Política | Sociedad

Celaá anuncia ahora la apertura de los colegios en septiembre "para todos los alumnos"

La ministra de Educación planea que los menores de 10 años no guarden la distancia de 1,5 metros

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en el Senado. EFE

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha asegurado este miércoles que el próximo curso los alumnos de hasta 10 años podrán estar en clases divididas por pequeños grupos, «a modo de familia o convivientes», y no tendrán que guardar la distancia mínima de un metro y medio de seguridad.

Un día antes de reunirse en Conferencia Sectorial con las comunidades, Celaá ha explicado -en declaraciones en La Sexta- que «absolutamente sí será presencial» el curso 2020-21 y que la última evidencia científica no sitúa a los niños como vectores importantes de la transmisión del coronavirus.

Asimismo, la ministra ha indicado esta mañana en una entrevista en SER Cataluña que «estamos planteando la apertura de los colegios para todos los alumnos en septiembre. Buscamos la presencialidad como principal objetivo».

Por ello, se podría concebir que hasta los 10 años se configuraran «grupos a modo de familia o con vivientes». «En esa burbuja, set o módulo pueden moverse con tranquilidad, sin necesidad de guardar la distancias de 1,5 metros», ha recalcado. Eso no quiere decir, ha apuntado, que en el resto del centro no se guarde dicha distancia.

Sobre el uso de la mascarilla en colegios e institutos, la ministra ha comentado que tendrá que llevarse a partir de los 6 años pero que «habrá flexibilidad» dentro de la citada burbuja o grupo de convivientes.

Las clases serán de grupos entre 15 o 20 alumnos, y se podrán habilitar todos los espacios de los centros, aunque serán temas a tratar mañana con las comunidades para llegar a un arranque de un curso «seguro, bien organizado y que aporte tranquilidad».

Ha recordado que en la Fase 1 de la desescalada se pudo desinfectar los centros y abrir para tareas administrativas mientras que en la fase 2, en la que está ya la mitad del país, se han podido abrir las aulas.

La ministra ha reconocido que la reapertura está siendo estas semanas «dispar» pero porque las comunidades tienen la autonomía para elegir cómo hacerlo y que, en general, han vuelto alumnos de final de etapa, es decir, cuarto de ESO y segundo de Bachillerato.

Estos últimos para preparar la prueba de acceso a la Universidad (EBAU), sobre la que Celaá ha pedido a los estudiantes un «último esfuerzo» a la vez que les ha asegurad que tendrán más opción de preguntas a elegir y que se tendrá en cuenta que hay temas del tercer trimestre que no han podido estudiar.

En cuanto a la brecha digital que se ha detectado en el confinamiento, Celaá ha recalcado que se trata de una «brecha social» y ha adelantado que el próximo día 16 llevará al Consejo de Ministros un convenio con las comunidades para proveer a los alumnos sin recursos del material digital que necesiten para estar conectados con sus profesores y sus centros. 

Comentar ()