España

El partido enciende la maquinaria cara a los decisivos comicios de mayo

El PSOE deja en manos de Santos Cerdán y María Jesús Montero la dirección de la campaña del 28-M

Sánchez apuesta por la continuidad para su comité electoral | No tendrá una foto con todos los barones antes de las urnas en una convención autonómica única: ellos lo han demandado así | Sí habrá un cónclave municipal, en abril y fuera de Madrid

MADRID, 09/01/2023.- El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), durante la Reunión Ejecutiva Federal del partido, este lunes en la sede de Ferraz. EFE/ Javier Lizon

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a Pilar Alegría, Santos Cerdán, María Jesús Montero y Andrea Fernández, este 9 de enero de 2023 en la reunión de la ejecutiva del PSOE, en Ferraz. EFE / JAVIER LIZÓN

Primera reunión de la ejecutiva federal del PSOE del año y primera decisión. Lógica. La formación del comité electoral, el órgano que desde ahora llevará, puertas para fuera, las riendas del partido hasta las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo. La dirección de Pedro Sánchez acordó este lunes la composición del comité de campaña, que encabezan el secretario de Organización y la vicesecretaria general y ministra de Hacienda, Santos Cerdán y María Jesús Montero.

Ambos nombres, que harán de puntales de esta nueva etapa en la formación, fueron anunciados este 9 de enero en la sede de Ferraz por la portavoz de la ejecutiva, Pilar Alegría, que también ejercerá de portavoz del comité electoral. Así, el presidente y secretario general confía en los dos principales dirigentes de la ejecutiva para conducir el camino hacia el 28-M. Cualquier otra alternativa se habría leído como una desautorización o una ruptura del equilibrio resultante de la remodelación de la cúpula acometida el pasado verano a raíz de la renuncia de Adriana Lastra.

En el PSOE la tradición es que el secretario de Organización, el hilo que une Ferraz con los territorios, sea el coordinador general de campaña, y así será también esta vez. El navarro Santos Cerdán dirigirá el comité, como para los comicios de 2019 hiciera su predecesor, el ya exministro José Luis Ábalos. Cerdán asumió las riendas del aparato en julio de 2021, cuando Ábalos fue apartado de la cartera de Transportes y salió de la Secretaría de Organización. Su continuidad estuvo en duda el pasado verano, en julio, con la dimisión de Lastra, con quien había chocado en los meses anteriores, pero finalmente Sánchez lo mantuvo al frente de una responsabilidad central en el PSOE, aunque le restó un perfil mediático del que, por otro lado, él rehuía. Es él quien conduce la interlocución con los territorios y quien la seguirá teniendo en sus manos.

El presidente mantiene al frente del comité de campaña a la dos y al tres del partido, y en esta ocasión no integra a su director de Gabinete, como sí hizo con Iván Redondo para 2019

Como número dos, como coordinadora del comité de estrategia, se sitúa María Jesús Montero, una mujer capital en el equipo de Sánchez y que ha ido ganando más fuerza en los últimos meses, desde que sucedió a Lastra al frente de la vicesecretaría general. Al frente de Acción Electoral y de Igualdad, sus actuales responsables de la ejecutiva, Javier Izquierdo y Andrea Fernández. Cerdán contará con su adjunto, el diputado jiennense Juanfran Serrano, como coordinador de Organización. De la cartera de Comunicación se encargará el palentino Ion Antolín, director de Comunicación del partido desde el pasado julio —en sustitución de Maritcha Ruiz—, y de la portavocía, la ministra Pilar Alegría.

«Presente» y no «pasado»

La coordinación de las candidaturas municipales la llevará el responsable de Política Municipal de la dirección, el sevillano Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y quien pilotará la campaña autonómica será el responsable de Política Autonómica, Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura. De la campaña exterior se ocupa la responsable del área en la cúpula y secretaria de Estado de Cooperación Internacional, la gallega Pilar Cancela. De Estudios y Programas y de Formación se encargan las respectivas secretarias de área, la vicelehendakari segunda y exlíder del PSE Idoia Mendia y la malagueña María Márquez; de Administración, la gerente del partido, Ana María Fuentes; de la campaña joven, el secretario general de Juventudes Socialistas de España, Víctor Camino, y del apoyo a los candidatos, la secretaria de Justicia de la ejecutiva, Llanos Castellanos, quien será por cierto número dos de Juan Lobato en las autonómicas madrileñas.

En la lista de nombres no hay fichajes, a diferencia de la estrategia seguida por el PP. Y no los hay, defienden en la cúpula socialista, porque el partido mira al «presente«, a su acción en el Gobierno que quiere que se convierta en uno de sus activos de cara a las urnas, y no al «pasado», como cree que hacen los populares, al tirar de referentes de anteriores épocas, como Íñigo de la Serna, exalcalde de Santander y exministro de Fomento, y Borja Sémper, exportavoz de los conservadores en el Parlamento vasco, que ahora se convierten en coordinador de programa y portavoz de la campaña, respectivamente. «Veo que tiran mucho del baúl y de las épocas pasadas para afrontar el futuro», observó la portavoz socialista y titular de Educación.

Sánchez apuesta, por tanto, por la continuidad, también como una forma de revalidar su confianza en el equipo que configuró el pasado julio. En todo caso, más decisivo que el comité electoral será el sanedrín de estrategia, el pequeño órgano que se reunirá diariamente, más cerca de las urnas, y quien decide realmente la suerte de la campaña. Su trabajo suele estar más en la sombra y callado, pero por él pasarán todas las decisiones más conflictivas y medulares.

En 2011 y 2015 sí hubo convención autonómica. Ahora los barones empiezan a tomar distancia con Ferraz. En la cúpula dicen que no renuncian a ninguna foto, y que ya la hubo en Zaragoza en septiembre

En esta ocasión, el presidente no ha colocado en pie de igualdad al coordinador de la campaña, Santos Cerdán, con su director de Gabinete en la Moncloa. Eso fue lo que hizo de cara a los comicios autonómicos y municipales de 2019: nombró a Ábalos como jefe de campaña, ayudado por el entonces todopoderoso Iván Redondo. Ambos cayeron en la remodelación de julio de 2021.

Ahora, Óscar López, heredero de Redondo en la dirección de Gabinete de la Moncloa, no aparece en el organigrama, como confirmó Pilar Alegría. Sí habrá «canales de comunicación obvios y lógicos» con él, reconoció la ministra.

El partido está cuadrando aún fechas y casándolas con la agenda del presidente, pero en principio tiene prevista la celebración de un comité federal —máximo órgano de dirección del PSOE— para marzo, y en abril tendría lugar, fuera de Madrid, una convención municipal. Pero en esta ocasión no habrá una convención autonómica, como sí ocurrió, por ejemplo, en 2011 —la municipal se celebró en Sevilla, y la autonómica, en Zaragoza— y en 2015 —la local fue en Madrid y la dedicada a las elecciones regionales, en Valencia—. En 2019, año en que se sucedieron las generales y las autonómicas, municipales y europeas con un margen de diferencia de un mes, no dio tiempo a organizar cónclaves de este tipo.

Alegría explicó que se celebrarán tantas convenciones autonómicas como «los distintos territorios quieran celebrar«, pero no habrá una única y de carácter nacional. «Históricamente, la ejecutiva federal coordina las elecciones municipales y en las autonómicas hace un papel de acompañamiento y de colaboración con los distintos territorios que así lo soliciten». Es decir, que si cada federación del PSOE decide celebrar una convención autonómica propia, «contará con toda la presencia y el apoyo del partido a nivel federal».

La decisión, no obstante, tiene miga, porque supondrá que, por ahora, no habrá una foto de Sánchez con sus barones en una conferencia autonómica de carácter nacional. Justo en un momento en el que algunos líderes regionales empiezan a tomar distancia respecto a algunas decisiones del Gobierno. No solo el castellanomanchego Emiliano García-Page y el aragonés Javier Lambán, los presidentes más distanciados de Ferraz. También está cultivando un perfil propio el valenciano Ximo Puig —ahora muy beligerante con Sánchez por el trasvase del Tajo al Segura y la subvención al agua desalada— y el madrileño Juan Lobato. «No renunciamos a ninguna foto con los barones. Simplemente se pone en marcha el comité electoral e iniciamos el calendario», esgrimen en la cúpula federal, donde recuerdan que ya hubo foto de unidad con los líderes territoriales en Zaragoza el pasado septiembre, con la reunión del consejo político federal del partido, el órgano que congrega a Sánchez con los jefes de federación.

La cúpula no hace suya la propuesta fiscal de Juan Lobato, aunque admite que los candidatos tengan que amoldar su programa a la realidad de los territorios

Precisamente Lobato no solo mostró su rechazo a la rebaja del delito de malversación de forma nítida. Este domingo, en una entrevista en El Español, desgranaba la parte fiscal de su programa para el 28-M: bajar el tramo autonómico del IRPF para las rentas de hasta 100.000 euros y no gravar con el impuesto de patrimonio o de sucesiones a las grandes rentas que sean «productivas«. El barón socialista difundía su propia entrevista en Twitter con un mensaje que después borró: «Ya está bien de que Ayuso criminalice a las grandes fortunas».

Alegría vino a mostrar su desaprobación hacia la propuesta de Lobato: recordó que la propuesta fiscal del partido a nivel federal es clara, que de hecho se han aprobado y están en vigor: impuestos extraordinarios y temporales para la banca, las energéticas y las grandes fortunas. Y es que, «en momentos de incertidumbre», alegó, los ricos y las grandes empresas que más se están beneficiando de la crisis deben «arrimar el hombro«. «A partir de ahí, el PSOE es un partido plural y diverso«, señaló la portavoz, aludiendo al hecho de que el 28-M se celebran elecciones en cada territorio y «cada candidato establecerá distintas propuestas electorales». Recordó que habrá un coordinador autonómico, el presidente extremeño, Vara, y toda colaboración «se les va a prestar».

Borró su tuit… por las críticas

Fuentes de la dirección añadieron que evidentemente la propuesta de Lobato va en una dirección contraria a la línea federal, pero lo justifican por el hecho de que tiene que dirigirse a un electorado propio, el madrileño, más conservador. Y si él tuvo que corregirse ayer mismo y borrar su primer tuit no se debió a una llamada al orden de Ferraz, sino a que se dio cuenta de su desliz al ver las críticas que estaba recibiendo en redes sociales.

Vamos a por todas, a por todas las plazas, ciudades, municipios, no renunciamos a ningún territorio. Somos un partido ganador y con esa voluntad salimos a los próximos comicios»

PILAR ALEGRÍA, PORTAVOZ DEL PSOE

Alegría incidió en que el PSOE concurre a la cita de mayo «con actitud ganadora». «Vamos a por todas, a por todas las plazas, ciudades, municipios, no renunciamos a ningún territorio. Somos un partido ganador y con esa voluntad salimos a los próximos comicios», señaló la portavoz.

Es decir, que los socialistas no dan por perdida ninguna plaza, pese a que algunas encuestas recientes reflejan el crecimiento del PP, también en varias comunidades. Para Ferraz, es una buena señal que el PSOE vaya por delante del partido de Alberto Núñez Feijóo en parámetros como intención directa de voto o simpatía, referencias que se usan para luego cocinar la encuesta y corregir los sesgos de la muestra.

Te puede interesar

Comentar ()