La confederación española de la pequeña y mediana empresa (Cepyme) ha advertido de que el mantenimiento del tejido empresarial tras el coronavirus dependerá de la liquidez de las empresas y ha estimado que las compañías españolas necesitan financiación adicional por valor de 200.000 millones de euros en el corto plazo.

Para el presidente de la patronal, los 200.000 millones es una cantidad «a tener en cuenta», ya que la línea de avales puesta en marcha por el Gobierno es tan solo la mitad. «Es muchísimo dinero, pero la mitad de lo que nos puede hacer falta», ha añadido. Cepyme cree que aunque por sectores difiere notablemente la necesidad de liquidez adicional, en términos generales las empresas deberán enfrentarse a esta crisis con medidas radicales de gestión de caja que complementen sus planes de financiación.

Diferencias con Europa

Esto dice que se debe, en parte, a que el paquete de financiación puesto en marcha por el Estado es «muy inferior» a los aprobados en otros países del entorno español. De hecho, ha remarcado que el paquete de avales de 100.000 millones de euros aprobado en España no cubriría las necesidades de financiación que las empresas española tenían antes del coronavirus, mientras que «en otros países, como Alemania, los paquetes de financiación aprobados por el Estado casi cuadriplicarían la necesidad de financiación anterior a la crisis».

Para la patronal de la pequeña y mediana empresa, es imprescindible, en este momento, aprobar una serie de medidas de forma urgente para acompañar a las pymes.

Desde su punto de vista, urge la extensión de la vigencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para que las empresas no tengan que asumir la reincorporación de los casi 4 millones de trabajadores afectados con un nivel de actividad casi nulo.

Nuevas medidas

Respecto a la liquidez, ve necesario disponer de nuevas medidas como ampliar los aplazamientos tributarios por encima de los 30.000 euros para pymes o como aumentar el límite de facturación dispuesto hasta ahora o poner en marcha un plan de pago a proveedores.

Por otro lado, considera oportuno agilizar las devoluciones del IVA o, a nivel local, adecuar impuestos y tasas a la nueva situación. Sobre la financiación a través del ICO, apuesta por disponer de créditos automatizados de unos 50.000 euros para pymes en dificultades.

Pero también ve indispensable planificar la vuelta a la actividad con medidas de seguridad sanitaria, como test a los trabajadores y garantizando el abastecimiento de equipos de protección individual.