España

Proceso de refundación

Sectores de Cs no rebaten a Igea tras pedir el relevo de Arrimadas: "La militancia dirá"

Arrimadas pasa de ser el "mayor activo político" de Cs a estar cuestionada públicamente, lo que abre una fase inédita de cara a la VI Asamblea General | Edmundo Bal, que defendió votar al líder político en enero, no descarta presentarse a las primarias

La presidenta de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas, interviene en el acto el acto por las libertades "Prohibido prohibir" celebrado en Madrid

La presidenta de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas, interviene en el acto el acto por las libertades "Prohibido prohibir" celebrado en Madrid

El exvicepresidente de Castilla y León y único procurador de Ciudadanos (Cs) en la región, Francisco Igea, ha roto el dique de contención de lo que era un secreto a gritos y ha planteado la necesidad de que Inés Arrimadas dé un paso al lado al frente de Cs. Este martes, quien compitió con ella en las primaras nacionales para suplir el liderazgo del partido por la marcha de Albert Rivera, ha sido el primer miembro de la dirección en postularse públicamente en contra de la continuidad de la actual presidenta. Lo que abre una fase interna inédita a mes y medio de que transcurra la sexta Asamblea General de la marca, en la que pueden ir sumándose a esa posición toda la corriente crítica con la actual ‘número uno’ a raíz del declive en Andalucía.

«Es hora de la generosidad y la unidad. Hemos aceptado que hubo errores de organización, de estrategia y personales. Necesitamos un nuevo liderazgo que sume lo mejor del pasado, pero que abra una nueva esperanza para los españoles», ha indicado Igea a través de sus redes sociales, repitiendo el planteamiento que hizo en la última reunión de la Ejecutiva Nacional el pasado viernes. Estas palabras no han sido valoradas públicamente. Solo el vicesecretario general y portavoz adjunto de las siglas en el Congreso de los Diputado, Edmundo Bal, ha hecho hincapié en el asunto de la refundación después de la Junta de Portavoces de las Cortes, pero sin apelar a la cuestión. Bal solo ha resaltado que, Igea y el conjunto de Cs, quieren «conducir a la militancia» para «decidir sobre el modelo de partido».

Fuentes de la formación naranja, definen a Igea como una persona «vehemente», y creen que «planteó ante la Ejecutiva» su posición contraria a la continuidad de Arrimadas «de manera muy razonable». Pero consideran que debería ser más contenido, sugiriendo que tendría que haber aplazado ese debate de cara al público para más adelante; una vez el partido inaugure de manera oficial la carrera de primarias, que culminarán entre el 9 y el 10 de enero. Todo pese a las filtraciones ya producidas en la jornada de la reunión que ya hacían alusión a las discrepancias del procurador, las cuales desde la organización reprochan y lamentan.

Desde el mismo ámbito interno, sectores de Cs no entran a valorar si están conformes o no con la valoración hecha por Igea, que iría en la línea de fomentar un rostro político alternativo. Una figura para la que el eurodiputado y enlace con los liberales europeos, Adrián Vázquez, empieza a pujar al alza por su relación con los homólogos europeos y su participación en el proceso de renovación de Cs. Aunque fuentes conocedoras lo sitúan más cerca de la secretaría general que del liderazgo externo de facto. De hecho, esas fuentes consultadas guardan silencio y recurren al comodín: «La militancia tendrá la última palabra. Es la que va a votar estatutos y liderazgos, repartir el poder y que todo sea un proceso limpio».

Bal no descarta presentarse a liderar Cs y la figura de Adrián Vázquez empieza a pujar al alza

Por su parte, fuentes oficiales de Ventas, indican a este medio que el partido no tiene «nada que decir» al respecto. «Es su opinión», concretan. En el caso de fuentes parlamentarias, éstas aseguran que no hay ni ganadores ni perdedores dentro de la dirección: «hay un acuerdo de todos. Todos defendieron su idea y se votó en común». Sobre si ha afectado al grupo, son claros: «Hay un reparto cordial de las tareas, se pudo ver en el pleno del pasado jueves».

Cs rechaza hablar de nombres

La propia Arrimadas indicaba este lunes que respeta «escrupulosamente» el proceso de refundación de Cs, pero rechazaba hablar de cualquier posible movimiento que supusiese bajas importantes en el partido. Incluido la suya. «Estamos en qué va a ser Cs y no se preocupen que queda muy poquito para hablar del quién», afirmaba en Palma ante los medios la presidenta tras la presentación de candidatos municipales para Baleares. Sin embargo, tras las palabras de Igea, lejos de quedar en el cajón, la cuestión del liderazgo copa la principal batalla ahora en el partido. Más aún cuando, el propio Bal tampoco cierra la puerta a concurrir en las primarias de enero y optar a pilotar la nueva marca -se contempla cambiar el color a tonos de naranjas a azules y violetas y utilizar las siglas Cdd manteniendo el nombre actual-. Inciden en ello, además, fuentes cercanas al diputado.

En cuestión de quince días, se ha pasado de hablar de Arrimada como «el mayor activo político» de Cs -así lo definían fuentes del equipo de refundación-, a producirse las primeras manifestaciones por parte de miembros de alto grado como Igea. Y es que el castellano y leonés ha abierto un nuevo marco en el que se expone la idea de que Arrimadas ya no es insustituible. Algo, curiosamente, que se da a conocer al público una vez el partido ha quitado el blindaje a la presidenta. A ello se añade la polémica por la aprobación de la ley del ‘solo sí es sí’, que habría abierto una brecha entre Arrimadas y Bal dentro del seno del grupo parlamentario. Aunque el portavoz adjunto lo desmiente.

Esa retirada de la protección se dio el pasado viernes en la reunión, cuando también se produjo un fuerte encontronazo interno y la división en cuanto a un debate esencial: si debía votarse en las mismas primarias al nuevo secretario general y al portavoz político, para adaptarse a los criterios constitucionales que dicen que «nadie puede mandar un partido sin que le voten»; o bien aguantar este segundo órgano sin refrendarse varios meses adelante, hasta mediados del próximo año. Según explicas fuentes del partido, Arrimadas, que mantendría el cargo hasta entonces, abogaba por la segunda opción, mientras que dirigentes como Bal optaban por primarias mutuas y un sistema de doble chequeo: primero en enero y luego de cara a las generales, ambos procesos bajo tutela de la militancia.

Te puede interesar

Comentar ()