inclusivos Siempre cerca

Sociedad

Las residencias de Clece plantan cara al COVID-19 con la vacuna

"Me puse en contacto, me pidieron todos los datos y, en dos días, habíamos vacunado con la primera dosis; fue todo rapidísimo", afirma Eva Díaz, directora de la residencia Clece Vitam Altos Hornos

Residencia de ancianos de Clece.

Residencia de ancianos de Clece. CLECE

El 95,5% de los usuarios de las residencias gestionadas por Clece ha recibido ya la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19. La compañía cuenta con 65 centros en todo el territorio nacional, en los que actualmente residen 3.585 usuarios. Asimismo, el porcentaje de la plantilla de las residencias gestionadas por Clece que ha recibido la vacuna se sitúa ya en el 77,2%.

«Los ancianos estaban deseando» que llegasen estos fármacos, algo que se ha reflejado en el hecho de que hayan «ido todos a vacunarse y las familias hayan dado los consentimientos», afirma María Pol, directora de la Residencia Parque, en Soria. «Primero se informaron las enfermeras de cuáles podrían ser los grupos de más riesgo, pero al final les han dicho que podían vacunar a todos, por lo que se vacunó a todos a la vez», explica Pol.

Por su parte, Eva Díaz, directora de la residencia Clece Vitam Altos Hornos, destaca que en el País Vasco «no han distinguido si somos privadas o públicas» y comenta que su centro fue de los primeros en recibir el fármaco, el 30 de diciembre. «En el momento en el que sabemos que van a vacunar a las residencias, me pongo en contacto con el coordinador de la OSI (Organización Sanitaria Integrada) de la que dependemos para saber cómo se iba a gestionar», dice. «Me puse en contacto, me pidieron todos los datos y, en dos días, habíamos vacunado con la primera dosis. Fue todo rapidísimo».

«El 30 de diciembre vacunaron a residentes con la primera dosis y el miércoles 20 de enero administraron la segunda dosis a residentes y a trabajadores», asegura Díaz. La directora de esta residencia de Barakaldo detalla además cómo han gestionado la inmunización en los recién llegados al centro: «Hemos tenido ingresos de después de Navidad, del 11 de enero, y a estos ingresos se les ha puesto la primera dosis el día en el que nos vacunaron con la segunda dosis a los demás. A medida que vayamos teniendo ingresos o contrataciones nuevas, se irán haciendo coincidir con las dosis que se van poniendo. Por ejemplo, ayer inocularon a cuatro personas y, cuando les toque dentro de 21 días recibir la segunda dosis, si hay nuevos ingresos en ese intervalo de tiempo, vacunarían a estas cuatro personas con la segunda dosis y a los nuevos con la primera. Los centros no están cerrados, sino que siguen teniendo ingresos o nuevas contrataciones y lo que se trata es de tener a todos vacunados».

«Empezaron a inmunizar a los centros que no tenían casos de Covid-19», refleja María Pol, para después comentar que «en el caso de Soria, empezaron por lo público y luego enseguida nosotros». «Es una luz al final del túnel, un rayito de esperanza, como dicen los residentes», declara la directora de la Residencia Parque. En el caso de los residentes del centro del País Vasco, Díaz indica que «en cuanto les dijimos que iban a ser vacunados y que ellos iban a poder perder el miedo a contagiarse, todos estaban encantados». 

Clece ha implementado en sus residencias, 49 son de titularidad pública y 16 privadas, Clece Vitam, protocolos exhaustivos y medidas de prevención y contingencia para garantizar la salud y seguridad de trabajadores y usuarios. De hecho, cuentan con el Certificado de protocolos de actuación frente al Covid-19 de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).

Entre las medidas que contemplan los protocolos que sigue Clece, además de proveer de EPI a todo el personal, se encuentra la realización de pruebas PCR de forma mensual a todos los trabajadores, para las que han adquirido máquinas específicas de test PCR que proporcionan el resultado en sólo 20 minutos. Por el momento, las residencias gestionadas por Clece han realizado más de 200.000 test a trabajadores y usuarios. A su vez, se realizan pruebas rápidas previas a la entrada de las visitas externas a los residentes para prevenir que accedan al recinto personas contagiadas.

Para hacer más segura la convivencia en los centros, se han creado grupos reducidos o burbuja de ancianos y trabajadores, con el fin de evitar la rotación del personal y la concentración de personas en espacios limitados.

Los protocolos contemplan, además, un refuerzo en la limpieza e higienización de los centros. Para ello, Clece dispone de un sistema de limpieza hospitalaria para asegurar la desinfección preventiva. Dicho sistema emplea cañones de ozono y el robot Xenex, que utiliza tecnología de desinfección por luz ultravioleta capaz de eliminar el Covid-19 en un 99,99 por ciento en tan solo dos minutos.

Te puede interesar

Comentar ()