Política

PSOE y Unidas Podemos comparten la estrategia de atraer a Ciudadanos

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, mantiene una vía de interlocución abierta con los naranjas y ya se ha reunido con Edmundo Bal

Pablo Iglesias e Inés Arrimadas junto a Iván Espinosa de los Monteros en una imagen de archivo EFE

La decisión de Inés Arrimadas de respaldar la cuarta prórroga del estado de alarma no es más que la punta del iceberg de una estrategia que los socios de Gobierno comparten desde hace semanas. Aunque la líder de Ciudadanos ha dejado muy claro que el Ejecutivo sale de esta votación con los mismos 155 votos (120 socialistas más 35 morados) con los que llegó, lo cierto es que atraerse a los naranjas constituye una especie de «escudo», de «seguro», para Moncloa.

Desde que se puso sobre la mesa la propuesta de un pacto por la reconstrucción, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias «no han ido de farol. No estamos ante un teatro, esto va en serio», aseveran fuentes gubernamentales. Y en esa ecuación era necesaria la intervención de Ciudadanos para romper con la política de bloques, dada la resistencia del PP y la total y absoluta negativa de Vox a participar del mismo, aunque finalmente sí se integrará en la comisión parlamentaria con cinco representantes.

Eso no implica prescindir, ni mucho menos, de los aliados parlamentarios tradicionales, esto es, PNV y ERC, y en esa tarea se ha implicado personalmente Iglesias, pero «para nosotros es un dato que esté Ciudadanos», señalan en vicepresidencia segunda respecto a la disponibilidad de los naranjas a ser una fuerza política «útil», en un viraje que le ha costado ya dos fugas significativas, la del ex diputado y fundador Juan Carlos Girauta, y la de la ex concejala de Barcelona Carolina Mejías.

Buena relación con Trabajo

El giro de Ciudadanos no enfrenta pues a Unidas Podemos con el PSOE. Ni mucho menos. Por ejemplo, la titular de empleo, Yolanda Díaz, «ha creado un puente de comunicación muy fuerte» con la portavoz naranja en la comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, María Muñoz. Pero no sólo, porque mantuvo una larga reunión con el portavoz parlamentario naranja, Edmundo Bal, a mediados del mes de abril, según ha podido saber El Independiente.

Pero no sólo se rompe la dinámica de bloques entre izquierda y centro-derecha y abren la puerta a una nueva fuerza política con la que poder salvar escollos como el de este miércoles en la votación de la cuarta prórroga del estado de alarma. Además dificultan la estrategia del líder del PP, Pablo Casado, de consolidar en el futuro una fuerza hegemónica de centro-derecha que «refunda», llegado el caso, las siglas populares y de Ciudadanos. De hecho, Casado y Arrimadas mantenían una cauce de interlocución fluido en donde el líder popular no ocultaba sus intenciones.

Por eso, lejos de generar temor en las filas de Unidas Podemos la nueva colaboración con Ciudadanos, creen que puede llegar a ser una garantía de estabilidad para según qué cuestiones en un ejercicio de «geometría variable» parlamentaria. No se engañan respecto a la profundas diferencias de la formación naranja con respecto al gobierno de coalición de izquierdas, pero, como este miércoles, ha contribuido a hacer una nueva mayoría. Además, otra cosa sería que Ciudadanos tuviera suficiente masa crítica, esto es, más escaños para ser visto por los morados como una amenaza, pero no es el caso.

Se dejan ver muy juntitos» dicen en el PP sobre el Gobierno y Cs

En el PP llevan semanas apuntando a que el Gobierno y Ciudadanos «se dejan ver muy juntitos». Más lo estará a partir de ahora después de que Pedro Sánchez se haya comprometido a un diálogo semanal entre el Gobierno y Ciudadanos, para pactar, entre otras cosas, «una salida ordenada al estado de alarma».

Este jueves arranca en el Congreso de los Diputados la comisión por la reconstrucción social y económica del país en la era post-coronavirus. Y aunque finalmente el Gobierno no ha querido ceder la presidencia de la misma a Ciudadanos para colocar al ex lendakari y ex presidente del Congreso, Patxi López, esperan que la formación que liderara el hoy dimisionario Albert Rivera, trabaje a fondo por un acuerdo de futuro, si no en muchos aspectos, sí en algunas cuestiones de calado.

Por su parte, Sánchez tiene sobre la mesa desde hace más de una semana la propuesta de reconstrucción de Unidas Podemos, donde se hace un esquema sobre los sectores claves de la economía que, como el turismo, se pueden derrumbar de inmediato o la apelación a los fondos europeos como método de solidaridad interterritorial. Por su parte, Iglesias dio el visto bueno al nuevo formato pactado entre Sánchez y Casado. «Había que decirle que sí» porque de lo que se trataba era de tenerle sentado convencidos de que no podrá abandonarla hasta que termine sus trabajos, en un par de meses, prorrogables.

Comentar ()