no es un problema de ERTEs», sino de «cierre y de despidos» que conllevará un efecto dominó de quiebras empresariales.

«El sector servicios va a ser devastado»

«Es como si llegas con las piernas cercenadas, te dan una aspirina y te dicen que te pongas a caminar», compara Lacalle, al considerar que la vía económica propuesta por Sánchez se ha aprobado pensando que «en junio o julio» va a estar resuelta la crisis e inmediatamente «la gente va a estar yéndose de vacaciones» y «con los hoteles hasta arriba».

Y nada más lejos de la realidad, según el economista, el Gobierno no ha tenido en cuenta que, más allá de la crisis económica venidera que «es segura», «va a haber un cambio radical en la actitud de los ciudadanos ante su propia capacidad de consumo», por lo que el sector servicios no va a salir al rescate, sino que más bien «va a ser devastado» porque los ingresos «van a desaparecer».

«Van a convertir un shock de oferta en una crisis posterior de demanda», continúa, consecuencia a su juicio de un paquete de medidas con unas cifras gigantescas, pero que «se quedan en nada».

Economía de guerra para el sector privado

Censuran también desde las filas económicas del PP que el equipo económico del Gobierno de coalición haya pasado por alto la exigencia de la oposición sobre la exoneración de impuestos, aplicando en su lugar una moratoria fiscal algo que, según explica el economista, «no sirve para nada» si no se generan ingresos.

«Si retrasamos el pago de impuestos a autónomos que no están recibiendo ningún tipo de ingresos, les va a dar igual. Estas empresas, que ya están cerrando, se enfrentan a una batería de costes fijos acumulativos y a la inexistencia de ingresos. Empresas que, cuando vuelvan a abrir, los ingresos que van a recibir van a ser de una fracción de lo que recibían antes, ya que habrá menor empleo y menor consumo», reflexiona.

Aunque ahora están sumidos en la postura de la unidad sin fisuras, dejando para el futuro la hora de «dirimir negligencias», sugiere el entorno económico de Casado censurar medidas dirigidas a fomentar «una economía de guerra para el sector privado y de bonanza para el sector público».

En lugar de ello, propone Lacalle un paquete de racionalización del sector público, para recentrar el capital en las áreas «absolutamente esenciales», esto es, defensa, sanidad y servicios públicos. Al mismo tiempo, pide acabar con subvenciones también públicas que «no deberían estarse aplicando ahora», así como exonerar del pago de impuestos, de cuotas sociales y de costes fijos a las empresas en el tiempo que dure la crisis o líneas de liquidez a tipo cero «para que las empresas puedan sobrevivir a esto».

Comentar ()