Salud

La Sanidad privada asegura que tiene 2.200 camas de UCI libres y que algunas regiones no las usan

Camas hospitalarias. EP

La patronal de los centros sanitarios privados, ASPE, ha comunicado de que dispone de unas 2.200 camas libres en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para atender a pacientes de coronavirus. Son camas repartidas por el territorio nacional «exceptuando las regiones con mayor colapso como Madrid, Cataluña y La Rioja».

Sin embargo, la patronal denuncia que regiones como Canarias y Valencia «tienen la capacidad total de las infraestructuras sanitarias privadas a disposición de la crisis, tras la desprogramación de la actividad ordinaria por indicación de la administración sanitaria, no se haga uso o solo testimonial de sus equipamientos y recursos humanos». Denuncian, además, que en Galicia «parecen haber dado órdenes expresas recientes de que los pacientes vayan a hospitales de campaña y no a centros sanitarios privados».

Además, ASPE asegura que ha registrado 12.500 positivos por COVID-19 y que tiene hospitalizados actualmente a 5.200 pacientes, de los que 610 están en cuidados intensivos. Este dato se incluye dentro de los 5.876 pacientes que han pasado por las UCIS, según el último dato ofrecido ayer por el Ministerio de Sanidad, que no ofrece sin embargo el dato actualizado de uso de UCIS.

ASPE asegura que están «activados» el 100% de los hospitales privados, 460, bajo las órdenes de las comunidades autónomas, tras la intervención estatal puesta en marcha por el Estado de Alarma. Según la patronal, componen una plantilla de 93.000 profesionales, entre sanitarios y sociosanitarios. Entre todos esos hospitales reúnen 52.000 camas de hospitalización y 2.800 de UCI, entre las que se cuentan las habituales más las que se han ampliado en regiones como más contagios, explican en el comunicado.

Carlos Rus, presidente de la patronal, hace un llamamiento en dicho comunicado a todas las regiones: «Que empleen a fondo toda nuestra capacidad instalada allí donde sea necesario, en lugar de levantar hospitales de campaña, porque estamos completamente convencidos de la capacidad de trabajo conjunto de una sanidad única y porque el mejor aprovechamiento de nuestra dotación irá en beneficio de los afectados por el Covid-19”.

ASPE denuncia, además, que le llama la atención «que algunas comunidades autónomas hayan decidido levantar infraestructuras provisionales de contingencia para atender la presión de ingresos de los afectados por el coronavirus, cuando disponen y no emplean de los recursos de la sanidad privada».

En aquellas regiones donde hay menor estrés asistencial y la pública puede cubrir las necesidades de afectados por el contagio, ASPE aboga por derivar a la sanidad privada todo el resto de las afecciones o patologías que en este momento estén en curso con internamiento hospitalario o en urgencias, de forma que se liberen las infraestructuras de la sanidad pública para hacer frente a la crisis y se minimice el riesgo de contagio de otros pacientes. Esta es la estrategia desarrollada por sanidad pública en Castilla-La Mancha.

Comentar ()