España

Borja Sémper vuelve a la primera línea política como portavoz del comité de campaña del PP

Admite "una relación personal con Abascal a prueba de bombas y la voy a seguir manteniendo, pero lo que representa no es lo que quiero para mi país"

El presidente del Partido Popular Alberto Nuñez Feijóo, acompañado de Borja Sémper, durante la rueda de prensa este lunes.

El presidente del Partido Popular Alberto Nuñez Feijóo, acompañado de Borja Sémper, durante la rueda de prensa este lunes. EFE

El ex dirigente del PP vasco Borja Sémper será el nuevo portavoz del comité electoral del PP. Toda una sorpresa pues, entre otras cosas, Sémper había abandonado la primera línea política hace tres años, aunque cree que este «es el momento de darlo todo», ha dicho Sémper.

En su primera comparecencia en Génova, donde le ha presentado Alberto Núñez Feijóo, ha apelado a la moderación y a la centralidad bajo el argumento de que «el odio trae dolor y miseria» y es necesario dedicar la actuación política al «bien común» y no sólo al ejercicio del poder. Cree el nuevo portavoz que hay principios de nuestra democracia que «están en peligro» por lo que había llegado el momento de dejar de mirar los acontecimientos desde la barrera.

En las últimas semanas «ha habido decisiones que han afectado a la política nacional. Nunca creí ver en mi país que un gobierno rebajaba la ley que permite a violadores salir a la calle antes o negociar aspectos del Código Penal que baja la pena a corruptos. Hay una serie de elementos que me han hecho dar el paso». «Mi perfil es el que es y me llevará algún zarpazo. Pero si queremos cambiar las cosas, hay que arrimar el hombro con hombres y mujeres que quieren cambiar la política en España», ha subrayado en otro momento.

Mi perfil es el que es y me llevará algún zarpazo», augura Sémper

«Dar este paso -ha agregado- implica sacrificios, pero no podía permitirme renunciar a seguir empujando la alternativa llamada a cambiar España, entusiasmado por un proyecto de moderación y de centralidad, proyecto amplio y sin etiquetas que representa Núñez Feijóo». Apuesta Sémper por un campaña «honesta» con el objetivo de intentar «romper los muros de contención que existen en los perímetros de los partidos, queremos gobernar a personas, no a votantes».

Tras señalar que vivía muy plácidamente alejado del «barro y del ruido de la política», ha subrayado a preguntas de los periodistas que tiene una relación personal con el líder de Vox, Santiago Abascal, a prueba de bombas y la voy a seguir manteniendo, pero lo que representa no es lo que quiero para mi país». En este sentido ha apelado a «gobiernos fuertes, sólidos y estables que respondan a los intereses reales de los ciudadanos», lo que se traduce en gobiernos en solitario. «Esa es nuestra intención y nuestro objetivo», ha insistido.

Interrogado sobre la fallida renovación del CGPJ y el bloqueo que ha practicado su partido durante cuatro años, Sémper, -que en un momento ha llamado a Alberto Núñez Feijóo Alberto Ruiz Gallardón- ha eludido entrar al fondo del tema argumentando que se trata de un asunto «en el que no he participado. Conozco un documento y una propuesta del PP sobre la renovación de los órganos que pasa necesariamente por intentar despolitizar el CGPJ, quitar cualquier sombra de sospechas sobre intereses partidistas».

Sin comparaciones con Brasil, «pero que no pase en el futuro»

Respecto al intento de golpe de Estado en Brasil, apela a que «no hay comparación posible» con España, «pero se trata de que eso no pase en el futuro». «Lo que sucedió ayer en Brasil es extraordinariamente grave» y lo ha comparado, no con el procés independentista de 2017, sino con el intento de asalto al Parlament en 2011 -que obligó entonces a Artur Mas a acceder al recinto en helicóptero- o cuando se rodeó el Congreso de los Diputados en 2012, con Mariano Rajoy recién elegido jefe del ejecutivo, lo que obligó a proteger a diputados y periodistas de la ira de los convocantes.

Sémper ha alertado respecto del «clima previo que lleva a que alguien se crea que puede tener el derecho y la legitimidad para asaltar instituciones públicas o cuestionar gobiernos legítimos y trasciende a Latinoamérica», ha concluido al respecto.

Alberto Núñez Feijóo, que le ha presentado ante la sala de prensa, le ha pedido que haga su trabajo «sin caer en provocaciones, insultos y radicalidad», eso sí, «llamando a las cosas por su nombre». «Afortunadamente -ha agregado el líder del PP- no es un paso en solitario», como es el caso del ex ministro Íñigo de la Serna también retornado a la política.

Te puede interesar

Comentar ()