España

Autonomía a los barones para organizar sus campañas pero habrá "máxima presencia" del líder

El PSOE asume que la reforma de la sedición y la malversación desmoviliza a sus votantes y le hace caer en las encuestas

Ferraz considera que podrá ganar terreno en las próximas semanas si el foco se desplaza a la economía | Sánchez reúne a su ejecutiva y a todos los ministros del área socialista este viernes, 13 de enero, para engrasar la maquinaria Gobierno-partido

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la portavoz del partido, Pilar Alegría (i); el secretario de Organización, Santos Cerdán (2i); la vicesecretaria general, María Jesús Montero (3d), y los responsables de Igualdad y Acción Electoral, Andrea Fernández (2d) y Javier Izquierdo (d), este 9 de enero de 2023 en la reunión de la ejecutiva socialista, en Ferraz.

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la portavoz del partido, Pilar Alegría (i); el secretario de Organización, Santos Cerdán (2i); la vicesecretaria general, María Jesús Montero (3d), y los responsables de Igualdad y Acción Electoral, Andrea Fernández (2d) y Javier Izquierdo (d), este 9 de enero de 2023 en la reunión de la ejecutiva socialista, en Ferraz. FLICKR PSOE / EVA ERCOLANESE

El peso basculará a partir de ahora. Del Gobierno al partido. De la Moncloa a Ferraz. El PSOE activa el modo electoral con la conformación de su comité de campaña, dirigido por Santos Cerdán y María Jesús Montero, y arranca el camino hacia la primera cita con las urnas, las autonómicas y municipales del 28 de mayo, con una bajada en los sondeos y una recuperación del aliento por parte del PP. Un retroceso que en la dirección son conscientes de que es achacable al diciembre complejo y brumoso para el Ejecutivo, por la derogación de la sedición y la rebaja de la malversación, dos cuestiones difíciles de digerir para los cuadros del partido y que, a la postre, han hecho bajar los brazos a sus potenciales votantes.

Es la lectura que tejen en Ferraz y que admitían fuentes de la cúpula este lunes, a la luz del último tirón de encuestas publicadas en estos días. La de Sigma Dos para El Mundo, del pasado 2 de enero, que hunde al PSOE hasta el 24,8% —obtuvo el 28% en las generales de noviembre de 2019—, o la de 40dB para El País y la SER, de este mismo 9 de enero, que sitúa al partido en el 26,9% y 109 escaños (ahora tiene 120), por el 28,9% que otorga al PP (y 122 actas).

En la sede admiten que es «más positivo y sencillo» explicar las últimas medidas que el cambio penal: «Estos temas no alientan a las masas a salir a la calle»

En la ejecutiva de Sánchez reconocen que la liquidación de la sedición y la modificación a la baja de la malversación, que entrarán en vigor el 12 de enero, explican la desmovilización de sus electores. Remarcan que «lógicamente es mucho más positivo y sencillo» explicar por parte del partido —y aceptar por parte del votante— medidas como la bonificación del transporte o la rebaja del IVA para los productos de primera necesidad que asumir el fin de la sedición o la revisión de la malversación como vías para continuar reduciendo la inflamación en Cataluña y apuntillar el procés. «Evidentemente, estos temas no alientan a las masas a salir a la calle», reflexiona un alto mando de la dirección. En el cuartel general creen que ha podido hacer más daño el cambio en la legislación penal que la crisis institucional con la que finalizó diciembre, por el choque con el Tribunal Constitucional. Crisis finalmente resuelta con la renovación del órgano, culminada este lunes.

No obstante, en Ferraz entienden que el impacto de la doble reforma del Código Penal será «coyuntural«, porque la actualidad gira muy rápido, aunque el temor que late en el partido es que se repita lo ocurrido con la ley del solo sí es sí, que haya un goteo de reducciones de pena o de excarcelaciones. No anticipa ese escenario el núcleo duro de Sánchez. Añaden en la sede que el ciudadano, «de entrada», «castiga al que gobierna» cuando hay malestar. A los socialistas les anima, en cualquier caso, que la diferencia con el PP, pese a todo el desgaste acumulado por el Ejecutivo, es estrecha, y eso que el votante de la derecha «está hipermovilizado«.

«Nosotros tenemos mucho por crecer ahí. Una de las cosas más importantes que tenemos que hacer es movilizar a nuestro electorado —indica el mismo mando de la cúpula—. Pero al menos ahora estamos como en una carrera de coches: los dos, nosotros y el PP, en posición de salida, solo que ellos tienen movilizados a todos sus caballos y nosotros tardamos más en entrar en calor». Es una explicación recurrente en el partido: el PSOE funciona como un motor diésel, más lento hasta que coge temperatura. El peligro es que tarde demasiado, como ocurrió en las elecciones andaluzas del pasado 19 de junio, que certificaron la debacle del PSOE en su territorio fetiche.

«Vamos a por todas las plazas»

Pese a que el panorama no se presenta en modo alguno tan despejado como en 2019, la dirección quiere lanzar el mensaje de que no tira la toalla ni rendirá la plaza. Lo hizo Pilar Alegría, portavoz de la ejecutiva de Sánchez y también ahora del comité de campaña a modo de coach: «Vamos a por todas, a por todas las plazas, ciudades, municipios. No renunciamos a ningún territorio. Fuimos el partido más apoyado en 2019 y salimos con las mismas ganas y fuerza. Somos un partido ganador y con esa voluntad salimos a los próximos comicios. El PSOE sale a ganar todas las plazas. Somos la primera fuerza política del país. Tenemos hechos, tenemos hoja de servicios, salimos a ganar y partimos con las mejores condiciones».

El presidente traslada a su dirección que debe «pelear y trabajar para ganar». «Debemos no abrir carpetas nuevas y centrarnos en la gestión», resume una integrante de la cúpula

Sánchez, en la reunión con su dirección, también buscó transmitir ese optimismo: los suyos le vieron «animado» y «con ganas», «poniendo pilas». Les trasladó que hay «mucho partido» aún, que nada está ganado o perdido, y que el PSOE sí tiene «proyecto, y el PP, nada». «Que debemos pelear y trabajar para ganar«, resume a este diario otra integrante de la ejecutiva.

En Ferraz son muy conscientes de que ahora arranca otra fase de la legislatura, centrada en el año electoral por delante. Por eso la intensidad parlamentaria bajará —se han aprobado en estos tres años 192 iniciativas legislativas—, para sortear negociaciones con los socios cada vez más complicadas, mientras que el foco se desplazará a la pedagogía. Lo expresa así una responsable del comité de campaña: «Lo que tenemos que hacer es no abrir carpetas nuevas y centrarnos en vender gestión». La Moncloa y Ferraz defienden que la economía es uno de sus principales activos de cara a las urnas y que tienen la oportunidad de desmontar la imagen del PP como buen gestor en materia económica. La idea fuerza es la que expresó Sánchez en el balance de fin de año: «Avanzar y proteger«. No en vano, la dirección lanzó este lunes una campaña explicativa del tercer paquete anticrisis.

La necesidad de engrasar la coordinación de partido y Gobierno justifica también la convocatoria de una nueva reunión del plenario de la ejecutiva federal del PSOE para este próximo viernes, 13 de enero. Sánchez, adelantaron a El Independiente fuentes de la cúpula, sumará esta vez a los 17 ministros del ala socialista del Ejecutivo.

Los ministros Diana Morant y Félix Bolaños (miembros de la ejecutiva federal del PSOE) conversan con integrantes de la dirección este 9 de enero de 2023 en Ferraz. A la derecha, la responsable de Internacional, Hana Jalloul. FLICKR PSOE / EVA ERCOLANESE

Es decir, que no solo participarán de la cita los siete miembros del Gobierno, además del presidente y secretario general, que forman parte de la dirección del partido (María Jesús Montero, Félix Bolaños, Pilar Alegría, Miquel Iceta, Diana Morant, Carolina Darias e Isabel Rodríguez), sino que han sido llamados los otros 10 que tienen silla en el Gabinete, pero no en Ferraz (Nadia Calviño, Teresa Ribera, José Manuel Albares, Pilar Llop, Margarita Robles, Fernando Grande-Marlaska, Raquel Sánchez, Reyes Maroto, Luis Planas y José Luis Escrivá), algunos de ellos sin carné del PSOE. Se trata de una convocatoria, por tanto, de mayor rango, que incide en ese mensaje de que la gestión del Ejecutivo es el principal reclamo electoral y que actúan unidos partido y Gobierno.

La cita del viernes, a la que han sido convocados los ministros que no se sientan en la ejecutiva (algunos ni tienen carné del PSOE), busca «poner a punto la maquinaria Gobierno-partido»

Ese fue el propósito, de hecho, de la remodelación ministerial de julio de 2021 y de la reforma de la dirección del verano pasado, ambas pensadas para mejorar la coordinación de la Moncloa y Ferraz después de las turbulencias de la última etapa de Iván Redondo al frente del Gabinete del presidente, percibido como un cuerpo extraño en el PSOE. Su sustituto, Óscar López, no figura nominalmente en el comité electoral, pero nadie duda de su enorme peso político y autoridad como mano derecha de Sánchez, que seguirá ejerciendo. El órgano que dirigirá la campaña del 28-M, pilotado por el responsable de Organización, Santos Cerdán, y la vicesecretaria general y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, integra de suyo a varios de los responsables que se sientan en maitines los lunes. O sea, el equipo de mayor confianza de Sánchez también asume las riendas de la campaña más decisiva para el PSOE, en la que se juega defender centenares de alcaldías y diez de los 12 gobiernos autonómicos en los que está presente y que se someten al examen ciudadano el 28-M. La reunión del viernes, por tanto, pretende «poner a punto la maquinaria partido-Gobierno a 138 días de las urnas», sintetizan en Ferraz.

Los barones buscan una campaña sin tinte nacional

El camino hacia el 28-M comienza con varios barones marcando distancias con el Ejecutivo. A la lejanía ya contrastada de los presidentes de Castilla-La Mancha y Aragón, Emiliano García-Page y Javier Lambán, se suma la pugna por el agua del president valenciano, Ximo Puig, y la propuesta fiscal del madrileño Juan Lobato. Este instaba a corregir la ley del sí es sí, igual que este mismo lunes reclamaba por carta Page. Alegría advertía este lunes de que el PSOE es un partido «plural y diverso», en el que cada candidato autonómico podrá «establecer sus propuestas electorales», ajustadas a la realidad de su territorio.

Los barones han pedido que no haya una única convención autonómica nacional: para el 28-M, habrá tantas como demanden los territorios

Es decir, que los barones gozarán de autonomía para organizar sus campañas y sus mensajes. Libertad que ya ha tenido una primera traducción visible: no se celebrará esta vez una convención autonómica —sí la hubo en 2011 y 2015, no hubo tiempo en 2019—, porque las direcciones regionales prefieren organizar sus propias conferencias autonómicas en sus comunidades. Ferraz va a «apoyar» esa idea y «trabajar» con las federaciones, colaborando con ellas «al más alto nivel», indicaban en la cúpula. Por ahora, por tanto, no habrá una foto de Sánchez con sus barones en una cumbre autonómica. El equipo del líder asegura que «no renuncia» a ella, pero de momento se están casando agendas y, en todo caso, ya se proyectó una imagen de unidad del partido el pasado septiembre en el consejo político federal que se celebró en Zaragoza. Los barones intentan encontrar su espacio y que los ciudadanos juzguen su gestión, que creen positiva, y rehúyen de una campaña plebiscitaria y de carácter nacional en torno a Sánchez, justo lo que busca el PP.

Sí habrá una convención municipal en abril, fuera de Madrid. Alegría explicó a los periodistas que así como Ferraz sí se encarga de coordinar las locales, en las elecciones autonómicas ejerce una labor de «acompañamiento«. Los borradores de los programas marco de municipales y regionales ya están elaborados, según advertían en el cuartel general de los socialistas.

El secretario general del PSOE madrileño y candidato regional, Juan Lobato, atiende a los medios durante la protesta por las afecciones de las obras de la línea 7B de metro, en la plaza del Callao de la capital, el pasado 8 de enero de 2023. EUROPA PRESS / RICARDO RUBIO

Sánchez tendrá «máxima presencia» en la campaña del 28-M, pese a la tierra de por medio que quieran poner algunos barones. En la dirección rubrican que pondrá en pie en todos los territorios, incluidos Aragón y Castilla-La Mancha. La planificación, con todo, no está completada. Por lo pronto, ya están agendados dos mítines en este arranque del año electoral: este sábado, Sánchez estará en Sevilla —la principal ciudad en manos del partido, en la que se presenta el actual alcalde, Antonio Muñoz, debutante en las urnas como candidato—, y el 21 de enero, en Valladolid, con su regidor, Óscar Puente.

El 27 podría volar hasta Las Palmas para acompañar a la cabeza de cartel por la localidad, la ministra Carolina Darias. Antes de que concluyera 2022, el presidente estuvo en Valencia con Sandra Gómez y en Barcelona con Jaume Collboni, pero aún no ha compartido escenario con su apuesta para Madrid, la titular de Industria, Reyes Maroto.

Te puede interesar

Comentar ()