Sociedad | Sucesos

Condenado a 6 años por abusar de una mujer anulando su voluntad con una pastilla

logo
Condenado a 6 años por abusar de una mujer anulando su voluntad con una pastilla
Audiencia Provincial de Almería

Audiencia Provincial de Almería EP

Resumen:

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a L.F.C.U. a seis años de prisión por un delito de abuso sexual después de que anulara la voluntad de la víctima tras suministrarle un comprimido de lormetazepam una vez que la mujer había consumido alcohol durante una fiesta de cumpleaños celebrada en una vivienda, en la que se quedó dormida.

El fallo, consultado por Europa Press y sobre el que cabe recurso de apelación ante el TSJA, impone al acusado además de la citada pena de cárcel la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de la víctima o comunicarse con ella durante otros seis años, de modo que también deberá indemnizarla con casi 18.400 euros por los daños morales, las lesiones y las secuelas.

La sentencia estima por completo la petición efectuada por la Fiscalía y la acusación particular y rechaza que se llegara a producir un «desestimiento voluntario» del acusado en su acción delictiva, según sostiene la defensa en base a que «no llegó a durar el acto más de un par de minutos». Al respecto, la Audiencia incide en que «la consumación se ha producido» en cuanto a que llegó a penetrar a la víctima.

El acusado alegó que las relaciones con la víctima fueron «consentidas»

El tribunal da por probado que el acusado, quien se encontraba en una fiesta de cumpleaños con su mujer y unos amigos, habría dado a la víctima una pastilla con el «ánimo de anular la voluntad de esta», junto a la que se tumbó en el sofá donde dormía ya de madrugada.

Así, «aprovechando la circunstancia de vulnerabilidad de la víctima por encontrarse esta en estado de semiinconsciencia», abusó sexualmente de la misma «a pesar de ser conocer de la voluntad contraria» de la mujer, quien sufrió daños físicos y psicológicos a raíz de este episodio que denunció al día siguiente al ser consciente de lo ocurrido.

Los miembros del tribunal destacan la «fiable» versión de la víctima, quien narró los hechos de manera «idéntica, sin contradicciones» tanto ante la Guardia Civil como en fase de instrucción y en sala, donde explicó que había sufrido «lagunas» tras los hechos, por los que acudió al médico para una exploración y ante los que el propio acusado llegó a pedirle disculpas a través de un chat.

De otro lado, la sentencia incide en las «contradicciones graves» del acusado, quien no negó haber mantenido relaciones con la víctima aunque matizó que estas habían sido «consentidas» a pesar de la ingesta de alcohol y pastillas y de que, con posterioridad, le pidiera a la mujer «perdón» a través de un chat, en el que le instó a que le dijera si le iba a «denunciar» para «prepararse».