La crisis del coronavirus está poniendo a prueba el liderazgo de nuestros líderes políticos a todos los niveles. El reto es titánico a nivel sanitario, económico y social. A pesar de todo y no siendo en absoluto en este momento una prioridad, está claro que cuando pase la fase más complicada que estamos viviendo en este momento, seguro tendremos la oportunidad de reflexionar sobre quiénes han pasado el examen.

La Comunidad de Madrid ha sido desde el principio la comunidad autónoma con más contagios y fallecidos y donde las autoridades han tenido, desde el principio, que enfrentarse con todos los medios al alcance.

En una semana marcada por el baile de cifras entre gobierno central y comunidades, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, responde a muchos interrogantes.

Pregunta.- Me gustaría que valorara la salud del Gobierno de la Comunidad de Madrid. ¿Puede hacer un primer balance después de estos primeros meses?

Respuesta.- En apenas 8 meses de legislatura hemos conseguido avanzar mucho en los puntos del acuerdo de Gobierno y nuestro proyecto de centro liberal se está consolidando en la región, así que el balance es más que positivo. Lamentablemente, la irrupción del coronavirus nos ha obligado a tener que dar un giro importante a las prioridades del gobierno y así poder hacer frente a la pandemia.

P.- ¿Cómo valora su relación con la Presidenta?

R.- Hemos formado el primer gobierno de coalición de la Comunidad de Madrid porque, aun siendo dos partidos distintos, compartimos un proyecto muy potente para la región. Y eso hace que mi relación profesional y personal con la presidenta y con el resto de consejeros sea muy buena. Cuando dos equipos empiezan a trabajar juntos siempre hay un tiempo de adaptación, pero una vez superado hemos conseguido que las cosas funcionen de forma fluida y coordinada. Discrepar en ciertos asuntos es normal e incluso resulta enriquecedor. Sumar puntos de vista hace que las propuestas sean más sólidas.

Si el Gobierno central no nos facilita suficiente material de protección para proteger a los ciudadanos, no podemos mirar para otro lado ni permanecer callados»

P.- La Comunidad de Madrid es, con diferencia, la región más afectada por el coronavirus de España y uno de los principales focos de Europa. ¿Han llegado tarde las medidas del Gobierno central?

R.- Fuimos la primera administración en aplicar medidas excepcionales, empezando con el cierre de los centros de mayores el 6 de marzo. El día 9 ya decretamos la suspensión de la actividad docente de carácter presencial y el 13 el cierre de la actividad comercial no esencial. Sin embargo, durante todo ese tiempo no hubo medidas a nivel nacional, de manera que nuestras medidas solo pudieron contener la expansión del virus de forma parcial. En todo caso, tiempo habrá de analizar si se tomaron decisiones erróneas o se actuó tarde. La máxima prioridad ahora sigue siendo superar esta grave crisis sanitaria y preparar la reconstrucción económica de la región. Tenemos mucho trabajo por delante.

P.- Solo en Madrid han fallecido más de 4.000 ancianos en residencias. ¿Qué se ha hecho mal en el tema de las residencias? ¿Cómo valora que los hospitales madrileños hayan limitado la derivación de pacientes con coronavirus procedentes de residencias?

R.- Desde el inicio vimos que los mayores eran el grupo más vulnerable y por eso actuamos con la máxima celeridad posible en las residencias. A pesar de todo ese esfuerzo, cuando el virus consigue entrar en una residencia el efecto es devastador. El sistema residencial, en Madrid y en el resto de España, ofrece una atención asistencial, no sanitaria, por lo que no estaba preparado para afrontar una pandemia como la del Covid-19. Cuando superemos la crisis, deberemos replantearnos qué cambios debemos introducir para evitar que esta situación se repita en el futuro. En todo caso, la prioridad ahora es seguir realizando desinfecciones en las residencias donde se hayan detectado casos, test a residentes y trabajadores; y continuar manteniendo aislados y protegidos a todos los usuarios no contagiados, que son la mayoría.

P.- Ha habido errores de comunicación en su Gobierno: por ejemplo, usted anunció las medidas de apoyo a los autónomos que, posteriormente, se dieron a conocer con una nota de presa que firmaba la presidenta. ¿Ha habido descoordinación en el Gobierno de Madrid?

R.- Las iniciativas se impulsan desde la consejerías, pero siempre hay un trabajo coordinado entre todos los equipos del gobierno porque las competencias no son estancas. Lo importante no es quién anuncia la medida, sino que las ayudas lleguen a los ciudadanos. Todo el gobierno trabaja de forma unida para mitigar en todo lo posible esta crisis, ya sea en el frente sanitario o en el económico.

P.- Díaz Ayuso retiró las competencias en residencias a un consejero de Ciudadanos para otorgarle el mando único a Sanidad. ¿Se ha abierto una grieta en el Gobierno de coalición?

R.- El Gobierno de España habilitó a la Consejería de Sanidad a poder actuar en las residencias, algo que el mismo consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, llevaba semanas reclamando. No se trata de quién hace qué sino de quién tiene capacidad para ofrecer la atención que las residencias requieren, y en este caso esa capacidad la tiene la Consejería de Sanidad.

P.- Muchos tienen la sensación de que cada comunidad está haciendo la guerra por su cuenta. ¿Está funcionando el mando único?

R.- Yo puedo hablar por la Comunidad de Madrid y desde el gobierno regional estamos haciendo todo lo posible por salvar vidas, proteger a la población vulnerable y limitar los contagios. Y lo estamos haciendo con la máxima lealtad con el resto de administraciones, porque no concebimos hacerlo de otra manera. Sin embargo, actuar con lealtad también implica ser transparentes con los ciudadanos. Y si el Gobierno central no nos facilita suficiente material de protección para proteger a los ciudadanos, no podemos mirar para otro lado ni permanecer callados. Lo mismo sucede con la falta de tests o la insuficiencia de las ayudas para los autónomos, por ejemplo.

P.- ¿Cómo será la vuelta a la normalidad en Madrid? Como anuncian muchos expertos podemos tener un segundo repunte del virus en otoño, ¿está preparado Madrid para una posible segunda oleada?

R.- El confinamiento es solo una medida de choque, una especie de torniquete que ha conseguido evitar el colapso del sistema sanitario. Hasta que no podamos hacer test de forma masiva a toda la población y les garanticemos medios de protección individual será difícil volver a la normalidad. Esperamos que, para otoño, el Gobierno de España haya tomado todas las medidas necesarias y lo haga en coordinación con las CCAA, grupos políticos y agentes sociales y económicos.

Nunca se pueden usar los expertos para dar opiniones de forma sesgada en función de los intereses políticos del momento»

P.- La Comunidad de Madrid va a elevar a Pedro Sánchez una propuesta para que los niños puedan salir a la calle. El plan, diseñado por usted, entraría en vigor el próximo 26 de abril, fecha en que finaliza la prórroga del estado de alarma. ¿Es lo más urgente en la desescalada del confinamiento?

R.- Esta crisis nos enfrenta a un escenario desconocido y son los científicos e investigadores los que analizan la situación para alertar de riesgos y proponer actuaciones. Y luego son las instituciones las que tenemos la obligación, formal y moral, de aplicar las soluciones de la forma más eficaz posible. Ese es, o debería ser, el cuadro de mando de la crisis del Covid-19. Sin embargo, nunca se pueden usar los expertos para dar opiniones de forma sesgada en función de los intereses políticos del momento. Los niños españoles están viviendo uno de los confinamientos más estrictos de nuestro entorno más próximo. Muchos de ellos, sin terrazas o jardines en sus viviendas, llevan desde el pasado 14 de marzo encerrados en sus casas. Sin una fecha próxima para la desescalada y la vuelta progresiva a la normalidad, la inquietud y la incertidumbre empiezan a adueñarse de una parte importante de los hogares de nuestro país.  Por esta razón llevo días expresando mi profunda preocupación al respecto, tratando de conocer el mayor número voces expertas, tanto nacionales como internacionales, muchas de las cuales nos están advirtiendo acerca de los riesgos que el confinamiento tiene para los más pequeños. El pasado 8 de abril, el Comité de Derechos del Niño alertó del grave impacto físico, emocional y psicológico que la pandemia está causando en los niños, sobre todo en aquellos países que han declarado estados de emergencia y órdenes de confinamiento, como es el caso del nuestro. Siguiendo la experiencia de otros países, parece sensato permitir salir a los menores de 14 años, acompañados por un solo progenitor, una vez al día, durante máximo una hora y sin alejarse más allá de 1 kilómetro del domicilio.

P.- ¿Mantiene una guerra de tuits con la presidenta para ver quién hace más anuncios? ¿La irrupción de esta pandemia no ha tensado aún más su relación?

R.- Ni los éxitos ni los fracasos son cosa de una sola persona. Todos los miembros del gobierno respondemos de la misma forma ante los ciudadanos. Nuestro único objetivo es ser eficaces, hacer las cosas lo mejor posible y que la gente, nos haya votado o no, sienta que la Comunidad de Madrid les apoya y mejora su día a día.

P.- ¿Cuándo se pagará a los autónomos las cuotas de marzo y abril?

R.- No podemos suspender el pago de las cuotas de los autónomos ya que esa competencia le corresponde al Gobierno central. Por eso lo que impulsamos es un paquete de ayudas, entre las que se encuentra la bonificación de las cuotas de marzo y abril a aquellos autónomos afectados por la crisis del Covid que no puedan acogerse a las ayudas del gobierno de España. Ya hemos habilitado los canales para que se puedan tramitar las solicitudes y que las bonificaciones lleguen lo antes posible. Desde el viernes, el formulario para poder acceder a las ayudas está colgado en la página web de la Comunidad.

Esperamos que, para otoño, el Gobierno de España haya tomado todas las medidas necesarias»

P.- ¿Se han quedado cortos al prever que serán 71.000 de 400.000 autónomos los beneficiarios?

R.- La bonificación de las cuotas de marzo y abril se destina a los autónomos que han visto afectada su actividad como consecuencia de la crisis de Covid y no pueden acogerse a las ayudas del Gobierno de España. Según nuestras estimaciones, ese será el número de autónomos que podrán acogerse. Si el número es mayor, ampliaremos el programa para poder atenderles y que no se queden sin la bonificación. En paralelo, estamos trabajando en un plan de reactivación de la economía de la región para extender los incentivos y las ayudas al resto de sectores que se van a enfrentar a una situación difícil tras la pandemia.

P.- ¿De dónde va a sacar el dinero para financiar las medidas adoptadas ante esta emergencia?

R.- Hemos reclamado al Gobierno central poder contar con mecanismos de financiación adicionales para poder hacer frente a la lucha contra el coronavirus. Hemos propuesto varias alternativas, pero si Pedro Sánchez no da respuesta dejará a las comunidades autónomas en una situación imposible.

P.- El Gobierno de Pedro Sánchez ha cuestionado la gestión de la Comunidad de Madrid. ¿Hay lealtad entre administraciones en esta crisis?

R.- Ninguna administración es infalible pero también creo que nadie puede negar la predisposición, esfuerzo y buen trabajo que se está realizando desde la Comunidad de Madrid. Lo he dicho en otras ocasiones: tiempo habrá de buscar responsabilidades. Lo que esperan los ciudadanos ahora son respuestas y soluciones. Y eso es lo único que nos preocupa y nos ocupa ahora mismo.

P.- ¿Cómo ve el futuro de esta legislatura nacional?

R.- La máxima prioridad es la recuperación sanitaria y económica del país. No va a ser fácil, pero podemos conseguirlo si trabajamos juntos, sin sesgos ideológicos ni agendas partidistas. Todos tenemos que hacer un ejercicio de generosidad. Confío en que Pedro Sánchez anteponga el bienestar de los españoles y que apueste por el consenso en lugar de por el unilateralismo. Porque la reconstrucción de nuestro país no puede depender de aquellos que quieren romperlo. Tampoco de aquellos que quieren aprovechar esta difícil situación para poner en duda nuestro sistema e imponer un cambio de régimen bajo premisas trasnochadas.

Parece sensato permitir salir a los menores de 14 años, acompañados por un solo progenitor, una vez al día, máximo una hora y sin alejarse más de 1 km del domicilio»

P.- ¿Cómo será el mundo después de la crisis del coronavirus? Las estimaciones del FMI pronostican una caída del PIB del 8%. Se habla de más del 20% de paro, algunos economistas hablan de hasta un 35% y la peor crisis desde el 1929.

R.- Estamos ante una crisis económica inédita, seguramente la más dura de los últimos 100 años. No sabemos cómo van a reaccionar los mercados tras esta congelación prolongada de la actividad económica, pero podemos prever unos niveles de paro y destrucción de empresas muy preocupantes. Lo importante es definir y planificar qué tipo de respuesta vamos a dar como país. Para ello, es importante saber si Pedro Sánchez va a ceder a las presiones intervencionistas y trasnochadas de Iglesias o si va a ser responsable y va a apostar por fórmulas eficientes y sensatas que aseguren el empleo y el crecimiento en España.

P.- ¿Cómo ve a Ciudadanos en la gestión de la nueva presidenta, Inés Arrimadas? ¿Volverá a ser un partido protagonista a nivel nacional? ¿Recuperará las decenas de miles de votos perdidos el 10 de noviembre?

R.- Necesitamos líderes que creen consenso y unidad, y si hay alguien que está haciendo eso es Inés Arrimadas. Los interminables desencuentros entre los viejos partidos y los intentos de polarización por parte de algunos vuelven a poner de manifiesto lo importante que es tener un partido de centro, sensato y responsable, que anteponga las necesidades del país a las agendas partidistas. Inés ha ofrecido su apoyo a Sánchez desde el primer momento, pero no para enjuagar sus errores sino para construir un futuro del que una mayoría de españoles pueda sentirse orgulloso. Por eso le ha propuesto trabajar por la reconstrucción nacional a través de diversos pactos de carácter sanitario, económico y social. Esa es la actitud que creo que esperan la mayoría de españoles de sus líderes políticos, votaran a quien votaran en noviembre.