España

Sánchez negociará con Arrimadas su apoyo a la moción en Madrid y en Castilla y León

Robles, Carmena, Llop, Delgado... todas las opciones a Gabilondo que maneja Ferraz ante la consulta electoral

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. EFE

Los socialistas prefieren aferrarse formalmente a la idea de que las mociones de censura en la Asamblea de Madrid «siguen adelante y prevalecen sobre la convocatoria electoral» de Isabel Díaz Ayuso. Por eso, el líder del PSOE y jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, se dirigirá a Inés Arrimadas para intentar atraer a los naranjas tanto a este moción como a la que se ha presentado en Castilla y León.

Esta es una de las conclusiones de la larga reunión que mantuvo ayer en la sede federal del partido con el secretario de Organización y ministro de Transportes, José Luis Ábalos; el secretario ejecutivo de coordinación territorial, Santos Cerdán y la portavoz parlamentaria del Grupo Socialista, Adriana Lastra, y el líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco.

Cree Sánchez que al igual que ha sido posible la presentación de una moción conjunta en Murcia, se abre camino para que éstas fructifiquen tanto en los otros dos territorios, si es que la de Madrid prospera puesto que se presentó una vez que Isabel Díaz Ayuso había presentado del decreto de disolución de la Asamblea de Madrid.

La cúpula del PSOE ha estudiado todos los escenarios posibles

Pero la cúpula del PSOE, con Pedro Sánchez al frente, ha estudiado todos los escenarios posibles, entre ellos, que los madrileños tengan que acudir finamente a las urnas el próximo 4 de mayo. Y es en este punto donde el presidente del Gobierno se la juega.

Porque si bien para la moción de censura contra Díaz Ayuso aseguran apoyar sin ambages a Ángel Gabilondo, otra cosa es que sea su opción principal en caso de ir a las urnas. De hecho, tal y como adelantó El Independiente, la idea de Sánchez era nombrar a Gabilondo Defensor del Pueblo e iniciar un proceso de renovación en el partido de los socialistas madrileños, del que también podía salir su secretario general, José Manuel Franco.

Y a partir de aquí, la estrategia pasa por emular «efecto Illa» que tan buenos resultados le dio con el ex ministro de Sanidad en Cataluña. Pero a diferencia de esta Comunidad, en Madrid tienen posibilidades de gobernar, sobre todo dado el enorme deterioro de las relaciones entre populares y Ciudadanos, que han terminado sus apenas dos años de Gobierno de coalición entre fuertes descalificaciones y hasta acusaciones cruzadas de mentir.

El primer nombre que surge con fuerza es el de la titular de Defensa, Margarita Robles. Ella eludía ayer hacer cualquier valoración al respecto asegurando que «mi responsabilidad es ésta y es en la única que estoy. Bastante tengo con lo que tengo» en referencia a su Ministerio. Y entre las cosas que tiene es un enorme grado de conocimiento popular y de las mejores valoraciones de los miembros del Gobierno. De hecho, es la única, junto a Nadia Calviño, en aprobar en valoración según el último barómetro del CIS con un 5,1 puntos de nota.

Robles, Carmena, Llop, Delgado… las opciones a Gabilondo

Pero no es la única opción. Lo cierto es que la quiniela es más amplia y siempre femenina. Fuentes socialistas de Madrid admiten que el nombre de la presidenta del Senado, Pilar Llop, lleva tiempo en liza, aunque en su caso, es una desconocida para los madrileños y no tiene mucho tiempo de rodaje político. La prontitud de las elecciones no le permitiría alcanzar cierta proyección. Otros más osados apuntan hacia la ex alcaldesa de Madrid Manuela Carmena sin descartar incluso candidaturas conjuntas con Más Madrid. Pero sus relaciones con Podemos, en general, y con Pablo Iglesias, en particular, son nefastas y los socialistas no están para desperdiciar apoyos.

Carmena ganó las últimas elecciones municipales, pero dejó la política tras el pacto de José Luis Almeida, Begoña Villacís y Javier Ortega. No tiene carné del PSOE, pero eso no sería necesariamente un obstáculo para encabezar la lista.

Y hasta la Fiscal General del Estado, María Dolores Delgado, está en la quiniela, aunque también es una opción que tampoco gusta a sus actuales socios de Gobierno por considerarla vinculada a las cloacas del Estado. Tampoco está testado su tirón electoral.

Fuentes de Ferraz destacan que si bien ha sorprendido la prontitud de la reacción de Díaz Ayuso, contemplaban la posibilidad de que convocara elecciones «porque no es la primera vez que acaricia esta posibilidad». Ha habido amagos anteriores, desmentidos una y mil veces, que este miércoles se materializaron ante el temor de que sus socios de gobierno siguieran los mismos pasos que en Murcia.

En Andalucía no habrá presentación de moción de censura por parte del PSOE. Explican los mismos medios que en Andalucía el vicepresidente autonómico, Juan Marín, «es muy rotundo sobre la solidez del Gobierno» con el popular Juan Manuel Moreno.

Te puede interesar

Comentar ()