España

Madrid acusa a Moncloa de guiarse por "criterios políticos" en la declaración de zona catastrófica de la capital

Los daños causados por el temporal recrudecen la batalla política entre Ayuso y Sánchez | El Gobierno se prepara para un "memorial de agravios" de la líder regional si finalmente no atienden la petición de declarar Madrid como zona de emergencia

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EUROPA PRESS

«Hay que seguir insistiendo en la declaración de zona catastrófica. No es un capricho». La guerra entre Moncloa y la Comunidad de Madrid suma un nuevo capítulo, aunque esta vez se ha unido a ella el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, más ajeno a este tipo de confrontaciones con el Gobierno que su compañera de filas, Isabel Díaz Ayuso. La líder regional insistía este lunes en diferentes entrevistas en que todos los ayuntamientos de la región contarían con su más firme respaldo para solicitar a Moncloa la declaración de zona catastrófica para Madrid ante los destrozos provocados por el fuerte temporal de nieve y frío que ha aislado a la región durante días.

La puerta está abierta e intenciones no faltan. La petición, de hecho, la hizo primero Martínez-Almeida el pasado domingo por un temporal que, aseguran, «ha desbordado todas las previsiones» cuando aún queda por conocer los estragos materiales que puede causar la ‘tormenta perfecta’, ya que en los próximos días se esperan mínimas de hasta 10 grados bajo cero. El alcalde ha insistido en la cuestión este lunes y ha adelantado que el Ayuntamiento de Madrid peleará para que, al menos, el Gobierno «estudie» la solicitud. Pero la petición del alcalde de Madrid se topó casi inmediatamente con una negativa frontal por parte de Moncloa que, aunque ha sido suavizada este lunes por el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, la declaración de zona catastrófica para Madrid sigue sin entrar en la lista de prioridades del Ejecutivo central.

La tregua entre administraciones que pareció primar este fin de semana fue efímera. Por contra, la batalla campal abierta entre Madrid y el Gobierno se recrudece por momentos. En privado, fuentes del ejecutivo madrileño acusan a Moncloa directamente de operar, también en el marco de la emergencia meteorológica, en base a «criterios políticos» y «partidistas», marginando el «criterio técnico» que debe primar en estas situaciones al denegar, de entrada, la declaración de zona catastrófica de Madrid sin que las administraciones locales la hayan solicitado aún. «Lo de siempre. El Gobierno ha dejado solos a los madrileños. Grande Marlaska descartó declarar a Madrid zona catastrófica sin tan siquiera tener esos informes ni leerlos. Fue un descarte político, no técnico», insisten estas fuentes, al tiempo que exigen a Moncloa que aparque el «argumentario socialista» al menos en esta cuestión.

En el seno del PP madrileño dan por descontado, además, que si el temporal hubiese azotado con tal crudeza en otra zona de España gobernada por otras siglas políticas, no se hubiesen puesto trabas como se hace con Madrid. «No cabe la menor duda», se reafirman. Suscriben además las declaraciones de la propia Díaz Ayuso en EsRadio este lunes, cuando afirmó que la declaración de Madrid como zona afectada por emergencia no tendría que ser un problema para un Gobierno «manirroto» ya que en otras cuestiones «gastan enloquecidamente», en alusión velada a los acuerdos que Sánchez mantiene con el independentismo vasco y catalán y que, a juicio de la líder regional, van en perjuicio de Madrid.

De nuevo, todo apunta a que Ayuso sacará las espadas y arrinconará verbalmente al Gobierno para que apruebe este estatus para la capital, que cuenta con precedentes recientes, como el de las inundaciones por la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA) que afectó a varias comunidades autónomas o los incendios forestales de Gran Canaria de agosto de 2019. Almeida contará también con el apoyo de la dirección nacional del PP, que cierra filas con el regidor madrileño en su intención de solicitar este instrumento al Gobierno, porque es él y no Sánchez «quien ha estado en la calle» y «se ha pateado Madrid».

Los populares consideran además que su petición para Madrid está «avalada» por la Ley 17/2015 de 9 de julio del Sistema Nacional de Protección Civil, que contempla la declaración de emergencia de una zona concreta para sucesos que afecten gravemente a las condiciones de vida de la población y abren la puerta a cuantiosas ayudas, tanto a particulares como a empresas afectadas por el temporal. «Los daños son numerosos. Basta con bajar a la calle para darse cuenta. Pero el Gobierno de Sánchez se ha quedado, una vez más, en casa», aducen.

Moncloa teme el «memorial de agravios» de Ayuso

Del otro lado, desde Moncloa se preparan ya para un nuevo enfrentamiento con la presidenta de la Comunidad de Madrid a cuenta de la declaración de zona catastrófica para la capital de España. Fuentes gubernamentales afirman que Díaz Ayuso no va a perder la ocasión de confrontar con el Ejecutivo central, aunque lo cierto es que la primera reacción gubernamental a la tramitación del citado instrumento se matizó posteriormente.

Y es que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, negó el domingo
que se dieran las condiciones para aprobar la declaración de zona catastrófica, mientras que este lunes se rebajó el tomo para explicar que antes habría de abordarse una valoración de daños y atender a las cuestiones prioritarias, esto es, mantener los servicios esenciales y preservar las infraestructuras críticas.

Las primeras palabras de Ayuso, afirmando que no se entendería que un
“Gobierno manirroto” no atendiera a las necesidades de Madrid, se ha considerado en Moncloa como un “preludio” de lo que viene. La presidenta autonómica “lo va a usar para un memorial de agravios”, dicen fuentes del Ejecutivo. Y añaden con ironía: “El Gobierno nos roba ya no es de lo catalanes, sino la bandera de Ayuso”.

En este sentido contraponen la actitud de la presidenta a la del alcalde de Madrid, que si bien fue el primero en poner sobre la mesa este asunto de la zona catastrófica, “se ha mantenido muy respetuoso y manteniendo una buena colaboración con el Gobierno central”. Lo cierto es que durante la gran nevada no trascendieron diferencias entre los distintos niveles de la administración, pero en Moncloa saben que si finalmente no atienden la petición del alcalde, las mayores invectivas “vendrán no del Palacio de Correos (sede del Ayuntamiento) sino de la Puerta del Sol”.

Comentar ()