España

El BBVA mantendrá al jefe de auditoría interna, imputado en el 'caso Villarejo'

El banco abrió expediente a Joaquín Gortari en 2019 al entender que había actuado "de manera claramente irregular" y "contraria al Código de Conducta" / El directivo ahora investigado asegura que actuó "siguiendo las instrucciones de su jefe" (FG)

El jefe de Auditoría interna del BBVA, Joaquín Gortari.

El jefe de Auditoría interna del BBVA, Joaquín Gortari.

El BBVA mantendrá a Joaquín Gortari al frente de la jefatura de Auditoría interna del banco pese a su imputación en la pieza separada del caso Villarejo en la que se investigan los encargos millonarios que le hizo la entidad financiera a la empresa del comisario cuando éste se encontraba aún en activo en la Policía Nacional.

Como ha informado El Independiente, el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional ha llamado a Gortari al procedimiento en calidad de investigado, al entender que existen indicios de su posible participación en delitos de cohecho y descubrimiento y revelación de secretos. El magistrado García-Castellón sí ve ahora «útil» y «necesario» la citación de aquél para que, acompañado de abogado, aclare su intervención en los hechos que se investigan.

A preguntas de este diario, fuentes del BBVA han confirmado que no está previsto apartar del puesto al directivo, por lo que Joaquín Gortari seguirá desempeñando la misma responsabilidad que se le confió tras su etapa como director de gabinete de Francisco González (FG) cuando éste ocupaba la presidencia. En caso de cambiar de opinión, al tratarse de una compañía cotizada, el banco deberá notificar su relevo mediante un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por su parte, el Banco de España ha explicado que, según la regulación vigente, la entidad deberá comunicarle en 15 días la condición de investigado del directivo desde que el afectado haya recibido la notificación judicial. Después, el supervisor deberá estudiarlo, aunque antes el mismo BBVA tendrá que emitir su propia valoración, a través de su Comité de Nombramientos, sobre si la investigación afecta a la idoneidad de ese alto cargo. El Banco de España podría, o no, abrir un procedimiento formal para analizar si debe seguir en ese puesto.

La imputación del jefe de Auditoría interna se produce tras estimar el instructor el recurso de reforma que había interpuesto el abogado catalán Felipe Izquierdo -personado en la causa como acusación particular tras conocer que el comisario Villarejo lo espió por encargo del banco- después de que el juez desestimara su petición el pasado 22 de abril. Esta parte pedía tanto que llamara como investigado a Gortari como que se le impusiera a este directivo, a FG y al propio BBVA -«de manera conjunta y solidaria»- una fianza de 2.010.960 euros. El magistrado sólo ha accedido a lo primero.

En su escrito, al que ha tenido acceso este periódico, el querellante relata pormenorizadamente hechos que -en su opinión- demuestran «de manera irrebatible» que fue objeto de seguimientos personales y que accedieron a información privada que no es posible conocer mediante fuentes públicas, como datos del ámbito profesional, relaciones personales, hábitos y documentación bancaria. Felipe Izquierdo responsabiliza de este espionaje a Joaquín Gortari, Francisco González y al propio BBVA.

El banco abrió expediente a Gortari en 2019 por actuar «de manera irregular» y «contraria al Código de Conducta»

Entre la documentación que consta en el informe forensic que encargó el banco a PricewaterhouseCoopers (PWC) tras estallar en la prensa el escándalo por los encargos a Villarejo consta un correo electrónico que FG le envió a su entonces director de gabinete y en el que le adjuntaba el enlace de una noticia publicada en un diario digital. «Hablamos», le escribió.

En el reverso de la impresión de dicho e-mail, Gortari anotó de forma manuscrita diversas observaciones negativas sobre Felipe Izquierdo: «suele dejar tirados a los clientes-masa», «es un mercenario sin ética», «es íntimo amigo de Método 3 [antiguo despacho de detectives de Barcelona]»… Según decía, su fuente era «un inspector- jefe amigo de un íntimo amigo de él».

En la carpeta en la que se encontraron dichos documentos había un informe, fechado el 26 de marzo de 2014, con la información que el citado mando policial había proporcionado sobre Felipe Izquierdo y que incluía datos como relaciones, participaciones societarias e información financiera del espiado. El dosier también detallaba que tenía suscrito un préstamo hipotecario con Caixabank por importe de 283.538,35 euros, de los que le quedaba aún por amortizar 103.136,68 euros.

«Lo anterior evidencia claramente que usted [en alusión a Gortari] al menos en este caso ha actuado de manera claramente irregular, y contraria al Código de Conducta del Grupo, al haber contactado con una funcionario de los fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para solicitarle información reservada, personal y confidencial de una persona que no tenía vinculación personal, profesional o de cualquier otra índole con el banco. Esta actuación podría ser constitutiva de un ilícito penal respecto a la solicitud de información reservada a un funcionario público y tiene extrema gravedad», expuso el BBVA en una carta enviada el 24 de julio de 2019 al jefe de Auditoría interna, ahora imputado.

«Petición del ex presidente FG»

En su pliego de descargos, el directivo decía «no recordar» detalles de este episodio al haber transcurrido más de cinco años, al tiempo que negaba «con absoluta seguridad» que hubiera contactado con un funcionario de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado «para solicitarle información reservada, personal y confidencial». «Tampoco he solicitado a nadie que lo hiciera, ni siquiera lo he sugerido», mantuvo.

Lo que sí recordaba Gortari con nitidez es que fue «una petición del ex presidente Francisco González», del que dijo que solía solicitar cosas sin explicar para qué lo necesitaba. «Al referirse la noticia a los señores Del Rivero y Bañuelos (sus respectivas empresas habían sido clientes del banco y tenía entendido que nos habían dejado préstamos impagados) supongo que asumí que las razones para pedir esa información tenían que ver con el interés del banco», argumentó.

Joaquín Gortari cree que se dirigió al entonces director de Seguridad, Julio Corrochano, para solicitarle información sobre Felipe Izquierdo y que fue aquél quien le facilitó el informe. «Yo mismo no pedía, ni pedía que pidieran, informes a terceros de este tipo, ni tampoco he solicitado nunca información privada y personal de nadie ni por supuesto he pedido jamás que se obtuviera por medios no lícitos», se defendió.

Entre los documentos aportados por Izquierdo al juez figura el acta de la reunión del Comité de Disciplina Corporativo del BBVA en la que se analizó el expediente abierto a Gortari en el que éste insistió -como expuso en el pliego de descargos- que «actuó en todo momento siguiendo las instrucciones de su jefe», en alusión a FG. Fue su director de gabinete entre 2010 y 2018.

Se pierde el «factor sorpresa»

El querellante lamenta que, al no haberse atendido su petición de imputación inicialmente y haber relatado los hechos en su escrito de reforma, pasa a ser «ilusorio» el «factor sorpresa» cuando Joaquín Gortari comparezca a declarar en sede judicial como investigado y hará que el imputado se niegue a responder a sus preguntas como acusación particular. Con todo, cree que la exposición de indicios puede servir «como guía orientativa» tanto al juez como a los fiscales cuando se lleve a cabo la declaración.

«Ese gratuito, repudiable y execrable destrozo de la persona no se va a reparar jamás. Son 42 años de intachable ejercicio de la profesión (alta el 19 de abril 1977), sin mácula alguna, destruidos por personas sin escrúpulos, vulnerando la intimidad, revelando datos de todo tipo de carácter personal, amparándose en su dinero y sus cargos de poder, que tan deshonradamente han ejercido….¡y pensar que deciden sobre los ahorros de cientos de miles de personas!», expuso Felipe Izquierdo en el escrito en el que pidió el pasado 9 de noviembre la imputación de Gortari, a lo que ha accedido ahora el instructor.

Te puede interesar

Comentar ()