Política

El Pleno más extraño de la democracia: Sánchez comparece ante un hemiciclo vacío

Inés Arrimadas ha solicitado intervenir de forma telemática, aunque el Reglamento del Congreso no lo contempla | Ciudadanos, JxCat, la CUP y Bildu no acudirán al hemiciclo en cumplimiento con las "recomendaciones sanitarias"

logo
El Pleno más extraño de la democracia: Sánchez comparece ante un hemiciclo vacío

El hemiciclo del Congreso de los Diputados, vacío EFE

Resumen:

La crisis del coronavirus en España está dejando un goteo incesante de muertes, de contagios, de medidas extraordinarias y de imágenes insólitas nunca vistas en democracia. Si la agenda política se ha visto afectada por las medidas de aislamiento, imponiéndose la vía telemática como primordial para ruedas de prensa, declaraciones institucionales y demás actividades, este miércoles se asiste a una de los más flagrantes choques contra la realidad impuesta por el coronavirus: el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecerá ante un hemiciclo prácticamente vacío.

Si las primeras veces ya se han convertido en un habitual de la actualidad política, el Pleno de este miércoles no iba a ser menos. Por primera vez en democracia, los periodistas no podrán acceder a la Cámara Baja para cubrir la información -se habilitará una señal para seguir la comparecencia del Ejecutivo en directo-, esgrimiendo las «recomendaciones sanitarias» del Real Decreto que precisamente el jefe del Ejecutivo abordará, y algún portavoz parlamentario ya ha manifestado su intención de intervenir «por medios telemáticos» en una cita que, aún con el creciente riesgo para la salud que advierten las autoridades sanitarias, será presencial, lo que depara una sesión caótica y, sobre todo, insólita.

En concreto, ha sido Ciudadanos uno de los grupos parlamentarios que ha rehusado acudir al Pleno de este miércoles, en que Sánchez deberá explicar el conjunto de medidas excepcionales impuestas con motivo de la declaración del estado de alarma para frenar el impacto sanitario y económico provocado por el coronavirus.

En concreto, la recién elegida presidenta de Cs y portavoz de la formación, Inés Arrimadas, que se encuentra en avanzado estado de gestación, envió un mensaje a la máxima autoridad del Congreso, Meritxell Batet, para que la sesión de este miércoles fuese telemática, con el objeto de «dar ejemplo» a los ciudadanos. «La celebración de un pleno supone la movilización de muchísimos trabajadores», insistía Arrimadas, y enumeraba a ujieres, personal informático, de seguridad o audiovisual. «Es una emergencia sin precedentes», recordaba la portavoz.

Ante la negativa de Batet, que apelaba a la aplicación del artículo 70.2 del Reglamento del Congreso, que obliga a celebrar el Pleno de forma presencial y a que los discursos se pronuncien «personalmente y de viva voz» y siempre «desde la tribuna o desde el escaño», Arrimadas se ha plantado y ha anunciado una respuesta «televisada» para «ser solidarios con las personas que están confinadas en casa». Ni uno sólo de los 10 representantes liberales acudirán al Congreso. Algunos de ellos, como Edmundo Bal, guardan una cuarentena preventiva por tener síntomas.

La emergencia sanitaria provoca extraños compañeros de viaje. A la iniciativa de Ciudadanos se han unido JxCat, la CUP y EH Bildu, que tampoco han enviado representante alguno a la Cámara Baja.

Sí acudirá la delegación del PP, después de que fuese su presidente, Pablo Casado, quien exigiese al presidente del Gobierno su comparecencia en las Cortes durante la videoconferencia que ambos mantuvieron el pasado lunes. De parte de los populares estarán presentes, además de Casado, la portavoz, Cayetana Álvarez de Toledo; el secretario general, Teodoro García Egea y los diputados Guillermo Mariscal y Pablo Hispán.

En la bancada socialista estarán presentes Adriana Lastra, Rafael Simancas, Zaida Cantero, Isaura Leal, Daniel Viondi y Omar Anguita.

Más mermada será la representación de otros grupos, como la de Podemos, de cuya delegación sólo acudirán Pablo Echenique y Enrique Santiago. ERC y PNV envían únicamente a sus cabezas de lista, Gabriel Rufián y Aitor Esteban, aunque también irán representantes de los grupos minoritarios: Íñigo Errejón (Más País); Tomás Guitarte (Teruel Existe); Isidro Martínez Oblanca (Foro Asturias); Néstor Rego (BNG) y Sergio Sayas (UPN). En total, apenas una veintena de diputados a los que Sánchez se dirigirá para explicar el Real Decreto, primero sin límite de tiempo, y con réplica de todos los grupos parlamentarios -a excepción de los ausentes y a la espera de ver cómo si se da paso a Ciudadanos de forma virtual-.

Vox cierra filas y enviará a ‘negativos’ en Covid-19

Vox era el partido sobre el que más pesaban las dudas de asistencia al ser el partido político más castigado por el coronavirus: diversos diputados y dirigentes, entre ellos el presidente, Santiago Abascal, y Javier Ortega Smith o Macarena Olona han dado positivo en Covid-19. Los 52 de Vox en el Congreso, además de trabajadores y portavoces de prensa, mantenían una cuarentena preventiva desde el pasado 9 de marzo que se verá interrumpida este miércoles.

Tal y como ha explicado el portavoz del grupo parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, la formación cerrará filas con Sánchez para prorrogar el decreto del estado de alarma y mostrará su apoyo enviando a diputados que han dado negativo en las pruebas, una delegación encabezada por el propio Espinosa y a la que también se une el vicepresidente cuarto de la Mesa, Ignacio Gil Lázaro. A través de un comunicado, Vox ha agradecido que Meritxell Batet aceptase la propuesta de limitar al 5% el número de miembros de cada grupo parlamentario.

Comentar ()