El sector audiovisual está que trina. La propuesta de Andrés Gil como candidato a la presidencia de RTVE por parte de PSOE y Podemos ha causado enfado e indignación entre los profesionales de televisión. Normal. Tanto clamar por la independencia del servicio público y en cuanto han tenido oportunidad de manejar la cúpula, tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias llevan días peleando por un candidato afín a sus intereses partidistas.

Tanto PSOE como Podemos se pusieron al frente de las reivindicaciones del ente público para acabar con su politización y una “manipulación informativa” que no dejaron de denunciar ambos partidos. Sus líderes, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, lucieron el lazo naranja que simbolizaba esa lucha cuando acudieron a programas de la televisión pública. La campaña de los ‘viernes negros’ protagonizada por los trabajadores del ente contribuyó a crear el clima de rechazo al PP que sirvió de caldo de cultivo para la moción de censura. Pero tras alcanzar el Gobierno, PSOE y Podemos no han renunciado a hacer un uso político del servicio público y han propuesto a un candidato de parte, no neutral, para dirigir la RTVE. Por eso los trabajadores se sienten utilizados.

Sin aguardar a que el Gobierno se manifestara, la noticia de la propuesta la ha confirmado esta mañana Pablo Iglesias. “Si algo ha quedado claro desde el principio de las negociaciones es que RTVE tiene que dejar de ser un aparato de propaganda al servicio del Gobierno”, ha afirmado en Espejo Público.

El presidente de RTVE tendrá que manejar un presupuesto de 1.165 millones de euros

El cargo de presidente de RTVE es un caramelo al que quieren acceder todos los partidos. Un cargo institucional y político que necesita a alguien que sepa de televisión y que posea conocimientos de gestión puesto que tendrá que manejar un presupuesto de 1.165 millones de euros. Con tanta lucha por el control del puesto, no parece que la situación de la Corporación vaya a cambiar. Los actos hablan más que las palabras. Una batalla política como la que se está viviendo sólo augura un giro a la izquierda de RTVE, nada de alcanzar la independencia y la objetividad deseada. Cierto es que al nuevo presidente habrá que darle los 100 días de rigor antes de valorar su gestión, pero esto es lo más parecido a un déjà vu.

Como era de esperar, la indignación del sector audiovisual ante el nuevo nombramiento se está trasladando a las redes sociales. Periodistas de la talla de Mamen Mendizábal, Maruja Torres, Anna Bosch, Antonio Maestre, Lucía Méndez, Antonio Pampliega o Carlos del Amor, por nombrar unos cuantos, han compartido sus trinos. No parece que la figura del Andrés Gil cuente con el apoyo de sus propios colegas.

“Saber de periodismo parlamentario no te cualifica para dirigir una empresa como RTVE. Sólo en TVE se manejan un número importante de diferentes actividades profesionales además del periodismo. Hay que gestionar la ficción, el entretenimiento y la cultura de cinco canales, por no hablar de la innovación. Esto lo tiene que manejar alguien que sepa. Lo mismo podría decirse de Radio Nacional y de la Corporación que desarrolla una actividad de soporte de negocio comercial, el área tecnológica. Esto no es serio. Los políticos no saben lo que tiene entre manos y deja en entredicho el concepto que tiene de televisión pública. ¿Te imaginas que la BBC la dirigiera alguien que sólo tiene conocimientos de periodismo y nada de televisión?”, se pregunta un miembro de la plataforma de trabajadores.

La indignación es la misma en los sindicatos de RTVE donde han saltado voces que sostiene que “volvemos a los mismo”. “Un día, cuando regrese el PP al Gobierno nos van a poner a Inda y nos lo vamos a tener que comer”, bromean indignados.

Cambiar de cantera mediática, desde de los medios de la derecha a los de la izquierda, no va a contribuir a la despolitización de RTVE”

Desde UGT RTVE han hecho público un comunicado en el que señala que este hecho “vuelve a poner de relieve los grandes problemas de base que están asfixiando el futuro de RTVE”. Desvelan que no tienen nada que objetar a la carrera y a la profesionalidad de Andrés Gil en el ámbito de la información escrita, pero coinciden con la plataforma de los trabajadores en recalcar que se vuelve a buscar profesionales en un medio privado y externo a RTVE con un marcado posicionamiento político.

“Cambiar de cantera mediática, desde las y los profesionales de los medios del ámbito de la derecha a los del ámbito de la izquierda, no va a contribuir a la despolitización de RTVE, tan necesaria para su futuro democrático y empresarial. La sociedad es amplia, plural, y esto no lo refleja, sino que más bien restringe la sociedad para la que RTVE trabaja al mundo de la política, y más concretamente del sector político gobernante”.

Nuevamente también se vuelve a buscar un perfil que no es el más adecuado para dirigir unos canales de radio y televisión como los que RTVE representa. “Si queremos una RTVE despolitizada ¿por qué no se busca entre los trabajadores y trabajadoras de RTVE con una amplia experiencia en radio y televisión que vienen luchando por la pluralidad y no por ningún sesgo en nuestra radiotelevisión pública? A la hora de buscar, parece que es norma obviar a las y los miles de profesionales de RTVE, y ya está bien, es el momento de construir una gran radiotelevisión pública de todas y todos, de cambiar el modelo y no de volver a cometer los mismos errores de siempre”, continúa el comunicado.

Concluye el comunicado recordando que ésta es una propuesta para un nombramiento exclusivamente durante un periodo de transición, en el que se debe producir un proceso de Concurso Público para la elección definitiva de presidente y Consejo de Administración. “Que se vuelva a buscar al candidato con los vicios de siempre nos lleva a preguntarnos si esta elección responde sólo a ese objetivo o, dicho de otro modo, si la nueva y provisional presidencia se va a limitar a gestionar RTVE o tiene intenciones que van más allá”.

Que se vuelva a buscar al candidato con los vicios de siempre nos lleva a preguntarnos por las intenciones del nombramiento”

Desde hace mucho tiempo, los trabajadores de la corporación están pidiendo a gritos una renovación y lo manifiestan en lo que han bautizado como viernes negros. Justo hoy se cumple el décimo desde que se iniciaron las protestas. Se trata de una campaña promovida por el colectivo de Mujeres trabajadoras de RTVE, que a través del hashtag #AsíSeManipula denuncia en las redes sociales los múltiples casos en los que se censura y tergiversa la información ofrecida a los espectadores. Para reflejar su malestar, cada viernes se visten de negro no solo en los platós sino también en las redacciones. Durante todos estos viernes negros, los trabajadores de RTVE han recibido el apoyo de otros compañeros de profesión y de profesionales de otros sectores.

Curiosamente, antes de la moción de censura, también contaron con el apoyo de políticos como Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera que también aprovecharon sus cuentas de Twitter para apoyar las reivindicaciones de los trabajadores de la Corporación pública.

Nueva cúpula

La elección de la nueva cúpula de RTVE es el resultado de un complejo entramado legal. Para empezar, ya está en marcha un concurso público para la elección del nuevo consejo, pero con dificultades para arrancar. PP y Ciudadanos pactaron el control del Comité de Expertos y se garantizaron siete de los 13 puestos ante la protesta de PSOE y Podemos que se quedaban con tres y dos representantes respectivamente, a los que habría que sumar el de libre disposición. El Comité de Expertos es una especie de sanedrín encargado de decidir quién está cualificado para ser elegido presidente de RTVE y el que se supone decidirá cómo se forma el nuevo Consejo de Administración. Para evitar este bloqueo, la semana pasada el Gobierno aprobó un Real Decreto para la elección de una dirección provisional. El PP rechaza ese decreto y ha anunciado que lo recurrirá ante el Tribunal Constitucional.

La mayor dificultad para el PSOE es que debe conseguir una mayoría absoluta para convalidar ese decreto y la votación de convalidación será posterior a la elección de la presidencia, lo que puede provocar un conflicto legal.

El Congreso ha convocado un pleno el lunes a las 16 horas para nombrar a los miembros del nuevo consejo de administración

El Congreso ha convocado un pleno el lunes a las 16 horas para nombrar a los miembros del nuevo consejo de administración de la RTVE del que saldrá su presidente. Si no hay consenso en una primera sesión, está previsto que las votaciones se repitan cada 48 horas, miércoles y sábado, para dar cumplimiento al decreto ley del Gobierno que estipula la renovación urgente y transitoria del consejo de administración y el presidente de RTVE antes del 8 de julio.

Hasta las 12 horas del lunes, los partidos podrán presentar sus candidaturas para renovar la dirección del ente público. Precisamente PSOE y Podemos lideraron un acuerdo parlamentario al que luego se sumó Ciudadanos con el objetivo de acabar con una politización del servicio público de la que acusaban al Gobierno del PP.