La segunda semana del Estado de Alarma empieza con un incremento de los contagios por coronavirus de un 14%, son ya 33.089 los infectados en España y 2.182 los fallecidos, 462 sólo en las últimas 24 horas. Sin embargo, ese porcentaje es menor al registrado días atrás por lo que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha hablado hoy tras la reunión del Comité Técnico de Seguimiento del Coronavirus, de «pequeñas reducciones que dan cierta esperanza».

También se ha referido Simón, de forma indirecta, al conflicto surgido este fin de semana entre el Ministerio de Sanidad y la región de Murcia. Ésta decretó el cierre de todos los servicios no esenciales, pero fue pronto desacreditada por el Gobierno. Hoy Simón ha incidido en que España «no es China» y no puede «aislarse del resto del mundo».

«Tenemos que seguir manteniendo una actividad económica mínima que garantice la subsistencia de la población a unos niveles dignos», ha dicho el portavoz de Sanidad, que cree que aquí hay que «plantear las cosas de otra manera. Garantizar que las medidas que se han tomado, que son muy estrictas, se cumplan».

Simón ha añadido que las medidas se están cumpliendo «bien» y que el momento «no muy tarde» en que las medidas se empiecen a desescalar «será clave» porque «relajarlas antes de tiempo o demasiado puede provocar segundas olas».

Los test rápidos, desde el pasado sábado

Sobre los esperados test rápidos de detección del coronavirus, Simón ha asegurado que «llegaron el sábado por la noche» y que ya han empezado a ser distribuidos por las comunidades autónomas con más sobrecarga.

Simón ha explicado que los test tienen por objetivo por un lado solucionar el problema de sobrecarga hospitalaria a través del diagnóstico precoz, además de los de las residencias de ancianos. A partir de ahí, ha señalado, hay que hacerlos llegar a los centros de atención primaria par poder establecer una mejor imagen de la epidemia.