España

Moncloa da un portazo a la Generalitat: solo reunirá la mesa de diálogo "cuando haya contenido"

Raquel Sánchez y Jordi Puigneró volvieron a reunirse en navidades para hablar de El Prat mientras avanza la posibilidad de reunir, a cambio, la mesa de transferencias

Pedro Sánchez y Pere Aragonés hablan distendidamente en su reunión del 15 de septiembre del año pasado

Pedro Sánchez y Pere Aragonés en su reunión del 15 de septiembre del año pasado EFE

Moncloa no tiene ninguna prisa para reunir la mesa de diálogo con la Generalitat, a pesar de haber habido contactos para una convocatoria en enero, que ahora se pospone sine die. Bien sea por las elecciones castellanoleonesas o por otras circunstancias de oportunidad política, el Gobierno central no tiene ninguna prisa en citar a la Generalitat. En Barcelona se quejan de que Madrid «arrastra los pies» y en Madrid puntualizan que no tiene sentido ir a una cita «sin contenido ni acuerdos».

Moncloa no quiere hablar de referéndum de autodeterminación ni de amnistía y la Generalitat, por su parte, de financiación autonómica. Se queja el ejecutivo catalán que ni siquiera han puesto sobre la mesa una propuesta de reforma estatutaria, también a falta de concretar. Es cierto que en la reunión del pasado mes de septiembre acordaron ordenar este diálogo «sin plazos y sin prisas», lo que el Gobierno central se ha tomado al pie de la letra, frente a una ERC que comienza a ponerse nerviosa.

El miércoles de la semana pasado, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, exigió a Sánchez en una conferencia en Madrid que deje de «especular y jugar» con la mesa de diálogo y no habrá, dijo, «una segunda oportunidad» para buscar una salida negociada al «conflicto catalán». En Madrid afirman que esa cita se producirá «cuando haya contenido y acuerdos».

La falta de interés de Pedro Sánchez en la mesa bilateral lastra a ERC ante Junts

Creen los republicanos independentistas que la falta de interés de Pedro Sánchez les lastra ante sus socios de Junts, que insisten día sí y día también en la inutilidad de este instrumento. Y eso que el Gobierno necesita los 13 votos de ERC para sacar adelante su decreto de reforma laboral, todavía en el aire. En este caso, coinciden unos y otros en afirmar que la mesa de diálogo «hay que aislarla de otras cuestiones», aunque lo cierto es que les ayudaría a engrasar una votación que ha puesto a Moncloa de los nervios.

La interlocución se mantiene, no obstante, pero sin concreciones. La que parece que marcha a mejor ritmo es la mesa de transferencias, presidida por la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, y Laura Vilagrá, consejera de Presidencia del Gobierno autonómico catalán. Pero al igual que ha pasado con el otro foro de diálogo, en la Generalitat dan por segura una nueva cita entre finales de este mes y principios de febrero y en Política Territorial echan el freno para asegurar que, hoy por hoy, «no hay cita ni orden del día».

En este caso la interlocución está más descentralizada y cada ministerio habla con su respectivo consejero autonómico. Lo hicieron antes de Navidad la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y el vicepresidente catalán de Presidencia, Jordi Puigneró, en la Comisión Mixta de Transportes. Fueron los mismos interlocutores que acordaron en agosto el polémico acuerdo de la ampliación del aeropuerto de El Prat, una inversión de 1.700 millones de euros, que el Ministerio terminó retirando por falta de acuerdo con ERC, pero también con sus propios socios de Gobierno. Unidas Podemos no quiere oír ni hablar de esa ampliación, aunque Moncloa la sigue teniendo presente.

Raquel Sánchez y Puigneró volvieron a reunirse en navidades para hablar de El Prat

El tema más avanzado de la mesa de transferencias es la de las becas de enseñanzas medias y universitarias, compromiso de la reunión de la mesa del pasado 2 de agosto, y que será de aplicación para el curso 2022-2023. Además, el Gobierno también se comprometió en avanzar en infraestructuras portuarias y mejorar las inversiones en materia ferroviaria.

La próxima reunión de este foro, aún por determinar, deberá celebrarse en Barcelona y será presidido por Vilagrá, según el formato acordado el pasado verano. Lo cierto es que en plena campaña para las elecciones de Castilla y León, Moncloa entiende que todo lo que se considere concesiones al independentismo les perjudica.

Pero tras el 13-F tampoco se clarifica el panorama electoral pues vienen las autonómicas andaluzas. Aún no convocadas, hay un alto índice de probabilidad de que se celebren en el mes de junio. Eso volverá a retrasar la agenda catalana.

El único as en la manga para el Gobierno sería avanzar en la negociación de la financiación autonómica, pero hay una sensación de desaliento en prácticamente todos los territorios, convencidos de que este asunto no entrará en la presente legislatura. Y eso a pesar de que el pasado 3 de diciembre la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, remitió una primera propuesta a las Comunidades. Pero en el Plan Normativo para 2022 brilla por su ausencia y en 2023 tocan locales, autonómicas y generales, lo que dificultará cualq1uier posibilidad de acuerdo.

Te puede interesar

Comentar ()