España Tras la primera sesión del debate sobre la nación

El PP tilda las medidas de Sánchez de 'renuncia' a pugnar en el centro con Feijóo

Los populares creen que el líder de PSOE ve complicado confrontar electoralmente con el dirigente gallego en la moderación para las próximas generales, y apuntan a un intento de absorber el espacio de Yolanda Díaz bajo las siglas socialistas

La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados y secretaria general del partido, Cuca Gamarra, conversa con el presidente Alberto Núñez Feijóo, durante el debate del estado de la nación.

La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados y secretaria general del partido, Cuca Gamarra, conversa con el presidente Alberto Núñez Feijóo, durante el debate del estado de la nación. EFE

La primera jornada del Debate del estado de la nación ha llevado a una reflexión interna al PP: Pedro Sánchez da por perdida la batalla electoral por el centro con Alberto Núñez Feijóo. Esa es la conclusión a la que llega la dirección nacional popular tras el discurso inaugural de la cita plenaria en las Cortes y el anuncio de una batería de medidas que le han hecho virar hacia izquierdas con más gasto público. Unos anuncios que, ante la escalada de la inflación por encima de los diez puntos, consideran de «parches» de un grado «insultante» para los españoles.

Este martes, desde la tribuna de oradores, y tal como adelantó El Independiente, el presidente del Gobierno ha concretado diversas medidas que aprobara el Consejo de ministros y entrarán en vigor desde el 1 de septiembre hasta finales de año. Entre ellas, un nuevo impuesto a las grandes eléctricas o a la banca, la bonificación total de los abonos de Renfe en Cercanías o Media Distancia, un pago de 400 euros extra a los estudiantes becados mayores de 16 años o desbloqueo «de inmediato» para que los cerca de veinte millones de metros cuadrados vacíos en el sur de Madrid se conviertan en 12.000 viviendas, un 60% de índole pública.

Fuentes populares afirman a este medio que el coste de los anuncios hechos por Sánchez conllevarán «una fortuna» a las arcas públicas: «si el abono de Renfe es gratuito, la gente que solo quiera un billete elegirá los abonos» y así se reducirá el consumo, que es lo que quiere Moncloa para bajar la inflación. Pero eso, en términos económicos, insisten, será muy perjudicial para el Estado. Entienden que la adopción de demandas históricas del espacio a la izquierda de la izquierda del PSOE en este momento, no responde a otra cosa que a la focalización de una nueva meta política: pugnar por el dominio electoral de la izquierda.

En la primera línea del PP, explican las mismas fuentes, se percibe que Sánchez, a raíz de las encuestas y el ‘efecto Feijóo’, ha desistido de competir por el espacio de votantes moderado de cara a los próximos comicios generales. Identifican que el secretario general del PSOE «ha renunciado a luchar con Feijóo y, ahora, su objetivo es Yolanda Díaz. Él ya está pensando en aglutinar a los restos del podemismo y compitiendo con ese espacio», explican.

El PP percibe un claro ataque de Sánchez al espacio electoral de Yolanda Díaz tras sus anuncios sociales

Este posicionamiento, creen desde el primer partido de la oposición, lo han provocado las últimas encuestas. «Sánchez ha visto que no puede quitarle votos» al actual PP y ha decidido centrarse en su izquierda para mermar lo posible la nueva plataforma unitaria progresista Sumar. Una finalidad que, en última instancia, buscaría salir reforzado en una especie de retorno del bipartidismo con dos extremos muy mermados con Vox en el otro extremo del tablero. Desde el PP aseguran que no se esperaban este ‘giro’ a la izquierda por parte del líder del Ejecutivo y del PSOE. Reconocen que esperaban medidas de carácter social, pero en la línea de las incorporadas en el último real decreto anticrisis aprobado en Moncloa y que este jueves pasará por el hemiciclo tras el debate para ser refrendado en votación.

Los populares aprecian que el movimiento de Sánchez va en la línea de la apuesta por «superar las ideologías» por la que aboga Díaz en torno a Sumar. Una forma de proponer medidas concretas a una sociedad damnificada que está cansada de los discursos frente a los hechos. Y apoyan su tesis, en la imagen dada por Díaz desde la bancada azul del Congreso de los Diputados: «Yolanda no ha aplaudido ninguna medida, no lo esperaban». Entienden que, en la etapa de Zapatero, Rubalcaba lo apoyaba. Ahora, es un «a por él» en toda regla de la líder morada no de facto, y un «a por ella» de Sánchez a su vicepresidenta segunda.

El órdago de Vox a Feijóo

Frente al planteamiento interno que hacen en Génova de un acercamiento de Sánchez al espacio más a la izquierda del arco electoral, Vox ha lanzado un órdago al presidente de los populares durante la intervención del grupo ultra en la primera sesión del debate sobre la nación. Abascal ha solicitado a Feijóo que no entre «en el juego de la izquierda» y acerque posiciones con su formación para seguir el mismo «rumbo» que el gobierno de coalición de Castilla y León entre PP y Vox.

Mientras que los populares querían afrontar el trámite parlamentario sin dar oxígeno a Santiago Abascal tras las elecciones andaluzas, el líder de Vox ha dejado la imagen en la cámara baja de posibilidad de entendimiento ante un Feijóo y Gamarra que agachaban la mirada sin posibilidad de réplica. Abascal se ha ofrecido a los populares para derogar toda ley doctrinal «extrema» del Ejecutivo en el futuro y superar la tesis conservadora de que, en un momento como el actual, la ideología supone entrar en «debates estériles».

En el PP, ante esta llamada al colaboracionismo, insisten en que «éste debate no va de Vox», va de poner «en el centro a los españoles». Es un debate sobre «el estado de los ciudadanos» y la portavoz y secretaria general «se ha encargado de ponerlo sobre relieve», apuntan desde el Grupo. Hoy, el partido ha salido «reforzado» como «única alternativa posible» al Gobierno.

Te puede interesar

Comentar ()