España

El mensaje de los fundadores de UPyD a Ciudadanos: "El que a tránsfugas nace, a tránsfugas muere"

La fundadora de UPyD, Rosa Díez.

La fundadora de UPyD, Rosa Díez. EUROPA PRESS

Antiguos dirigentes, fundadores y cargos públicos de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) asisten durante los últimos días a la crisis interna que está sufriendo Ciudadanos con la sensación de revivir la situación por la que ellos mismos atravesaron hace ya siete años.

«El que a tránsfugas nace, a tránsfugas muere». Así resume Paco González, miembro de la dirección de UPyD durante varios años, el sentir general de quienes lideraron la formación ‘magenta’ junto a Rosa Díez y vivieron su caída tras negarse a una fusión con un Ciudadanos entonces liderado por Albert Rivera.

La propia Rosa Díez ha realizado algún comentario durante esta semana en su cuenta de Twitter acusando a Ciudadanos de ‘venderse’ al PSOE o de «mentir» sobre su voluntad de acabar con la corrupción, aunque sus mensajes están sobre todo centrados en atacar al Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Entre estos apuntes, Díez define a Inés Arrimadas como «otro cadáver» que Sánchez «puede añadir a su macabra contabilidad». «A Cs le dieron a elegir entre barco sin honra u honra sin barco. Y eligió no tener ni honra ni barco. En medio de la pandemia, ellos a lo suyo… Qué lamentable», censuró tras conocer la moción de censura pactada con los socialistas en Murcia.

Quien sí se ha pronunciado de forma más directa ha sido el que fuera ‘número dos’ de UPyD, diputado y mano derecha de Rosa Díez, Carlos Martínez Gorriarán, que durante los últimos días ha dedicado al partido ‘naranja’ calificativos como los de «zombis», «vendidos» o «traidores».

«Hervías, la piraña»

Y ha señalado directamente la responsabilidad de Fran Hervías, hasta ahora senador y secretario de Organización de Ciudadanos durante la etapa de Albert Rivera, a quien culpa de haber fraguado el «ataque» a UPyD y dedicarse ahora a acabar con Ciudadanos. «Esto ha fichado el PP. Deberían recordar aquello de ‘Roma no paga traidores’, porque no es buena idea tener la piraña en la bañera», advierte.

En este sentido, Gorriarán asegura que el propio Hervías «pateó» muchas agrupaciones de UPyD «ofreciendo sobornos y captando tránsfugas y traidores». «Ahora ha hecho lo mismo para el PP a mayor escala, obviamente -acusa-. Corromper, su trabajo».

Esta sensación es la misma que transmiten a través de redes sociales muchas de las personas que ocuparon puestos de responsabilidad en UPyD durante sus años de bonanza. Andrés Herzog, quien intentó tomar las riendas del partido tras la marcha de Díez, cree que en el ascenso de Cs ya estaba escrito su final: «Tenía los pies de barro: serían manipulables si llegaban al poder o, en caso contrario, se acabarían destruyendo por su falta absoluta de principios».

Críticas a Toni Cantó

Y entre los mensajes también hay algunos dirigidos a Toni Cantó, quien dejó UPyD para integrarse en Ciudadanos y esta semana ha anunciado que deja también el partido ‘naranja’. «Hay personas que son predecibles, siguen un manual, hacen y dicen siempre lo mismo, frase por frase y actuación por actuación», señala Julio Lleonart, exdiputado ‘magenta’.

Lleonart se ha permitido además reconocer cierta alegría por la situación que atraviesa ahora Ciudadanos: «Después de lo que he sufrido con Ciudadanos cuando yo estaba en política, de todos los ataques, de todas las compras de personal, de toda su estrategia de derribo y acoso intencionada. Permitidme, al menos, que cuando sufren, me alegre, un poco. Está feo, sí, pero es humano», asume.

«OPA hostil» de Cs a UPyD

El enfrentamiento entre UPyD y Ciudadanos fue creciendo cada vez más después del último intento de cooperación entre ambas formaciones en una reunión en noviembre de 2014, encabezada por los propios Rosa Díez y Albert Rivera y que terminó sin acuerdo, acusaciones mutuas e incluso llamamientos de Rivera para sumar a su proyecto a los votantes de UPyD.

Desde entonces, la evolución de Ciudadanos fue en ascenso mientras que la del partido ‘magenta’ no paró de caer. Los dirigentes de UPyD culparon de esta situación al propio Ciudadanos, al que acusaron de hacerles una «OPA hostil» apoyado por las empresas del Ibex-35 y los grandes grupos mediáticos.

Esta situación se tradujo en divisiones internas, congresos extraordinarios, dimisiones y salida de cargos públicos con destino a otros partidos. Todavía en las elecciones europeas de 2014, UPyD había conseguido obtener cuatro europarlamentarios, pero su cabeza de lista, Francisco Sosa Wagner, renunció al escaño poco después abogando además por un acercamiento a Ciudadanos.

La siguiente convocatoria electoral fueron las municipales y autonómicas del año 2015, en las que ya fue patente la caída de la formación ‘magenta’, que no logró entrar en ningún parlamento autonómico y solo obtuvo una representación testimonial en los ayuntamientos.

En las elecciones generales de ese mismo año UPyD se quedó también fuera del Congreso de los Diputados -frente a los cinco escaños que había obtenido cuatro años antes- y poco después los propios Rosa Díez, Carlos Martínez Gorriarán y Andrés Herzog se dieron de baja del partido y pidieron su disolución.

Último pacto con Ciudadanos

Sin embargo, la formación quedó en manos de un grupo de afiliados que abogaba por su supervivencia y la necesidad de sus políticas, hasta que en noviembre del pasado año una juez ordenó su disolución ante la imposibilidad de hacer frente a la deuda mantenida con una exempleada.

Su último líder fue Cristiano Brown, quien en su última etapa llegó a un acuerdo con Ciudadanos e incluso ocupó el puesto número 10 en la lista ‘naranja’ por Madrid al Congreso en las últimas elecciones. Se da la circunstancia de que Brown podría en el Congreso si Edmundo Bal consigue escaño en la Asamblea de Madrid y tiene que abandonar la Cámara Baja.

Te puede interesar

Comentar ()