Política

El PSOE atribuye a la caída en las encuestas la radicalización de Unidas Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en el Congreso. EP

La comisión de investigación parlamentaria sobre Juan Carlos I, la desmilitarización de la Guardia Civil y la arremetida contra el PP y Vox en el foro que debe debatir la reconstrucción de España son signos, a juicio de sus socios socialistas, del «nerviosismo» y de las «malas expectativas» electorales de Unidas Podemos. «Buscan justificarse ante su electorado, explicitar que no hay entreguismo al PSOE», dicen fuentes socialistas en conversación con El Independiente. Y otras apuntan a la posibilidad de que «Unidas Podemos piense que no está consiguiendo buenos resultados de su colaboración con nosotros. Lo que hace parece más buscado para tener cierto perfil».

Todo ello el mismo día en que el ex presidente, Felipe González, comparara al Gobierno con «el camarote de los hermanos Marx en el que alguien pide dos huevos duros más. Eso no me gusta», confesó.

Los socialistas mantendrán su negativa a la constitución de una comisión sobre el contrato del AVE a La Meca en la que Pablo Iglesias quiere sentar al ex jefe de Estado, sobre todo habida cuenta «de la existencia de una investigación judicial», en alusión a la que ha abierto la Fiscalía del Tribunal Supremo. Admiten en el PSOE que es «un tema delicado», pero lo más sensato es mantenerse al margen «y dejar actuar a la Justicia» en muy buena medida, también, «porque cualquier cosa que se diga o interfiera en el proceso judicial será malinterpetada».

El PSOE mantiene su «no» a una comisión de investigación sobre Juan Carlos I

Precisamente, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, convocó este jueves una rueda de prensa para anunciar la presentación, en el registro de la Cámara, de la petición de dicha comisión de parlamentaria, que tiene el respaldo de cerca de 70 diputados, esto es, de un quinto del Hemiciclo.

Ya anunciaron en la Mesa que intentarían soslayar las principales dificultades que han motivado otras veces la negativa de los servicios jurídicos del Congreso, esto es, la inviolabilidad del jefe del Estado, la imposibilidad de crear una comisión para investigar a un particular y la ausencia de instrumentos constitucionales para que el Parlamento supervise la actuación del emérito. Por ello, sólo piden que se le investigue de los hechos acaecidos tras su abdicación en 2014 -tal y como esta haciendo el Supremo- y tiran por elevación para no convertir a Juan Carlos I en el único objeto de investigación, sino la concesión del Ave la Meca en su totalidad. Pero aún así, los socialistas volverán a unir sus votos al PP e impedir lo que derivaría, sin duda, en un examen a la institución monárquica.

Que hay una andanada de Podemos con este asunto lo demuestra también un sondeo interno que dice manejar la formación de Pablo Iglesias que ayer publicó su órgano de expresión Laultimahora! Estimaba en un 28,4 por ciento los españoles que prefieren una monarquía frente al 49,7 partidarios de una República. Pero para las fuentes consultadas éstas banderas de Unidas Podemos «no son más que verbales porque saben que la comisión no va a salir adelante, pero salvan la cara ante los suyos».

Podemos dice haber hecho un sondeo sobre la monarquía: el 49,7 prefiere una República

En cambio, las banderas del 15-M que dieron lugar al nacimiento de Podemos «han sido derruidas» como la de la limitación temporal de mandatos y de sueldos y la no acumulación de cargos, que se modificaron en la última y clandestina Asamblea Ciudadanos de Podemos, «celebrada» telemáticamente en mitad del confinamiento por la pandemia, devenida en paseo triunfal para Iglesias. «Tienen un partido en el que ha desaparecido toda discrepancia interna, es el silencio de los corderos», agregan los mismos medios.

Hubo un momento en que Unidas Podemos «estaba muy desaparecida de la política, sin espacio». Ahora «necesita sacar cabeza» y su camino es «tener una bronca con la derecha y con la ultraderecha», agrega otro dirigente del PSOE en alusión al espectáculo que Iglesias montó en la comisión de reconstrucción social y económica cuando acusó a Vox de querer un golpe de Estado.

Los antecedentes de los gobiernos de coalición no son halagüeños para el eslabón más débil de la alianza, y formar parte de un Ejecutivo «desdibuja», pero es «necesario madurar», cosa que creen que su socio no ha hecho. Por eso su incomprensión cuando Iglesias intenta, al tiempo, dar dos discursos contradictorios como líder de Podemos y como vicepresidente del área social. Eso fue exactamente lo que hizo el martes pasado a la hora de responder desde Moncloa respecto a la desmilitarización de la Guardia Civil. Como dirigente político dijo apoyar esa reivindicación de las asociaciones, pero como miembro del Gobierno «no es de mi competencia».

Sondeo demoledor

Podemos maneja un sondeo demoledor que le augura hasta la pérdida de un tercio de sus apoyos, según adelantó El Independiente. Bien es cierto que a falta de un horizonte electoral, «las encuestas sólo te dicen si vas bien o mal», matizan en el PSOE, pero muchas de sus decisiones, como la de poner en marcha un medio de comunicación propio además de una empresa demoscópica, demuestran cierto nerviosismo.

Comentar ()