Política

Torra reta a Podemos a abandonar el Gobierno para responder a la salida del rey emérito

Quim Torra llega al Parlament Job Vermeulen

Quim Torra ha visto en la crisis provocada por la salida de Juan Carlos I una vía para socavar no solo a la institución monárquica sino también al Gobierno de Pedro Sánchez, al tiempo que convierte el discurso contra Felipe VI en primer argumento de la precampaña. Por eso hoy ha forzado un pleno extraordinario en el que al tiempo que exigía la abdicación de Felipe VI ha retado a Podemos a abandonar el Gobierno para mostrar su rechazo a la actuación del Gobierno.

Le ha respondido Jessica Albiach, líder de los comuns, con un discurso más duro que el del propio Torra contra la monarquía y el papel de Sánchez y Felipe VI en la salida del rey emérito. «No nos queda demasiado claro si usted quiere acabar con la monarquía o con el Gobierno central» le ha recriminado a Torra.

Previamente, Torra le había advertido que «para España solo hay dos salidas: La abdicación de Felipe VI o la convocatoria de referéndum entre monarquía o república». Y ha añadido que en Cataluña «las opciones son más claras que nunca, o república e independencia o monarquía y dependencia». Una actitud de confrontación que le han reprochado todos los grupos señaládola como una vía para «ocultar» la mala gestión de la crisis sanitaria de su gobierno.

Próximas elecciones

Torra, que no se ha referido en ningún momento a la crisis en Cataluña, ha reclamado a todos los grupos que aclaren su apoyo o no a la independencia, volviendo a apuntar a la próxima celebración de relaciones autonómicas. «Que todos pongan las condiciones sobre la mesa: cómo hacer efectiva la independencia o como seguir en España» ha apuntado, «que todo el mundo se explique y que los catalanes decidan en las próximas elecciones».

El presidente catalán ha defendido que la monarquía «es uno de los problemas más claros que debemos abordar en Cataluña», ligando la reforma del modelo de estado a la existencia de «gobiernos amigos que dan siempre la misma respuesta sobre el derecho a la autodeterminación o la exigencia democrática ante monarquía».

En este contexto, ha recriminado a Podemos que «hagan ascos en twitter» y les ha advertido que «cuando se gobierna se es responsable de los actos del gobierno y se actúa en consecuencia» para concluir que «la única protesta responsable es que todos los miembros del Gobierno que estén en desacuerdo dimitan inmediatamente».

Relación con el franquismo

«Lo que empezó con Felipe V tiene que acabar con Felipe VI porque los catalanes no tenemos rey» ha asegurado Torra, al tiempo que aseguraba que la actual crisis de la Casa Real «pone al descubierto el entramado que permitió el paso de un estado franquista a estado de apariencia democrática a cambio de no juzgar al franquismo. En España no hubo ruptura sino continuo basado en la ley del silencio». Una «omerta» o ley del silencio a la que también se ha referido la CUP.

Ante sus denuncias el líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha recordado todos los casos de corrupción que afectan a la Generalitat y a la ex Convergencia, partido del que es heredero JxCat.

«Si la corrupción de una persona afectara a la institución no habría institución más denigrada que la Generalitat» ha apuntado Carrizosa, quien ha advertido que «verlo indignado cuando en su casa tienen tanto y han ocultado tanto con la bandera es un esperpento». Todo ello en un pleno en el que el bloque independentista ha impedido que se hablara de ninguna otra cosa que no fuera la monarquía.

La corrupción en la Generalitat

El líder naranja ha recordado la «herencia» de Jordi Pujol en Andorra y la instrucción contra toda la familia Pujol, además del «caso Palau», el «caso 3%», la imputación contra Laura Borrás y el desvío de fondos de cooperación en el que están implicados el secretario general de Deporte, Gerard Pruna, y el diputado Francesc de Dalmases para concluir que «verlo de campeón de la lucha contra la corrupción de la monarquía da risa».

Un argumento que también ha recogido el socialista Miquel Iceta, quien sin embargo ha apuntado a la necesidad de «reformas» para limitar el aforamiento del Rey «y retirar títulos honorarios si las conductas no les hacen honor». Pero, ha insistido Iceta, «las conductas son personales, aquí también tuvimos un president que tuvo durante 23 años dinero en Suiza y esto no cuestiona la institución».

El popular Alejandro Fernández se ha centrado en «los mejores 40 años» de la historia de España, advirtiendo que «no voy a bajar al lodazal al que nos quieren conducir». Para Fernández, «la principal amenaza que se cierne sobre nuestro país es el cainismo de las dos Españas». «Hay que evitarlo» ha advertido el popular, «hay que reivindicar la concordia» ha seguido, aunque «no nos lo ponen fácil» al traer este debate «desde el oportunismo y la mezquindad».

Albiach, por su parte, ha defendido el papel de Podemos y ha advertido al PP que «quien está atacando a la Constitución no somos nosotros, quien se sale de la Constitución es la monarquía, con un rey emérito que ha robado a manos llenas y con Felipe VI que mira hacia otro lado y en vez de pedir a su padre que rinda cuentas le pone la alfombra roja para que se fugue a un paraíso».

Comentar ()