Política

Casado pide un Pacto de Estado por la Sanidad y desgrana el 'plan B' del PP al estado de alarma

El líder del PP, Pablo Casado. EFE

«Yo no hablo de una desescalada mayor o menor, sino mejor». El PP ha sorprendido este martes con el anuncio su propio plan de desescalada -bajo el nombre Activemos España– que contradice la mayor parte de lo planeado hasta ahora por el Gobierno para abordar el desconfinamiento de la población y asumir la crisis económica que está por venir a consecuencia de la pandemia.

A través de tres áreas de trabajo -sanitaria, económica y judicial- que abordarán respectivamente la ex ministra Ana Pastor; la vicesecretaria sectorial, Elvira Rodríguez; y el secretario de Justicia, Enrique López, el PP se ha presentado como una alternativa «real» y «eficaz» ante el «caos» en la gestión del actual Gobierno a través de un paquete de medidas, entre las que destaca la activación de un pacto de Estado por la Sanidad -denominado ‘Plan Cajal’, por el Premio Nobel de Medicina, Santiago Ramón y Cajal- que deberá salir de la Comisión de Reconstrucción y que tendrá como fin «potenciar» la industria nacional; centralizar la investigación en la lucha contra la pandemia o crear una Agencia Nacional de Salud Pública y Calidad Asistencial que propicie el entendimiento y la coordinación entre comunidades autónomas y Gobierno para el seguimiento de la pandemia.

El PP ha planteado una serie de propuestas «trabajadas» con expertos de todas las «áreas fundamentales» para orquestar un ‘plan B’, en toda una declaración de intenciones ante los recurrentes reproches del Gobierno que acusaban a la oposición de criticar la estrategia de Sánchez sin presentar alternativas jurídicas a la desescalada más allá del estado de alarma. Pues bien, ahora sí cuenta con «soluciones» para el corto, medio y largo plazo que no negociará con el Ejecutivo. «Sí hay plan B y sí hay posibilidad de activar España», subrayaba.

En el bloque sanitario, el PP considera que las mascarillas deben ser «obligatorias» en cuanto se salga a la calle y subraya la realización de test masivos como una de las medidas básicas para vencer al virus. Ha criticado además Casado que, en materia de distanciamiento social, se haya promovido una desescalada por franjas horarias en lugar de por «grupos vulnerables» de la población y se esté dejando salir a personas mayores sin la protección adecuada. Además, ha pedido que el Ejecutivo ponga ya en marcha una aplicación digital para el rastreamiento de diagnosticados.

Desde el punto de vista económico, los populares han enumerado una serie de medidas para «evitar el rescate al que parece que se resigna el Gobierno de España», empezando por reducir el gasto superfluo de algunos ministerios y «cargos electos», así como promover una «agenda ambiciosa» con reformas para agilizar la burocracia e incentivar la inversión en el país.

En esta materia, el PP ha pedido un «plan de fiscalidad»; extender la tarifa plana para autónomos; que las ayudas por ERTEs se puedan percibir hasta el 31 de diciembre; o promover una «tarjeta social» para que cada ciudadano pueda acceder a ayudas a nivel estatal compatible con las otorgadas con otras administraciones. En el largo plazo, Casado propone que la economía española vuelva a la «época anterior» al Covid-19, con una regulación mucho más extensa que fomente el teletrabajo.

‘No’ al estado de alarma y ‘no’ a los Presupuestos

El líder del PP ha confirmado que los diputados del partido votarán en contra de una nueva prórroga del estado de alarma, tal y como advirtió él mismo en el último pleno en el Congreso. Casado ha lamentado que el confinamiento haya sido utilizado como «arma» por parte del Gobierno y, tras ofrecer un desglose jurídico de alternativas al decreto de estado de alarma, ha manifestado que el Ejecutivo ya no tiene «excusas» para mantener a toda España en situación de excepcionalidad durante más tiempo.

«No va a haber negociación de una quinta prórroga», confirmaba Casado, como tampoco lo habrá, ha asegurado, de unos Presupuestos que el Gobierno ya empieza a tantear con Ciudadanos. «No nos vamos a sumar. Estaremos con el Gobierno para salvar vidas, pero no para arruinar la economía española y destruir empleos», zanjaba.

Te puede interesar

Comentar ()