España

Antes de presentar un nuevo recurso de inconstitucionalidad ante el TC

Abascal niega querer romper el pacto con el PP en Castilla y León: "Hay mucha gente interesada, nosotros no"

El presidente de Vox asegura que quiere mantener el Gobierno de coalición con Mañueco y acusa al PP de querer gestar un cordón sanitario junto al PSOE "para repartirse España" en las próximas elecciones

El presidente de Vox, Santiago Abascal, atiende a los medios antes de presentar el recurso de inconstitucionalidad por la sedición y la malversación al TC EP

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado que entre las pretensiones a corto plazo del partido que lidera no está la de romper el pacto de coalición con el Partido Popular (PP) en Castilla y León. Un acuerdo que sostiene el gobierno del popular Alfonso Fernández Mañueco y el ultraconservador Juan García-Gallardo. «Hay mucha gente interesada en que se rompa el acuerdo. Entre esa gente no estamos nosotros», ha expresado el líder de Vox. Lo ha hecho este jueves frente al Tribunal Constitucional, donde la formación ha presentado un nuevo recurso de inconstitucionalidad, esta vez dirigido hacia las modificaciones desarrolladas por el Gobierno en diciembre respecto al Código Penal, suprimiendo la sedición y reformando el delito de sedición. Abascal insiste en que van «a hacer todo el esfuerzo para que se mantenga» la alianza pese a las «dificultades». Y reconoce que, por la complejidad del pacto, «habrá más».

«Algunos no están acostumbrados a gobernar en coalición, pero vamos a hacer un esfuerzo. No me voy a poner en una hipótesis de ruptura que busca la izquierda y la dirección del PP nacional«, ha afirmado con una acusación directa hacia Alberto Núñez Feijóo. Abascal ha lamentado, asimismo, que populares y socialistas aborden nuevamente la imposición de «un cordón sanitario» contra su partido, algo que percibe tras escuchar el recíproco ofrecimiento desde las filas del PSOE y de Génova. «Este debate entre el PP y el PSOE, en el que uno le ofrece que pueda gobernar en solitario si rompe con Vox, y el otro le responde ofreciéndole que en España gobierne la lista más votada, es sin ninguna duda un nuevo intento» de bloqueo de Vox «adoptado» por Ferraz y Génova, ha considerado Abascal.

Para él, esta última «reflexión del señor Feijóo (…) ataca directamente al sistema parlamentario en España». Ahora bien, el líder de Vox entiende que su homólogo popular debe incidir si desea este acuerdo bipartidista para «el conjunto de la nación» o solo para el nivel local y autonómico. Porque «sus candidatos también querrán saberlo», se ha referido. Y es que entiende, que esto afectará en aquellos territorios donde PP y Vox sumen mayoría, pero el PSOE quede primero: «Feijóo tiene que explicar esto, si está dispuesto a entregar los gobiernos al PSOE» a partir de mayo.

Por el momento, Vox se muestra tranquilo y «pidiendo que se cumplan los acuerdos» firmados. Preguntado sobre las palabras de Mañueco, que dijo que no existía ningún protocolo ni se aplicará ninguna obligatoriedad a hacer ofrecimientos a las madres como una ecografía en 4D o a escuchar el latido fetal, Abascal deduce que se «está desautorizando al consejero de Sanidad». «Da igual como se llame, protocolo o medidas. Nos cuesta entender que alguien se oponga a dar información, asistencia y alternativas a las embarazadas. Y que se oponga después de pactarlo. Irónicamente, y sin concretar nada, Abascal ha mencionado que si no se cumple lo aprobado «en otra ocasión pediremos permiso al grupo Prisa. En esa línea, desde el lunes, se ha mantenido Vox, que ve un viraje del PP hacia la izquierda.

El PP descarta cualquier cordón sanitario, declina valorar en enfrentamiento en Castilla y León como una crisis y pide que se dialogue

En comparecencia ante los medios de comunicación, antes de presentar el recurso de inconstitucionalidad, el número 46 desde que Vox accedió al Congreso de los Diputados en 2019, Vox ha mostrado rechazo ante la tesis del portavoz de campaña popular Borja Sémper, que considera que Abascal y los suyos vuelven a dar el juego al PSOE para reforzarlo. Abascal ha espetado que es el PP quien hace ese juego, porque «ha entregado el Constitucional y quieren repartirse España impidiendo un pacto con nosotros. No sé quien es realmente el chollo» para Pedro Sánchez, ha añadido. Este distanciamiento con el PP también queda reflejado para la moción de censura al presidente del Gobierno que Vox quiere tejer. «Hay múltiples reuniones, porque este Goberno merece ser retratado, pero se hace difícil el avance con este PP», ha matizado.

Junto al recurso de inconstitucional, el paso dado posteriormente al recurso de amparo presentado hace un mes también al Alto Tribunal -no fue atendido al resolverse primero el del PP-, Vox igualmente ha solicitado la recusación de su nuevo presidente Cándido Conde Pumpido, y los nuevos magistrados incorporados Juan Carlos Campo y Laura Díaz, a propuesta del Ejecutivo, y María Luisa Segoviano a cuenta del CGPJ. Lo hace por su «vinculación con el Gobierno», dejando al margen a César Tolosa, también designado del mismo modo por el Consejo.

Las reformas del Gobierno son «la culminación del proceso de mentira. Y se hace para mantenerse en el poder pactando con corruptos y con golpistas. Y pisoteando por enésima vez la Constitución, porque esta reforma implica un indulto encubierto y general, ambas cosas expresamente prohibidas en la Constitución», ha puntualizado Abascal, que ha estado acompañado en todo momento por su secretario general Ignacio Garriga, y el vicepresidente de Vox, Javier Ortega Smith.

El PP rebaja la tensión y pide «llegar a acuerdos»

Horas más tarde, desde la sede nacional de Génova, el coordinador general de los populares, Elías Bendodo, ha afirmado que no cree que ese cordón sanitario se vaya a producir. Y pedía dialogar: «hay que hablar de llegar a acuerdos y distorsionar». Bendodo ha rehuido matizar si en las filas de Feijóo, como ha publicado El Independiente, se esté valorando salir del Gobierno, e insiste en la necesidad de mantener el contacto entre socios. Asimismo, evitar calificar de «crisis» lo acontecido en la comunidad autónoma. «Yo no lo calificaría de crisis, todos los gobiernos de coalición tienen sus tensiones. Yo vengo de uno en Andalucía con apoyo de un tercero… y no todo es fácil. Pregunten a Sánchez», ha dicho Bendodo, comparando su experiencia en el anterior ejecutivo andaluz asociado a Ciudadanos y con Vox como respaldo externo.

Así se ha posicionado el ‘número tres’ del PP junto a los diputados navarros Sergio Sayas y Carlos García-Adanero, que han acudido a Génova a reunirse con la secretaria general Cuca Gamarra tras firmar su integración en las listas populares de Navarra para las autonómicas de mayo. De igual manera que al PP de Castilla y León y a Vox, Bendodo ha pedido diálogo al Gobierno, después de que Hacienda haya declinado reunirse con el PP para tratar el tercer decreto económico que se convalidará en febrero en el Congreso. El Gobierno «ha demostrado lo que le interesa (…) y los españoles no entienden que un partido como nosotros tienda la mano» sin obtener respuesta. «Nuestro país no puede permitirse la confrontación», ha valorado Bendodo.

Te puede interesar

Comentar ()