España 'CASO TÁNDEM'

Villarejo anotó en su agenda 28 menciones al marido de Cospedal en menos de un año

El macrosumario que instruye la Audiencia Nacional incluye el cuadernillo en el que el comisario anotaba las gestiones que realizaba y con quién hablaba / El juez no ve indicios sólidos para imputar ni a López del Hierro ni a la ex dirigente del PP

La ex ministra María Dolores de Cospedal y el empresario Ignacio López del Hierro.

La ex ministra María Dolores de Cospedal y el empresario Ignacio López del Hierro. EP

El comisario ya jubilado José Manuel Villarejo anotó 28 veces en el plazo de un año las iniciales «ILH» en el cuadernillo negro en el que escribía de su puño y letra las gestiones que realizaba y detallaba la identidad de las personas con las que hablaba telefónicamente o se reunía. «ILH» es la abreviatura de Ignacio López del Hierro, esposo de la ex número dos del PP María Dolores de Cospedal.

En las actuaciones que instruye el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón consta una copia digitalizada de la agenda que la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional intervino al antiguo agente encubierto cuando registró su vivienda en Boadilla del Monte (Madrid) el día de su detención, el 3 de noviembre de 2017. Los investigadores han rastreado pistas en ese documento acerca de los negocios privados que Villarejo compaginó con su papel como funcionario y sobre los que se indaga en una treintena de piezas separadas del caso Tándem.

De momento, frente a la posición mantenida por la Fiscalía Anticorrupción, el magistrado ha descartado imputar a De Cospedal y López del Hierro en el caso Kitchen -el operativo «parapolicial» puesto en marcha por el Ministerio del Interior en 2013 para robar presuntamente a Luis Bárcenas documentación comprometedora del PP- al no apreciar «indicios tangibles» de una actuación penalmente reprochable por parte del matrimonio y existir tan sólo «hipótesis» sustentadas por ahora en «referencias de terceros».

El 13 de julio de 2016, cuando ya llevaba casi un mes jubilado, Villarejo anotó en su libreta: «Café en [el hotel] Villamagna a las 16.45. Aviso para que pongan orden y cesen ya a Cosi [en alusión a Ignacio Cosidó, entonces director general de la Policía]. Quedó en transmitirlo todo». Su interlocutor aquel miércoles por la tarde en el conocido establecimiento de lujo madrileño había sido López del Hierro, al que conocía desde al menos siete años antes y al que se refiere en conversaciones con terceros con el apodo de El Polla.

El empresario sevillano fue la persona que se encargó de los preparativos y que estuvo presente en la reunión que María Dolores de Cospedal -entonces secretaria general del PP- mantuvo con Villarejo el 21 de julio de 2009 en la sede nacional del partido, en la madrileña calle Génova. Aquella cita tuvo lugar meses después de que el juez Baltasar Garzón hubiera detenido a los cabecillas de la trama Gürtel y justo en la víspera de que Luis Bárcenas -senador en aquellas fechas- compareciera en el Tribunal Supremo como «imputado provisional» tras conocerse que había multiplicado por cuatro su patrimonio en cinco años y no había declarado 1,3 millones de euros en ingresos entre 2002 y 2003.

El juez del ‘caso Kitchen’ no aprecia por ahora indicios sólidos para imputar ni a López del Hierro ni a De Cospedal

«Yo te recojo en un coche con los cristales tintados donde tú me digas, vamos a Génova, entramos en el garaje y de ahí a un ascensor al despacho de María Dolores. Luego sales por el garaje y el coche te lleva donde tú digas. Y punto», le indicó López del Hierro a Villarejo, que grabó aquella conversación a espaldas de su interlocutor. La difusión de las cintas por parte del portal moncloa.com a finales de octubre de 2018 precipitó la salida de la política de De Cospedal, que dimitió como miembro de la ejecutiva del partido ya liderado por Pablo Casado y renunció a su acta de diputada.

La Fiscalía Anticorrupción mantiene también que fue López del Hierro la persona que en 2013 puso en contacto al entonces inspector jefe Andrés Gómez Gordo -responsable de la seguridad de María Dolores de Cospedal como presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha- con Villarejo para que éste «manipule» al chófer de la familia Bárcenas Iglesias y accediera a colaborar en la Operación Kitchen, a lo que accedió a cambio de cobrar de los fondos reservados del Ministerio del Interior 2.000 euros al mes durante dos años.

Cita en el Hotel Villa Magna

El 7 de noviembre de 2016, tres días antes de que la ex presidenta castellano-manchega hubiese asumido la cartera de Defensa, Villarejo y López del Hierro volvieron a verse en el mismo hotel madrileño (Villa Magna) y a la misma hora (16.45). «Hoy receptivo a nombrar a Oli DAO». El policía entonces ya retirado se estaba refiriendo a José Luis Olivera, ex director del Centro de Inteligencia Contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) que aspiraba a suceder a Eugenio Pino en la Dirección Adjunta Operativa del Cuerpo Nacional. No fue el mando finalmente elegido por el ministro Juan Ignacio Zoido para desempeñar dicha responsabilidad sino Florentino Villabona, hoy al frente de la Dirección de Integridad y Seguridad de Laliga.

La cobertura de la plaza del DAO y la pretensión de que fuera ocupada por el comisario principal Olivera volvió a salir a relucir en el encuentro que, a la luz de la anotación reflejada en el citado cuadernillo, debieron mantener el 23 de noviembre de 2016 en el bar-restaurante Milford de Madrid. «El número 2 es a tope de MD», redactó.

Anotación de Villarejo de un encuentro con Ignacio López del Hierro (‘ILH’) el 23 de noviembre de 2016.

Villarejo dejaba constancia de que el entonces secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, pertenecía al sector del PP afín a María Dolores de Cospedal y ello teóricamente jugaba a favor del nombramiento de José Luis Olivera. Ex alcalde de Córdoba, Nieto fue la persona elegida por Zoido como mano derecha en Interior tras su designación como ministro el 4 de noviembre de aquel año y sustituía a Francisco Martínez, número dos en la etapa de Jorge Fernández Díaz e imputado en el caso Kitchen.

El hecho de que el tándem Zoido-Nieto estuviera alineado con María Dolores de Cospedal en el partido trató de utilizarlo Villarejo en su favor ante López del Hierro. De las 13 anotaciones que hizo en su agenda el 15 de febrero de 2017, dos semanas después de que Interior anunciara el nombramiento de Villabona como DAO, la primera detalla lo siguiente: «IHL: Queda en contestar una posible entrevista con el sec. Estado o con el ministro».

Referencia a un encuentro mantenido por José Manuel Villarejo con el esposo de De Cospedal el 15 de febrero de 2017.

Según se ha conocido con las grabaciones que le intervino Asuntos Internos, José Manuel Villarejo ya iba aireando en aquellas fechas que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) había abierto un «caso ya formal» contra él y que un juez habría autorizado la intervención telefónica «para hacer lo de la seguridad del Estado». Así se lo trasladó al comisario principal Enrique García Castaño, El gordo, en una conversación tras la destitución de éste como jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía. «Yo estoy deseando que registren mi casa, eh. ¡Que la registren!», comentó desafiante.

Semanas antes, concretamente la víspera del día de Reyes, Villarejo ya había constatado que Ignacio López del Hierro estaba «mosca con la vice y Pico», sin reflejar más detalles. La «vice» era Soraya Sáenz de Santamaría, de la que dependían los servicios secretos, y «Pico» era María González Pico, la directora de gabinete de la número dos del Gobierno de Rajoy.

«IHL: Hoy mosca con la Vice y Pico. Quedamos en vernos después de Reyes», anotó el antiguo agente encubierto

«Propone tomar café (le mandé mensaje duro). Le doy largas a mañana», consignó el antiguo agente encubierto el 23 de mayo de 2017. Al día siguiente debió verse con el marido de María Dolores de Cospedal nuevamente en el Hotel Villa Magna. En su dietario, aquella cita la resumió en 16 palabras: «Dice que la Cospe llamó ayer a Zoilo [en alusión a Juan Ignacio Zoido] y le abroncó por el tratamiento hacia mí».

Así resumió el encuentro mantenido con el marido de María Dolores de Cospedal el 24 de mayo de 2017.

Más enigmática es la referencia que hizo constar el 24 de junio de 2017 tras otra cita con López del Hierro. «Aparentemente muy tranquilo y espera que con esto se acabe la guerra de S. Roldán». La persona aludida era Félix Sanz Roldán, entonces al frente del CNI y con quien mantenía una guerra abierta. De hecho, Villarejo ve la mano del general conquense tras el procedimiento que propició su detención en noviembre de 2017.

Según ha podido comprobar este diario, la última referencia que aparece en el cuadernillo negro está fechada el 3 de julio de 2017. El comisario jubilado y López del Hierro volvieron a encontrarse en el hotel de costumbre. «Dice que hablará para que MAZ y el Ministro de I. actúen para que me dejen en paz. Tema Cataluña«, escribió.

Última referencia a encuentros mantenidos con Ignacio López del Hierro que se detalla en la agenda del comisario jubilado.

Justo cuatro meses después, agentes de la Unidad de Asuntos Internos se personaron con una orden judicial en su domicilio de Boadilla del Monte y detuvieron a José Manuel Villarejo, que dos días después fue enviado a prisión por la juez Carmen Lamela. Desde entonces sólo ha salido de la prisión de Estremera para ir al hospital y a la Audiencia Nacional o a los juzgados de Madrid para declarar en diversos procedimientos.

Comentar ()