Sevillanos, vacunándose el pasado jueves en un pabellón de deportes.

Sevillanos, vacunándose el pasado jueves en un pabellón de deportes de la Hispalense ubicado en el barrio de Los Bermejales. EP

Vida Sana

Andalucía, del "culillo" a liderar las cifras de vacunación frente al coronavirus

La comunidad ha administrado el 90,4 % de las dosis proporcionadas por Sanidad, casi 7,5 puntos por encima de la media nacional / Los 483.502 andaluces mayores de 80 años habrán recibido la primera dosis el 10 de abril si no hay contratiempos

En el calendario de las autoridades sanitarias andaluzas hay una fecha subrayada en rojo: el 10 de abril. Si no surgen nuevos contratiempos, los 483.502 residentes en esta comunidad que tienen 80 años o más y no son reacios a vacunarse habrán recibido ya la primera dosis contra el coronavirus y un porcentaje mayoritario tendrá ya la pauta completa. Inmunizados los residentes en centros de mayores, el personal sanitario y los trabajadores de servicios esenciales, el plan habrá cubierto otro objetivo estratégico después de Semana Santa con el grupo de edad más vulnerable.

Con datos referidos hasta este jueves (incluido), Andalucía ha administrado 1.330.236 dosis contra la covid-19, cifra que representa el 18,82 % de todas las inyectadas en España desde que el pasado 27 de diciembre comenzó la campaña (7.067.371). No hay ninguna comunidad autónoma que haya puesto más pinchazos -la siguiente es Cataluña, con 1.095.847- ni que haya consumido un porcentaje mayor de los viales recibidos del Ministerio de Sanidad: el 90,4 %, casi siete puntos y medio por encima de la media nacional (83,1 %).

De esta forma, Andalucía ha pasado en unas semanas de ser noticia por la expresión utilizada por el consejero de Salud y Familias en el Parlamento autonómico para referirse al desperdicio que se estaba produciendo en los viales por no disponerse entonces de las jeringuillas más apropiadas -«Podíamos sacar cinco dosis y quedaba un culillo, que se podía aprovechar para esa sexta dosis, pero estamos hablando de un 20 %», dijo Jesús Aguirre- a liderar las cifras de vacunación en España. En términos relativos, sólo la ciudad autónoma de Ceuta (93,5 %) ha aplicado más dosis de las suministradas por el ministerio que Andalucía.

Pese a la amplitud del territorio, el volumen de población (casi 8,5 millones de habitantes, como Suiza), la dispersión geográfica y la variabilidad asistencial, Andalucía es con diferencia la región más avanzada en el proceso de vacunación, en el que participan actualmente unos 850 profesionales de enfermería en los 519 puntos (de ellos 101 móviles para facilitar la inmunización a grandes dependientes y residentes en zonas rurales) repartidos por toda la comunidad.

El plan progresa en España a menor velocidad de lo esperado como consecuencia de los incumplimientos en los volúmenes de entrega comprometidos por la industria farmacéutica y por el parón provocado tras la aparición de casos de trombosis venosa cerebral en personas que se habían inmunizado con el antídoto de Astrazeneca. Esta vacuna ha empezado nuevamente a suministrarse este miércoles, después de que el comité científico de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) no haya encontrado relación relación causa-efecto.

La enfermería andaluza ha administrado ya más de 1,33 millones de dosis, casi el 20 % de las inyectadas en España

A principios del pasado mes de noviembre, casi dos meses antes de que Araceli Hidalgo se convirtiera en la primera persona que recibía la vacuna contra el coronavirus en España, se constituyó un grupo de trabajo en Andalucía formado por 25 profesionales de los servicios centrales de la Consejería de Salud y del Servicio Andaluz de Salud (SAS) que empezó a mantener intensas reuniones de trabajo cada semana y del que salió el plan estratégico de vacunación. Se trataba de reforzar la coordinación interna para que todos los engranajes de la cadena estuvieran perfectamente engrasados cuando la maquinaria se pusiera en marcha.

«Sabíamos las dificultades que nos íbamos a encontrar, por eso creo que las claves fundamentales han sido coordinación y anticipación», comenta a este diario echando la vista atrás el médico David Moreno. Nombrado director del Plan Estratégico de Vacunaciones de Andalucía en mayo de 2019, este pediatra de 48 años venía compaginando esa responsabilidad con su labor en el Hospital Materno-Infantil de Málaga hasta que desde hace unos unos meses se dedica «en cuerpo y alma» a la campaña contra el coronavirus.

También se trabajó con antelación en la coordinación externa, organizando seminarios semanales de tres horas para compartir con todos los profesionales de enfermería el conocimiento acerca de la inmunización ante la covid-19: cómo se conservan los viales, cómo se administra, las actualizaciones que realiza el Ministerio de Sanidad con la información adicional que se va conociendo, las nuevas vacunas que se han ido incorporando una vez validadas por la EMA… «Se trataba de que todos supiéramos todo. Eso era clave, no sólo porque aumenta la calidad de la vacunación en sí, sino también por la motivación. Que toda la enfermería se sintiera arropada y viera que vamos todos de la mano es fundamental, mucho más con el desgaste que traemos. Sin duda, uno de los elementos más importantes en el éxito de esta campaña es la dedicación y profesionalidad de la enfermería, que lo está dando todo», destaca Moreno. Con una media de entre 600 y 700 personas conectadas en cada sesión, éstas se siguen celebrando cada semana.

Una enfermera, administrando la vacuna de Moderna contra el coronavirus el pasado lunes a un hombre en Sevilla.

El tercer eje debía pivotar en torno al resto de profesionales sanitarios y los ciudadanos, para lo que decidieron crear un espacio propio dentro de la web del Plan Estratégico de Vacunaciones (www.andavac.es) a fin de que se pueda consultar toda la información actualizada sobre la campaña de la covid-19. Entre las actividades formativas destaca un curso virtual y gratuito -con el soporte de la Escuela Andaluza de Salud Pública y realizado ya por unas 15.000 personas- dirigido a todo el personal sanitario tanto del sistema público como de la iniciativa privada para enriquecer su formación y aclarar dudas, de modo que éstos puedan posteriormente resolver las que le planteen sus pacientes.

Durante los 88 primeros días del plan de vacunación, Andalucía ha administrado 1.330.236 dosis (el 90,4 % de las recibidas), a una media diaria de 15.116. Ello ha permitido que 489.979 tengan ya la pauta completa, básicamente los residentes en centros de mayores, el personal sanitario y sociosanitario y 220.611 de los 483.502 octogenarios (el 45,62 %). Los números habrían sido ligeramente mejores de no haberse suspendido durante una semana la administración de la vacuna de Astrazeneca, de la que existían 152.000 dosis en los almacenes del SAS cuando Sanidad adoptó dicha decisión a la espera del pronunciamiento de la Agencia Europea del Medicamento.

«Salto cualitativo» en abril

David Moreno confía en que durante el mes de abril se dé un «salto cualitativo» y se pueda incrementar la velocidad de inmunización. El pediatra malagueño basa su optimismo en el anuncio realizado por Pfizer, que va a doblar el número de dosis -de 90.000 a 184.000 a la semana- desde principios de mes. Más del 75 % de las dosis administradas hasta ahora en Andalucía son de la marca Comirnaty, la vacuna desarrollada por la farmacéutica estadounidense junto con BioNTech y que fue la primera en recibir el plácet de las autoridades sanitarias europeas.

La otra esperanza la representa Janssen, compañía de Johnson & Johnson a la que ya se ha otorgado la autorización de comercialización condicional. De cumplirse el calendario que maneja el Ministerio de Sanidad, las primeras 50.000 dosis aproximadamente llegarían en la segunda quincena de abril, estando previsto que vaya aumentando el suministro progresivamente tanto en mayo como en junio. A diferencia de las otras tres (Pfizer, Moderna y Astrazeneca), la de esta firma farmacéutica se administra en una única dosis.

Menos esperanzadoras son las noticias que ofrece Astrazeneca, que ya ha avisado de que reducirá temporalmente el suministro mientras es vigilada de cerca por la Comisión Europea por su falta de transparencia y los incumplimientos de las entregadas pactadas. Bruselas ha dado un paso más esta semana y ha aprobado un reglamento que le permita controlar y vetar las exportaciones de vacunas que la farmacéutica produzca en el continente en un intento de «preservar las cadenas de suministro».

El coordinador del plan de vacunación en Andalucía, «cauto» sobre el objetivo de lograr el 70% en verano: «Tiene que salir todo perfecto»

Respecto al pronóstico del Gobierno de Pedro Sánchez, que sigue viendo posible que el 70 % de la población española esté inmunizada este verano, el responsable del plan de vacunación en Andalucía se muestra «pesimista» por los incumplimientos que se han sucedido durante los tres primeros meses. «Para que ese cálculo se cumpla, tiene que salir todo perfecto: que Astrazeneca recupere el suministro ahora en entredicho, que Janssen cumpla con las dosis que dice que va a enviar, que no haya parones como el que hemos tenido ahora y que se incorporen nuevas vacunas. Si no es así no podremos conseguirlo», sostiene David Moreno. Éste confía en que las que están desarrollando Novavax y Curevac puedan empezar a distribuirse entre junio y julio, lo que abriría el campo y permitiría intensificar el ritmo.

Andalucía fue una de las comunidades que apoyó desde el principio que la vacuna de Astrazeneca se administrara a grupos de edad de hasta 65 años, en vez de que el tope estuviera en los 55 años. Es lo que se está haciendo desde el miércoles, cuando se ha reanudado la actividad tras la suspensión. Ahora tratan de impulsar que, en las de Pfizer y Moderna (con las que se está inmunizando a las personas de más edad), se eleve a dos meses el tiempo que transcurra entre la recepción de la primera y la segunda dosis.

«De lo que se trataría es de poner más primeras dosis. Con dos, el pico de anticuerpos y la duración es mayor, pero con una se consigue una cantidad de anticuerpos suficiente para defenderte bien contra la covid-19 durante dos meses», defiende el facultativo, que espera que España siga los pasos de otros países en los que ya se sigue esta pauta. Ello permitiría avanzar más rápido y que en mayo se pudiera empezar ya a vacunar a los andaluces de más de 60 años.

Moreno reconoce que tras la suspensión de la vacunación de Astrazeneca han notado «más rechazo» a recibirla por parte de trabajadores de servicios esenciales, si bien aquél es «menor» del que pensaban que podría registrarse. Él entiende que algunas personas puedan tener dudas a raíz de las noticias que han ido surgiendo -si bien no se ha establecido relación causa-efecto entre la vacuna y los episodios trombóticos cerebrales- y se lo piensen, al tiempo que se muestra convencido de que esas reticencias se irán atenuando con el paso de los días. Con todo, él asegura que habrá una «repesca» para las personas que lo rechacen ahora y cambien de opinión en las próximas semanas.

Comentar ()