Directivos | Economía | Empresas

Botín anuncia que Álvarez seguirá como CEO de “forma indefinida” tras el fiasco de Orcel

La presidenta de Santander defiende que suspender el fichaje de Orcel fue la decisión "correcta" y que el proceso siguió los criterios de buen gobierno corporativo

logo
Botín anuncia que Álvarez seguirá como CEO de “forma indefinida” tras el fiasco de Orcel
Ana Botín, presidenta de Santander.

Ana Botín, presidenta de Santander. EP

Resumen:

Ana Botín, presidenta de Santander, ha eludido dar detalles sobre el proceso de negociación del frustrado fichaje del que iba a ser el nuevo consejero delegado. Andrea Orcel, aunque ha defendido que las decisiones se tomaron de acuerdo a criterios de buen gobierno corporativo. Paralelamente, ha confirmado su intención de mantener a José Antonio Álvarez en el cargo. “José Antonio va a seguir de manera indefinida. Tenemos un futuro por delante y lo vemos con optimismo. También estamos intentando que Rodrigo Echenique -cuya presidencia en España termina en dos meses- se quede más allá de marzo, pero parece que no lo hemos conseguido”, ha señalado durante la presentación de resultados de 2018.

La ejecutiva ha asegurado que “el consejo tomó una decisión de acuerdo a un proceso intenso basado en criterios de gobierno corporativo”. Y ha añadido: “Teníamos razones para hacer la oferta y razones para anunciarlo antes por cuestiones de normativa”.

Dar marcha atrás en la contratación de Orcel fue “la decisión correcta aunque no fue fácil”. La directiva ha explicado que cuando vieron la cifra final -que no estaba cerrada-, a la que tenía que hacer frente, consideraron que dados los valores y responsabilidad con sus empleados, accionistas y la sociedad, no se podía seguir adelante con la contratación.

Pese al fiasco de Orcel, Botín ha asegurado que la relación con UBS es buena y que seguirán trabajando con el banco de inversión que les dé el mejor servicio. En contra a las palabras de Botín, altos ejecutivos de la división de banca de inversión de ambos grupos reconocen que las relaciones se han roto por el conflicto en torno al pago del bonús que frustró la incorporación de directivo italiano.

Botín cuestiona los presupuestos de Sánchez y pide una política fiscal ortodoxa que permita un crecimiento sostenible

En el marco de la presentación de resultados de 2018, ejercicio en el que el banco ganó 7.810 millones de euros, un 18% más que en el año anterior, Botín también ha cuestionado el plan presupuestario de Pedro Sánchez. “Necesitamos una política fiscal ortodoxa. Es fundamental para el país porque influye en la prima de riesgo y ello influye en los costes del sector para financiarse, lo que se traslada al crédito. Es Fundamental una política fiscal que permita a la economía crecer de manera sostenible”, ha demandado.

En opinión de la directiva, “hay que pagar impuestos allá donde se genera el beneficio. Hay empresas que no lo hacen, pero nosotros sí”. Además, “no tiene sentido pagar dos veces. Y no tiene sentido pagar impuestos sobre pérdidas”, ha apostillado.

La número uno de Santander ha vuelto a manifestar éxito de la adquisición de Popular, “tras la intervención de Europa”. “El rescate hubiera costado 3.000 euros a cada familia. Ha sido una operación de enorme responsabilidad para España y para el sector financiero. La alternativa hubiera causado mucho daño al contribuyente”, ha indicado.

BBVA, “un gran banco al que respetamos”

Sobre el escándalo que afecta a BBVA por las supuestas escuchas ilegales, la directiva se ha limitado a decir que “el banco no está afectado por la investigación” y que hay “un proceso judicial, por lo que habrá que esperar al resultado”. Ha puntualizado que “BBVA es un gran banco y un gran competidor al que respetamos mucho”.

La directiva ha desvelado que su objetivo a medio plazo es lograr una retabilidad sobre activos tangibles (ROTE) de entre el 13% y 15%, y una ratio de capital de entre el 11% y 12%, que nos dará más flexibilidad en cuestiones como la cobertura en el tipo de cambio.