España Cisma en la derecha

Vox y Cs pinzan a Feijóo con la moción a Sánchez: "Debe ser valiente, tendría un debate para desgastarlo"

Desde las sedes de Bambú y Ventas creen que Feijóo renuncia a utilizar este mecanismo constitucional por temor al desgaste en los sondeos | Vox niega presentar por ahora una moción individualizada, que Cs solo rechazaría si la encabeza Abascal y no un candidato alternativo

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante la inauguración de la segunda edición de expoGanvam

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante la inauguración de la segunda edición de expoGanvam EFE

Vox y Ciudadanos (Cs) han encontrado oxígeno político frente al Partido Popular (PP) en su exigencia para que inicie los trámites necesarios para poner en marcha una moción de censura contra el Gobierno y Pedro Sánchez. Este fin de semana los naranjas y su presidenta Inés Arrimadas se lo reclamaban a los populares, dado que se tratan del primer partido de la oposición y debido a que su grupo parlamentario, a diferencia de Cs, supera los 35 diputados necesarios para hacer esta solicitud a la Mesa del Congreso de los Diputados. El testigo, después de meditar bien el asunto, lo tomó Vox este lunes, alentando a Génova a presentar la moción: «Si hay alternativa, que cuenten con nosotros», dijo su líder Santiago Abascal. Ante esta demanda, la respuesta de Génova ha sido un ‘no’ rotundo a que Abascal y Arrimadas condicionen la agenda del PP.

El partido que dirige Alberto Núñez Feijóo cree que el mejor mecanismo para desalojar a Sánchez son las elecciones, y no la moción de censura, una «herramienta solemne» que a juicio de los populares no tiene utilidad sin contar con una mayoría alternativa en la cámara baja que tumbe al Ejecutivo. Entienden que dilatar los tiempos parlamentarios con algo que nace fallido, por la mayoría parlamentaria vigente, sería irresponsable. Y consideran que las urnas para los comicios locales y autonómicos darán el primer «golpe» al PSOE, a lo que se sumará las críticas internas posteriores de sus barones y la posterior convocatoria de generales.

Vox y Cs han confirmado este martes que han mantenido recientes conversaciones con Génova a raíz de esa demanda de censura a Sánchez, aunque ninguno de los dos partidos indican si lo han hecho expresamente Abascal y Arrimadas con Feijóo. Se apunta más a contactos entre miembros del partido a escalas inferiores de los presidentes. El líder de Vox lo ha hecho durante una entrevista en la que ha reprochado al PP que rechace «acciones conjuntas contra Sánchez», mientras que en el caso de los naranjas, así lo han trasladado fuentes nacionales de la organización a este medio. Sobre este asunto, y durante su última rueda de prensa, el portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, ha pedido públicamente a los populares que emplee la moción «para sacar los colores» al presidente del Gobierno. Asimismo, entiende que plantearla permitiría retrasar los planes de Moncloa y el independentismo respecto a la sedición y al delito de malversación.

Cs cree que Feijóo rechaza la moción de censura porque teme que le pase factura en los sondeos si el debate no le sale bien

Fuentes de la dirección nacional de Cs explican a El Independiente que el PP sigue empeñado en que no suman, en que «los números no dan». Y, aunque saben que eso es así, creen que Génova lo utiliza como escusa para no tomar la iniciativa, porque deja de lado la otra función de este tipo de moción: el desgaste. Desde el seno naranja reivindican que excepto la diseñada contra Mariano Rajoy, que erró por no convocar elecciones antes, ninguna moción de censura se ha hecho con suficiente mayoría ni ha triunfado. «La moción es una figura de erosión», explican. En Cs argumentan que Feijóo rechaza ponerla en práctica porque teme un desgaste demoscópico brusco que beneficie al PSOE si algo sale mal. «Es un ejercicio de cobardía», lamentan desde la sede nacional de Ventas, que le exigen ser «más valiente».

«Feijóo está tardando» en presentar la moción, algo que le permitiría, recalcan fuentes naranjas, tener su primer debate cara a cara con Sánchez en el Congreso, más allá de los que actualmente mantiene de manera mensual en las sesiones de control al Gobierno el Senado o esporádicamente tras la petición del presidente para comparecer. Las dos últimas: para explicar el decreto energético y las medidas económicas y fiscales adoptadas. Las mismas fuentes añaden que de tener esa oportunidad, aunque la moción no pudiese prosperar, Feijóo podría mostrarse como esa alternativa que defiende ser en cada intervención. Pero no lo hace porque «cree que no le va a salir bien», deducen. Pero insisten en que perjudicaría al Gobierno, que «quiere pasar de página rápido». Este escenario solo sería posible si Feijóo fuese el candidato ‘alternativo’ que comentan Cs y Vox, dado que el gallego no tiene acta de diputado y no puede intervenir desde la tribuna de oradores de las Cortes.

Con ello, los naranjas evidencian que estarían dispuestos a apoyar la candidatura de Feijóo, aunque también se abren a la de un miembro de la sociedad civil reconocido y capacitado. Como ejemplo de perfil que les convencería, aluden al último gobierno de concentración italiano, ya cerrado, de Mario Draghi. Abascal apostaría también por esta idea de candidato «de consenso», aunque tampoco cierra la puerta a refrendar la propuesta de Feijóo: «Todo puede debatirse», mencionó en su última comparecencia posterior a la reunión del Comité de Acción Política en la sede nacional de Bambú.

Vox rebaja las expectativas de una moción propia

Preguntado por ello, y pese a las distancias que los liberales han establecido con la formación ultraconservadora, sin llegar a denominarlo como ‘cordón sanitario’ -algo que sí hacen otros partidos de la familia europea de Renew Europe-, fuentes de Cs aceptarían respaldar una moción de censura de Vox. Pero bajo una condición: que Abascal no sea el candidato y que se recurra a ese perfil de la sociedad civil ya mencionado. No obstante, en Vox rebajan las expectativas sobre una moción de censura a título individual: «No la vamos a proponer hoy», han trasladado desde el partido.

En relación a la negativa de Feijóo a la moción, fuentes de la dirección nacional perciben que esta posición puede pasarle factura a corto y medio plazo. Especialmente, entre aquellos votantes populares que demandan una defensa contundente de la unidad territorial. Asimismo, reprochan que frente al separatismo, sea siempre Vox quien tome la iniciativa en la calle y nunca el PP.

Arrimadas llamó a Abascal para consensuar posturas

Este miércoles, durante una entrevista en COPE, la presidenta de Cs ha afirmado que tras el anuncio del Gobierno, de querer modificar el Código Penal en cuanto a sedición, contactó con Abascal para consensuar posturas. En esa conversación, que se produjo en la tarde del lunes, después de que en Vox se pronunciaran, ambos compartieron el diagnóstico: es Feijóo quien debe fomentar que el PP registre la moción en las Cortes.

Con todo, y aunque en este tema coinciden, Arrimadas ha remarcado las distancias ideológicas que separan a los liberales de Vox. En cambio, si ha confirmado que sus relación con Abascal es «cordial». Algo que el presidente de Vox siempre le ha agradecido, ha mencionado la líder naranja.

Te puede interesar

Comentar ()