Un técnico toma muestras de aguas residuales.

Un técnico toma muestras de aguas residuales dentro del programa VIGÍA de la Comunidad de Madrid. Foto: D.Sinova

Salud

Así usa Madrid las aguas residuales para confinar o abrir las zonas básicas de salud

¿Qué es lo primero que hace el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 madrileño, Antonio Zapatero, cuando llega a su despacho? Mira el resultado del análisis de las muestras tomadas en las aguas residuales de toda la Comunidad de Madrid. El virus entra en el cuerpo por el aparato respiratorio pero se elimina por las heces porque nos tragamos nuestras secreciones respiratorias, esto es, los mocos. Las heces terminan en las aguas residuales y es ahí, en las aguas sucias de nuestras casas y localidades, donde se encuentra la información más valiosa de Madrid para controlar la pandemia. Son datos que afectan directamente a nuestras vidas, a nuestra movilidad y hasta a cuándo podemos ir a ver a nuestra madre. 

A nivel nacional ya existe un sistema de alerta temprana que avisa de la presencia en las aguas de restos genéticos del coronavirus. Pero Madrid está yendo más lejos y ha creado su propio sistema de alerta y vigilancia de aguas residuales que Antonio Zapatero consulta de manera obsesiva, como ha confesado a El Independiente

“Este sistema de análisis de aguas residuales está en marcha desde julio, hablamos con la consejería de Medio Ambiente y con el Canal de Isabel II se puso en marcha”, explica el Viceconsejero. “Se testan 289 pozos a la semana que, desde el punto de vista geográfico, coinciden bastante con las zonas básicas de salud. Se hacen los test siempre a la misma hora del día, a la misma profundidad y en el mismo lugar, para que no haya interferencias”, explica Zapatero. Para que nada altere los datos se tienen en cuenta aspectos como la lluvia que ha caído, el sol o incluso las nevadas como la de Filomena. 

El sistema se llama VIGÍA y “construye una información que nos dice la tendencia de la presencia de coronavirus y, como hemos visto estos meses, hay una correlación muy buena entre la evolución de las aguas residuales y el número de ingresos que tenemos en los hospitales». «Muestra una tendencia que se adelanta en las aguas uno o dos días sobre los datos de los centros”, asegura Zapatero. 

El Gobierno regional ha destinado ya más de tres millones al sistema VIGÍA y empleará otros 900.000 euros en este laboratorio de genómica, que contará con cinco centrífugas, dos cabinas PCR, una cabina de seguridad biológica, tres termocicladores, dos robots purificadores, un equipo de enfriamiento de muestras, una centrífuga de tubos y una lámpara doble de luz UV, entre otros dispositivos.

Aguas que dicen cómo va tu barrio

“Yo, viendo cómo van las aguas, puedo ir siguiendo cómo van a ir los ingresos. Al principio lo veíamos con incertidumbre, porque esto es una cosa nueva, pero cinco meses después te digo que nos lo clava. Todos los días cuando llego al despacho, soy un obseso de las aguas, me pongo a ver cómo van. Y además, me permite ver por zonas básicas de salud en las que tengo dudas, desde el punto de vista de la epidemiología. Veo cómo se comportan las aguas y veo que están bajando. De esta manera me puedo encontrar con zonas en las que, desde el punto de vista epidemiológico tengo casos, pero las aguas me dicen que van para abajo: y cuando las aguas me dicen que eso va para abajo en ciertos pozos, como por ejemplo Aranjuez, a los pocos días empiezan a bajar”, asegura el máximo responsable de la estrategia contra el Covid de Madrid.

Para Zapatero este sistema es una herramienta fundamental para ver la evolución de la pandemia: “Esto es como hacer miles de PCR a la ciudadanía de Madrid”. Durante la tercera ola los datos de las aguas han ido adelantando la evolución de la pandemia. “En enero lo ha clavado y cuando empiezan a bajar las aguas, el número de ingresos lo clava. Llevamos varias semanas bajando y los ingresos lo clavan”, afirma el viceconsejero. 

El máximo responsable de la lucha contra el Covid de Madrid y cerebro de las decisiones clave, ha seguido muy de cerca la evolución de los datos de los pozos de aguas residuales. De tal manera que, cuando veía que un pozo subía la presencia de coronavirus, consultaba la situación del hospital de referencia y los pozos próximos.

Vigia sistema de vigilancia de aguas fecales
Paloma Martín, VIGIA sistema de vigilancia de aguas fecales en Madrid

VIGÍA de nuevas variantes

“El sistema VIGÍA ayuda a la toma de decisiones al anticipar información fiable a las autoridades sanitarias madrileñas, gracias al cual detectamos la llegada de la segunda ola y volvió a ocurrir lo mismo con la tercera”, destacó la titular de Medio Ambiente de la Comunidad, Paloma Martín, en su visita a los laboratorios. Allí el equipo de personas destinado a la planificación y desarrollo de estos estudios es de 20 personas. A partir de marzo, fecha en la que estará a pleno rendimiento, el laboratorio de genómica aumentará su capacidad de análisis semanales de 40 a 100.

En las últimas semanas, además se ha incorporado la necesidad de investigar las distintas mutaciones de COVID-19, es decir, las variantes británica, sudafricana o la brasileña. Zapatero no ha detallado mucha información sobre este punto porque se está implementando. En ese sentido, los técnicos de Canal se encuentran en contacto con laboratorios y expertos para ver qué metodologías podrían superar las barreras existentes a día de hoy para localizar y cuantificar estas variantes.

Puedes consultar aquí el mapa sobre la presencia de coronavirus en las aguas residuales de Madrid.

Te puede interesar

Comentar ()