España

Gamarra liderará las conversaciones en el Congreso

Feijóo evitará la foto con Junts y los contactos con el resto de grupos para la investidura

El líder del PP solo protagonizará una reunión con Pedro Sánchez, aún sin determinar, y cede el protagonismo al grupo del PP en el Congreso: "son responsabilidades diferenciadas" | Los populares indican que aún no ha habido contactos con Junts

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y la portavoz popular Cuca Gamarra en el Congreso EP

Tras confirmar el PP su disposición a dialogar y negociar con Junts, sin ceder, eso sí, a chantajes, y salir al frente en oposición el líder del partido en Cataluña, Alejandro Fernández, la dirección nacional ha salido este lunes al quite para reafirmar posición. Génova, en palabras de Borja Semper, ha querido dejar constancia de que, de iniciar conversaciones con los de Miriam Nogueras en la cámara baja, estas no estarán a la misma altura que a las que apunta el PSOE. Es decir, bajo ningún concepto acceder a una amnistía es una posibilidad para el PP, que limita un encuentro a explicar y abordar propuestas de pura gestión. Tampoco se está dispuesto negociar de tú a tú con Carles Puigdemont. Algo que para la dirección popular sí haría Sánchez.

Con este posicionamiento, los de Alberto Núñez Feijóo quieren tomar oxígeno tras una semana en la que ha sido complicado justificar un cambio de posición en beneficio del objetivo que supone lograr la investidura. Más tras el reiterado veto del PNV, de quien en fuentes, el PP ya descarta entrar a valorar. Porque se respeta el posicionamiento que adopten internamente los partidos. "Eso no nos corresponde", indican en Génova. En añadido, y para rebajar mucho más la expectación y dejar en lo anecdótico cualquier encuentro con Junts, algo para lo que aún no se han producido conversaciones, el presidente del PP ha delegado cualquier contacto parlamentario a su Grupo parlamentario en el Congreso.

Feijóo evitará de este modo hacerse la foto con la fuerza independentista, aunque también con el resto de formaciones representadas con la que, a excepción de EH Bildu, plantea reunirse. La justificación que trasladan desde el PP no es que ese sea el objetivo, sino que al tratarse de una labor, la de la investidura, del "propio funcionamiento del Congreso", lo lógico es que el cometido lo lidere un equipo negociador con la portavoz, Cuca Gamarra, a la cabeza. Aún no se ha determinado quién acompañarán a la diputada por La Rioja, también secretaria general del PP, pero se habla de este equipo para los encuentros con Sumar o Vox.

Sin concesiones a Junts

El PP considera un "fraude de ley" que el PSOE y Sumar hayan negociado ceder diputados a Junts y ERC para que puedan conformar grupos propios. Los de Feijóo toman esto como ejemplo de las concesiones que no están dispuestos a hacer para negociar la investidura. Ahora bien, en el Senado, escucharán la opinión de los letrados para apoyar que Junts siga allí el mismo camino.

En cambio, y tal como se ha anunciado este lunes, Feijóo solo protagonizará el encuentro con Pedro Sánchez de cara a su intento de nombramiento en investidura, porque se considera desde el PP que "hay unas responsabilidades políticas elevadas y diferenciadas" entre Feijóo como líder de la oposición y aspirante a la presidencia, y el actual jefe del Gobierno y segundo en los resultados de las últimas generales. En definitiva, lo respaldan en un encuentro institucional independiente de una posible reunión que pueda darse con el secretario de Organización del PSOE Santos Cerdán, y los ministros Félix Bolaños y María Jesús Montero. Los tres están liderando las conversaciones socialistas.

Sobre la posibilidad de que los propios grupos se sientan infravalorados por esta decisión de Feijóo y los suyos, fuentes del PP se limitan a evitar cualquier valoración. "Esto es lo que estamos proponiendo, cuando lleguemos a esos puentes ya veremos", indican. El PSOE ya ha reaccionado a ello a modo de crítica: "Es una falta de respeto y de desconsideración a los grupos y sus votantes. Que un candidato a ganarse la confianza de la Cámara renuncie con los grupos parlamentarios que pueden darle esa mayoría necesaria es tan inédito como revelador de la nula capacidad del candidato para ser presidente". De Sánchez se recuerda que se dio cita con los principales líderes, tanto en 2016, de forma fallida, como desde Moncloa en 2019. Por tanto, quedaría fuera un encuentro con Aitor Esteban. El portavoz jeltzale la disponía a afrontar como una forma de conocer al gallego y sin apertura a rectificación y pacto.

El PSOE cree que la ausencia de Feijóo en las conversaciones con los grupos es una falta de respeto hacia ellos y sus votantes"

Queda en el aire si el PP también optará por designar representantes, de índole nacional o bien regional, para el propósito de reunirse con todos los presidentes autonómicos. Aunque es muy probable que Feijóo lo haga en persona o bien por teléfono con los barones que tiene ahora en el poder. Solo Emiliano García-Page, del PSOE, Fernando Clavijo, de Coalición Canaria y socio de gobierno en las islas, Íñigo Urkullu, del PNV, y Pere Aragonés escapan de esa ecuación. El deseo del candidato a la investidura es "conocer las demandas y explicar las propuestas del PP", pero ésta, con dadas las pocas opciones para que prospere el proceso político, se perfila más como una apuesta por enfatizar una imagen presidencialista. En Génova no lo ven "imposible", pero los vetos parlamentarios ya vigentes hacen difícil a Feijóo lograr los cuatro votos que le restan para la mayoría absoluta.

El PP ya ha amarrado los apoyos de CC, mediante pacto escrito, así como los de la UPN y Vox, que tras una conversación entre Feijóo, que ha dado pie a "una nueva etapa" de relaciones, confirmó el respaldo. Ni si quiera la disposición a sentarse con Junts, pese a las discrepancias entre las filas de Vox, ha dado pie a una declaración desde Bambú. Es por ello que, en ese diálogo con Abascal, quedó implícito la libertad de asociación de la que dispone el PP con Vox como socio externo.

Los diputados de Junts Eduard Pujol (1i); Miriam Nogueras (2d); y Josep María Cervera (1d) en el Congreso EP EP

Se prioriza a Sánchez aún sin calendario detallado

El movimiento de Génova para con Sánchez apunta a ser independiente a la futura reunión entre los grupos Popular y Socialista que pueda darse en los despachos del Congreso. Desde el PP se explica el deseo de tener un encuentro como una forma de "avanzar en la mejora de las instituciones" y "allanar un camino nuevo en la política española". Porque a su juicio, detallaba Semper en la última rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Dirección del PP, ésta vive un momento "inédito" copada por el "sectarismo".

Frente a la claridad de calendario esbozada por el propio Feijóo el martes pasado, indicando que esta misma semana iniciaban las conversaciones [lo justifican con la llamada a Sánchez, que al cierre de esta edición no se ha producido], fuentes del PP no matizan quién va a ser el primer grupo con quien se citen. Tampoco si este eje de diálogo se emprenderá a la vez que con los presidentes regionales o si se hará de forma independiente, de manera anterior o posterior. "Vamos a ir paso a paso", declaran al ser preguntados. Una posición que apunta a que en los próximos días, al margen de la posible llamada y audiencia con el presidente del Gobierno, no se abrirán otras vías.

De momento ningún partido se ha cerrado explícitamente a reunirse con el PP. ERC, que en un principio parecía coger ese camino, sigue dispuesto, mientras que otros como el BNG decidirán "cuando llegue la invitación".

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar