España

Ayuso también se desmarca de Cayetana: "No tienen nada que ver. Ella es leal a Casado"

El equipo de la dirigente niega operaciones conjuntas con la diputada por Barcelona contra la dirección de Génova y defiende que la intención de Ayuso es impulsar a Casado a La Moncloa

Cayetana Álvarez de Toledo en una fotografía de archivo.

Cayetana Álvarez de Toledo en una fotografía de archivo. EP

La rebelión interna desatada por Cayetana Álvarez de Toledo con la publicación de su libro Políticamente indeseable sigue dando que hablar en los círculos privados del Partido Popular. Al margen de que algunos diputados hayan repudiado en chats privados a la ex portavoz parlamentaria y de que miembros de la dirección nacional hayan pedido en público y en privado que dé un paso al lado por «desprender odio» contra el partido, se produjeron otras conversaciones privadas en las que se sugería una supuesta «pinza» entre Cayetana Álvarez de Toledo e Isabel Díaz Ayuso contra la dirección de Génova, dos dirigentes en rebeldía contra el mando que ejerce Pablo Casado y Teodoro García Egea.

Más allá de los ataques de la ex diputada de Barcelona, que no duda en acusar al secretario general de hacer «bullying» a sus diputados y al presidente de ser un «bienqueda», Ayuso también ha abierto su particular desafío contra el mando de Génova. Pero en el equipo de la presidenta madrileña sostienen que, frente a lo publicado en este sentido -por ejemplo el diario La Razón se hizo eco de mensajes que comenzaron a circular entre dirigentes nacionales sobre un supuesto pacto entre ambas dirigentes para «desestabilizar a Pablo»-, Ayuso y Álvarez de Toledo «no tienen nada que ver». Subrayan, además, que la principal diferencia que les separa es que «Isabel es leal a Casado», mientras que la diputada por Barcelona, opinan las fuentes consultadas, «dejó hace tiempo de serlo».

Otras fuentes también afines a la presidenta madrileña comparten incluso la opinión de la dirección nacional sobre las invectivas de Cayetana Álvarez de Toledo, y coinciden en que la única intención de la dirigente es «vender libros», en línea con lo mantenido en privado por miembros de Génova. En todo caso, desvinculan a Isabel Díaz Ayuso de la «rebelión» de Cayetana. «Ella sólo ha planteado su aspiración legítima a presidir el PP de Madrid y ha pedido que se celebre cuanto antes», suscribe personal de confianza de la dirigente, que insiste en que Ayuso «jamás» sería «desleal» a Pablo Casado. E insisten en que la presidenta ya ha reiterado que apoyará al presidente en el Congreso Nacional del PP y pujará porque llegue a la Presidencia del Gobierno.

Pese al alegato que pronuncian en el equipo de Ayuso, fue ella misma la que defendió en televisión a Cayetana Álvarez de Toledo cuando comenzaron a trascender los primeros pasajes del libro de la dirigente. A diferencia del resto de portavoces del partido, la presidenta de la Comunidad de Madrid rompió tímidamente una lanza a favor de la ex portavoz en una entrevista en Antena 3. «Son opiniones personales, pero Cayetana siempre ha representado los valores del PP», unas palabras que pronunció justo después de que Álvarez de Toledo sembrase la semilla de la duda sobre la posibilidad de que Génova estuviese buscando y filtrando «material incriminatorio» contra la dirigente madrileña por la pugna que ambos sectores del partido mantienen por el control del PP de Madrid, lo que en la dirección nacional desmienten categóricamente.

Unos días después, en una entrevista para TVE, la presidenta madrileña cargó contra las informaciones que habían «malinterpretado» su relación con Álvarez de Toledo, y negó la mayor sobre posibles operaciones ocultas contra la dirección nacional. «Se trata de un problema que se ha creado entre una diputada y la dirección nacional del partido. Yo ya tengo bastante. Ahí poco puedo opinar», se defendía Ayuso, que no tardó en recurrir a la ironía para desvincularse de la ex portavoz del PP. «Se ha dicho hasta que había planes. ¿Qué plan? ¿Dónde vamos las dos?», zanjó.

Te puede interesar

Comentar ()