España

Ciudadanos omite su crisis interna en una Convención sin Rivera y con Pedro J. Ramírez

Inés Arrimadas junto a algunos miembros del Comité Ejecutivo de Ciudadanos.

Inés Arrimadas junto a algunos miembros del Comité Ejecutivo de Ciudadanos. EUROPA PRESS

Ciudadanos ha cumplido 15 años en el momento más aciago de toda su trayectoria política. El partido naranja no ha logrado levantar cabeza en ningún proceso electoral desde el batacazo de noviembre de 2019, que se cobró la salida de Albert Rivera del Congreso y de la política. A los malos resultados en las urnas hubo que sumar con el paso del tiempo una incesante fuga de cargos del partido, desde las altas esferas hasta las capas bajas e intermedias, que se acentuó cuando el PP desplegó una ‘opa’ hostil sobre la formación que dirige Inés Arrimadas para «reconstruir» el centroderecha español bajo las siglas populares. Tras esta operación, a la que aún le queda algún fleco importante, la continuidad de Ciudadanos en el largo plazo parece casi imposible: han desaparecido en Madrid; se mueren en Andalucía, donde han perdido una de sus alcaldías más importantes; y se desangran en el resto de territorios, en los que la salida de dirigentes y militantes se ha convertido casi en el pan de cada día.

Fue el último derrumbe electoral, el del 4-M en Madrid, el que motivó a la dirección del partido a hacer un alto en el camino y tratar de reconducir la situación antes de abocarse definitivamente al abismo. Y comenzó a organizar una «convención política» cuyo objetivo, según se desgranó entonces, pasaba por «avanzar hacia el rearme del centro liberal español» de la mano de la militancia del partido, reivindicando el de Ciudadanos como un proyecto autónomo de cualquier otra fuerza política -frente a las voces internas que pedían explorar una suerte de ‘fusión’ con el PP para sobrevivir-.

Pero esta cita, pese a que se celebrará en un momento clave para la propia supervivencia de la formación, no abordará la crisis interna por la que atraviesa el partido desde hace meses. Tampoco habrá debate sobre estrategia política ni habrá tiempo para la autocrítica por las últimas e importantes derrotas electorales, la última de ellas motivada por la decisión unilateral de la dirección naranja de autorizar una moción en Murcia de la mano del PSOE para desbancar al PP.

En la convención, que se celebrará el próximo 17 y 18 de julio, no se planteará tampoco cambiar un sólo ápice de la estructura directiva a pesar de las muchas voces internas que piden una remodelación de arriba a abajo del partido, más aún tras el resultado de las elecciones catalanas y madrileñas. Y pese a que en la dirección plantean que las conclusiones del cónclave servirán para armar el programa del partido y su «hoja de ruta» política, social y económica para «los próximos años», éstas tampoco se someterán a votación, como demandaban importantes sectores de la militancia del partido. Respecto a la posibilidad de cambiar el nombre del partido o reformar de algún modo la marca, desde cambios en la tipografía como en el color representativo de la formación política, es un escenario que, al menos de momento, tampoco se plantea, a pesar de ser una posibilidad por la que apostaban hace unas semanas algunos miembros de la dirección.

En cónclave, que se celebrará en el Complejo de los Duques de Pastrana, en Madrid, contará con la asistencia de «unas 300 personas», incluyendo a dirigentes de Ciudadanos y «representantes de los afiliados». Y se vertebrará en base a dos pilares: por un lado, una serie de ponencias protagonizadas por periodistas, expertos y representantes de la sociedad civil; y por otro, se organizarán unos «grupos de trabajo» que estarán compuestos por miembros del propio partido en el que se tratarán las «propuestas» enviadas por la militancia para definir una guía programática a seguir de aquí en adelante.

Y Albert Rivera, pese a que diferentes miembros de la dirección lo han intentado, no será uno de los ponentes. Fuentes de la dirección confirman que se tanteó al ex presidente de Ciudadanos para que participase en la convención del partido, a sabiendas de que su presencia supondría un revulsivo para una formación en sus horas más bajas. Pero el abogado ha declinado la invitación, según reconoció la propia Inés Arrimadas este jueves. El motivo que arguyen en la dirección naranja es que él «ya no está en política» y, por tanto, «no tiene sentido» que participe en un cónclave de estas características. Sin embargo, donde sí podría estar el ex presidente de Ciudadanos es en la Convención Nacional que ha fijado el PP para el próximo mes de octubre, en el marco del acercamiento existente entre Pablo Casado y Albert Rivera del que informó El Independiente esta semana.

De todos los ponentes, la figura más destacada será la del periodista y actual director de El Español, Pedro J. Ramírez, que protagonizará la siguiente ponencia: El centro necesario: el valor de ser liberal, en el marco de la intención del partido de reforzar esta última etiqueta para diferenciarse de sus rivales políticos y ampliar un espacio electoral mermado por un Partido Popular que mira ahora al centro. «El único partido liberal en España es Ciudadanos», reivindican en la cúpula, desde la que insisten en subrayar todo lo que le diferencia de los populares y haciendo hincapié, por ejemplo, en la defensa de la eutanasia o en la protección «sin ambages» del colectivo LGTBi.

Otra de las líneas de la convención de Ciudadanos la marcará el fortalecimiento de su perfil más «europeísta». En la Unión, el partido naranja sigue teniendo presencia dentro del grupo de los liberales europeos. Precisamente, ésta será la temática de otra ponencia que correrá a cargo de la presidenta del partido, Inés Arrimadas; y del vicepresidente de Renew Europe y eurodiputado de Ciudadanos, Luis Garicano.

A éstas hay que sumar otras tres exposiciones: Ciencia y Agenda Verde, para la que se ha invitado al economista y experto energético, Isidoro Tapia, y a Eduardo López Collazo, físico nuclear y doctor en Farmacia; La España de las libertades y los derechos, que contará con la presencia de dos periodistas más, David Mejía y Maite Rico; y, por último, La España del futuro, en cuya ponencia participarán María Blanco, doctora en Ciencias Económicas y Empresariales; Benito Arruñada, catedrático de Organización de Empresas; y Rafael Doménech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research.

Te puede interesar

Comentar ()