España | País Vasco

Ortuzar: "Parecían el 'Dúo Dinámico'. No hay una nueva era en los presupuestos"

El presidente del PNV muestra su malestar por el impuesto al diésel pero aleja un voto crítico ante las cuentas, "no me entra en la cabeza que el Estado español no tenga presupuestos".

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha cuestionado hoy la presentación del anteproyecto de presupuestos hecho por el presidente Pedro Sánchez y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. También ha puesto en duda la grandilocuencia con la que anunciaron el proyecto de cuentas para 2021 «como si hubiera un cambio de era»: «Ahí salieron como el ‘Duo Dinámico’, como si empezara una nueva era. Entiendo que necesiten teatralizar un poco y den la sensación de que hemos dado un ‘giro Copernicano’. La realidad es que los presupuestos están consolidados y no hay grandes capacidades nuevas o vaivenes».

El dirigente nacionalista ha reiterado el malestar en su partido con el Gobierno por la inclusión en el anteproyecto presupuestario de una subida impositiva al diésel. Ha señalado que fue ésta precisamente una de las cuestiones a las que el Ejecutivo se había comprometido con ellos para no incluirla en las cuentas. Ortuzar ha apuntado que esta medida impositiva «no es progresista, no creo que los que echen diésel sean los más pudientes precisamente». Ha reconocido que no haber cumplido la palabra comprometida días atrás «ha minado la confianza en este Gobierno».

Pese a ello, el dirigente del PNV no ha ido más allá y lejos de asegurar que esto pueda poner en peligro su apoyo a las cuentas se ha limitado a señalar que sí será parte de una enmienda parcial para volver a encauzar la cuestión. «Quieren poner los bueyes antes que el carro. Si el diésel se considera contaminante habrá que adoptar medidas para el periodo de transición primero y después ya veremos qué se hace. Esto puede poner en peligro la venta de vehículos y con ellos miles de puestos de trabajo».

«Un circo cada 15 días»

Se ha felicitado de que al menos el Ejecutivo sí les ha hecho caso en reconducir su idea de elevar el IVA al 21% en ámbitos como la sanidad y la educación concertada, «que en Euskadi representa el 50% del sistema educativo».

Cree que no habrá problemas para la aprobación de las cuentas tras el proceso de enmiendas: «No me entra en la cabeza que el Estado español no vaya a tener presupuestos, otras cosa distinta es que habrá que negociarlos«. En declaraciones a Radio Popular-Herri Irratia se ha limitado a apuntar que la única «tensioncilla» que deberá resolver Pedro Sánchez es si sumar en la ecuación de apoyos a Ciudadanos o limitarse a las formaciones que le invistieron.

Respecto a la pretensión del Ejecutivo de solicitar la aprobación del Estado de Alarma por un periodo de seis meses, Ortuzar no se ha mostrado especialmente crítico. Ha asegurado que ha permanecido «colgado del teléfono» este fin de semana hablando con las más altas instancias del Gobierno de esta y otras cuestiones. Ha defendido que no se puede estar «cada 15 días montando un circo» para asegurar la prórroga del Estado de Alarma: «Lo de los seis meses sólo es algo indicativo. Se puede acordar que se incluya un compromiso para comparecer cada 15 días el ministro el el presidente, quien sea. No podemos entrar en discusiones bizantinas». El dirigente nacionalista ha defendido que el Estado de Alarma que se plantea ya no es de ‘mando único’ sino «más acorde al pluralismo» al descargar su peso en las Comunidades Autónomas.

‘Militronchos’

Ortuzar sí ha abogado por la necesidad de promover ya una reforma de las leyes sanitarias para no tener que recurrir a formulas de excepcionalidad como el Estado de Alarma o el ‘toque de queda’, «que te llevan a pensar en los ‘militronchos'»: «No sé cuánto tiempo llevará negociar una reforma de la ley de Salud Pública pero hay que hacerlo. Es cierto que mucho esfuerzo a ello no le han dedicado».

Ante el incremento de los acercamientos a prisiones próximas a Euskadi de presos de ETA -el Gobierno ha aprobado ya 85 acercamientos-, Ortuzar ha dicho «no saber» si responde a un intento por buscar el apoyo presupuestario de la izquierda abertzale. Ha recordado que en cualquier caso se trata de una decisión ajustada a la legalidad y que «después de lo pasado en este país nos acerca a afinazar la convivencia»: «Entiendo que haya víctimas a las que les revuelva y protesten pero al final hay que mirar el bien global de la sociedad y ésta es una medida proporcionada».

Comentar ()